Cervecería Polar: con harina y cerveza, en Caracas creció un “Oso Polar”

13 minutos de lectura

El 14 de marzo de 1941 se iniciaron las labores de la nueva empresa, denominada Cervecería Polar; con capital totalmente venezolano, en la pequeña planta de Antímano, al oeste de Caracas

Los hermanos Lorenzo Alejandro y Juan Simón Mendoza Fleury iniciaron en 1941 el negocio más audaz de que se tenga noticias en Venezuela: Cervecería Polar. Llegó y en muy poco tiempo sacó del mercado el oligopolio que la familia Vollmer detentaba a través de las cervecerías Caracas y Zulia. Carácterísticas económicas externas e internas conspiraron en contra y a favor de esta familia.

Cervecería Polar, Los Cortijos de Lourdes, Caracas.

La historia es bastante conocida. Los Mendoza Fleury comenzaron la acumulación de sus capitales mediante la elaboración de jabón azul para lavar ropa; una industria, si se quiere muy artesanal, que tuvo su mayor auge en los años de la primera conflagración mundial.

Como se conoce, en Venezuela dos marcas dominaban el mercado nacional, Las Llaves y La Torre. De más no está decir que la industria jabonera logró florecer con tanta fuerza como el café y el cacao.

Polar
El jabón azul era una opción para lavar a mano en bateas y ríos, en la Caracas de antaño

El jabón azul registraba una alta demanda masiva para el momento y generaba un número significativo de empleos indirectos. Cuatro o cinco generaciones de mujeres mantuvieron a sus familias prestando sus servicios como lavanderas; oficio que se extendió por todo el país e implicó, quizás, la prueba más difícil que debió vencer la mujer venezolana; antes de entrar a competir abiertamente en el mercado laboral con los hombres.

Lorenzo Alejandro Mendoza Fleury, Juan Lorenzo Mendoza Quintero y Lorenzo Alejandro Mendoza Quintero, incorporaron a la vieja empresa familiar nuevas ideas y herramientas de producción y mercadeo

En aquellos años muy lejos estaban aún las lavadoras automáticas y los detergentes en polvo. No obstante, una vez terminada la segunda guerra mundial, el afán por conquistar nuevas regiones trajó al país industrias como Procter & Gambler y Uniliver. Ambas poseedoras de innovadores productos para lavar.

Al mismo tiempo, General Electric y Westinghouse intoducían en los hogares venezolanos esas increíble lavadoras eléctricas; que cooperaban con el oficio doméstico de muchas amas de casa, pero dejaba sin trabajo a muchas otras. Y así ACE y FAB mermaron paulatinamente las fabulosas ganancias de La Torre y Las Llaves.

Polar

Los Mendoza Fleury habían escuchado y seguido con mucho acierto el viejo refrán popular que aconseja no poner todos los huevos en la misma canasta. Y al igual que otras familias emprendedoras de la época, como los Volmer, Zuloaga y Zinng; parte de la acumulación de las ganancias originadas por la industria jabonera la invirtieron en terrenos. Sino en el centro de la capital, sí en su periferia; en la cual en poco años se cotizaba mejor el metro cuadrado que en la propia urbanización El Silencio.

Fachada principal de Cervecería de Caracas, en la Parroquia La Candelaria, esquina de la Cervecería

Cuando Lorenzo arranca el proyecto e incursiona en la industria cervecera varios elementos se conjugan a su favor. A pesar de que para el momento dominaban ese rubro las marcas Caracas, Zulia y Regional, la creatividad y el empuje de los Mendoza se impusieron en muy corto tiempo. Por su parte, Juan Simón también probaba suerte como concesionario de vehículos Chrysler e International.

Polar
La venta de vehículos se convirtió en un buen negocio en aquella Caracas en plena florescencia

La tecnología, la misma que sacó del mercado al jabón azul La Torre, ayudó a Polar a tomar posesión del mercado. Junto con las lavadoras también llegaron los refrigeradores domésticos e industriales más avanzados, pequeños y prácticos.

Sede de Distribuidora Polar SA, entre las esquinas de Curamichate a Viento, en la Parroquia caraqueña de Santa Rosalía. Allí estuvo situada por primera vez la primogénita de nuestras Distribuidoras

Los pioneros de Polar inundaron todos los rincones del país con los nuevos modelos de neveras; las cuales ofrecían a crédito a los propietarios de abastos, pulperías, bodegones, botiquines o pequeños establecimientos de barriada; siempre y cuando allí se vendiera solamente cerveza Polar.

Aviso de prensa Cerveza Caracas tipo Pilsen

La estrategia de mercadeo fue tan directa y eficiente, que en pocos años los centros o locales conocidos como “cervecerías” -por tener las caractrerísticas de vender el producto bien frío y en un ambiente festivo- desparecieron de los hábitos cerveceros de la urbe venezolana; de esa manera, desaparecieron las cervecerías “Donzella” (Caracas) y “Zulia” (Maracaibo)

La resfrescante y estimulante cebada se convirtió en la bebida de todas las clases sociales durante la postguerra. Polar creció y desarrolló el sistema de distribución más completo que se haya instalado en Venezuela.

Polar
La flota de camiones de Cervecería Polar pronto abandonó las fronteras caraqueñas y recorrieron el país

Todo esto se acompañaba por una agresiva campaña de publicidad y promoción. En la historia del mercadeo local es referencia obligatoria la forma como el inconfundible “oso” invadió visualmente las paredes hasta del último bar de esquina del país.

El mercadeo directo de la cervecería Polar abre los caminos del mercadeo en Venezuela

Afiches y anuncios luminosos que además de resaltar en llamativas letras el nombre del lugar, eran un excelente recordatorio para fijar el logotipo de la fábrica de los Mendoza; la cual tuvo en los dueños de los bares a los principales promotores del producto.

Polar
Desde su planta en Caracas, Empresas Polar se imponía al resto del país

Los métodos propagandísticos de este grupo sin duda crearon escuela en un sector empresarial renuente a creer en la publicidad como una forma efectiva de aumentar las ventas.

En 1941 se fundó la primera planta de la cervecería Polar con 50 trabajadores en la zona caraqueña de Antímano y su producción era de 30 mil litros

Desde luego, haber logrado interpretar el paladar del consumidor también influyó enormemente en el éxito del producto. Este aspecto sea quizás fundamental, no sólo en el rubro cerveza, sino también en otros productos comestibles que elabora el grupo. Los hábitos alimentarios y el gusto por ciertos sabores u olores siguen siendo nichos muy particulares; donde la estandarización o producción global, en muy pocos casos ha tenido éxito.

Polar

El Hombre de Maíz

Aún a finales de la década de los cincuenta, vivir cerca de un molino era todo un privilegio a la hora de preparar unas ricas arepas. El conocido pan venezolano requería de una pre-elaboración muy primitiva antes de llegar a las mesas y estómagos de los consumidores.

P.A.N son las siglas de Productos Alimentarios Nacionales…Luego la gente las asoció con “pan”, y así dejaron de ser unas siglas

Los granos de maíz se cocían en las casas; y una vez que presentaban un aspecto blanco y humeantes, el insigne interesado debía trasladarse al centro de molienda más cercano, hacer una resignada cola y esperar que se moliera el cereal; el cual luego se recibía en forma de una blanca bola de masa, desde luego colocada en el mismo recipiente en que se había entregado a los encargados del lugar. Otro sistema, tan agotador como el anterior, era el de los molinos caseros o manuales, lo que implicaba una dura y adicional faena para las amas de casa.

Polar
Pilando maíz

El tradicional alimento, en su forma de preparación artesanal, todavía muy distante a la producción industrial a la que luego se sometió, representaba para el país un interesante motor del desarrollo microeconómico. Cifras sobre el proceso industrializador indican que para 1964 existían en Venezuela alrededor de 725 pilones de maíz.

En la arepera Jajó, podrá degustar una exquisita arepa de maíz pelado con cuajada y chicha andina.

En 1967, tres años después, sólo quedaban 489 unidades productras de ese tipo. Y por supuesto, para principios de los años setenta, los molinos o pilones artesanales pasaron a ser piezas de museos; debido al auge tomado por el ahora ya tradicional grano pre-cocido y empaquetado: Harina Pan.

Dos leyendas, una negra y otra dorada, existen sobre el “nutritivo” invento alimentario. La primera atribuye el descubrimiento de preparar una harina pre-cocida a la que agregándole un poco de agua puede convertirse en masa para elaborar las tradicionales arepas, hallacas, polentas, bollos pelones, hallaquitas aliñadas, pasteles y pare usted de contar, al ingeniero venezolano Luis Caballero Mejías.

Polar

El caso es que para la época, cuando todavía el país estaba neonato en lo que a patente industrial y registro de invento se refiere, el proceso cayó en manos de Lorenzo Mendoza; quien tuvo la misma intuición que le permitió ver en la industria cervecera un negocio sin desperdicios. Sin pensarlo dos veces y con los recursos económicos necesarios, el líder de la familia Polar puso en marcha la industrialización del “Pan” de los venezolanos.

Continúa leyendo en CARACAS CUÉNTAME

CURADAS |Tu compañía en información

4 Comments

  1. Que Dios lo ilumine siempre y que se ponga la mano en el corazon con los obreros suspendidos injustamente que sepa que la clase obrera es el pilar de esa empresa Dios lo bendiga y deje de ser arogante y altivo la humildad Dios la ama

  2. Desde que tengo uso y razón el primer paquete de harina precosida se llamaba Pronto me acuerdo costaba un Bolivar..

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog