Calentamiento global

Enfriar el calentamiento global: Científicos plantean ideas

/
5 minutos de lectura

Hay que actuar sobre la energía, el transporte, la industria y las emisiones, entre otros parámetros, para frenar la forma cómo crece la temperatura en el planeta y las consecuencias que acarrea para la humanidad.

Enfriar contra el calentamiento global.

Siempre escuchamos hablar del calentamiento global.

Del aumento de las temperaturas y los peligros que esto representa para la humanidad.

La pregunta que surge es ¿se puede enfría el planeta? ¿Cómo?

La primera buena noticia es que hay muchos científicos trabajando en formas innovadoras de enfriar artificialmente a la Tierra.

Antes hay que detener la razón principal del calentamiento global: el exceso de dióxido de carbono que se acumula en la atmósfera.

Enfriar contra el calentamiento global

Enfriar contra el calentamiento global: Acumulación de CO2

Entendámoslo con una metáfora.

Inicialmente, hay que imaginar que esa capa de dióxido de carbono que se forma con la acumulación de las emisiones que produce el hombre – 33 mil millones de toneladas anuales – atrapa el calor como si fuera una manta.

Esa capa no deja salir al espacio la energía que emana la Tierra cuando se calienta con la radiación procedente del Sol.

Esto es lo que se conoce como efecto invernadero, que es el principal responsable de que el mundo haya pasado de un aumento de temperatura promedio de 0,06 grados celsius en 1970 a 1,16 en la actualidad.

Si se quiere revertir el problema hay que reducir las emisiones para que esa manta se haga más ligera y atrape menos calor.

¿Cómo podría lograrse?

Enfriar contra el calentamiento global: El ejemplo del grifo y la bañera

Cambiemos la manta por una bañera. Se abre el grifo y la bañera se va llenando de dióxido de carbono.

¿Qué podemos hacer para que deje de llenarse la tina?

Hay dos opciones: cerrar la canilla o abrir el tapón.

La primera opción, cerrar la canilla o grifo de emisiones y ver qué impacto tiene en la temperatura del planeta.

Eso lo podemos ver con una herramienta desarrollada por Climate Interactive, un think tank que fue uno de los pioneros en el mundo en recolectar y analizar datos de emisiones.

Esto, conjuntamente con el Instituto Tecnológico de Massachusetts, en Estados Unidos.

Enfriar contra el calentamiento global

Enfriar contra el calentamiento global: 5 grandes esferas

Los científicos del clima que desarrollaron esta herramienta plantean 5 grandes esferas en las que si se actúa se puede reducir el calentamiento global.

Estas son energía, transporte, edificios e industria, crecimiento de población y de la economía, y emisiones de suelo e industria y remoción de carbono.

Si todo sigue como hasta ahora las predicciones son que llegaremos a 2100 con casi 4 grados más de temperatura.

Pero según los cálculos científicos el número es 1,5 grados: el aumento de temperatura no debe sobrepasar esa cifra para 2100.

Moviendo las variables, la primera condición es que si queremos reducir las emisiones no se puede con una sola acción sino con varias simultáneamente.

Entre todas estas esferas dos tienen el mayor impacto en el grifo de emisiones: energía y transporte.

Enfriar contra el calentamiento global: Medidas a ejecutar

Las medidas que hay que tomar son radicales.

Suponen el reemplazo de la matriz energética basada en los combustibles fósiles como el petróleo, el gas y el carbón.

Esto, para migrar a las energías más renovables, más limpias y que no contaminen.

Por ejemplo, en materia de energía lo que más impacto tendría en la reducción de la temperatura es aumentar al máximo el precio del carbono.

Es decir, establecer un precio global al carbono que haga que las fuentes de energía sean más caras dependiendo de la cantidad de carbono que liberan.

Aunque tampoco es una solución mágica: una energía más cara supondría una producción y unos productos más caros.

Enfriar contra el calentamiento global

Intereses en el camino

Además, este impuesto a los productores de energía podría significar un mayor costo para los usuarios y un impacto en el bolsillo de los más pobres.

Hay que sumar la resistencia al cambio de los poderosos sectores de transporte y energía, con gran influencia en los gobiernos.

La científica Ana María Vicedo-Cabrera, epidemiólogo ambiental de la Universidad de Berna, en Suiza, piensa que los intereses económicos son una parte del problema.

«Se juntan intereses económicos con la complejidad del problema. Se pone todo junto. Por más que hagas hoy cosas para el cambio climático no se van a ver beneficios sino hasta las siguientes décadas», dice la experta.

En definitiva, el objetivo final sería reducir esas fuentes de energía contaminantes y fomentar las energías renovables.

El termómetro en la mira

Más paneles solares, geotérmicos y turbinas eólicas, hidroeléctricas y todas las tecnologías que produzcan energía con muy poca o ninguna emisión de dióxido de carbono, harían que el termómetro descienda de temperatura.

Si se llegara a que el 100 % de los automóviles y autobuses fueran eléctricos también se reducirían grados.

Igualmente, si se reducen las emisiones de metano y otros gases contaminantes que salen de la descomposición de la basura, la ganadería y la comida.

Otro tema clave es reducir el crecimiento de la población mundial.

Familias más pequeñas producen menos desperdicios y básicamente hay menos personas contaminando.

Pero recordemos que, en nuestro símil, la estrategia para enfriar el planeta pasaba por cerrar el gripo de las emisiones pero también por abrir el tapón de la tina.

Árboles con propósito

Y eso representa vaciar ese dióxido de carbono que ya existe en la atmósfera.

Por eso se habla de plantar más bosques y dejar de deforestar.

Sabido es que los árboles extraen el carbono del aire, lo que reduce la concentración del dióxido de carbono.

Sin embargo hay que atender una recomendación: los científicos advierten que multiplicar árboles sin un plan y control tiene sus riesgos.

Eso es porque se puede afectar la biodiversidad y el buen funcionamiento de los ecosistemas.

Pero esto solo no alcanza.

Otro camino es desarrollar tecnología que haga esa misma función que desarrollan los árboles absorbiendo el dióxido de carbono.

La solución parece una quimera

Ahora, mientras los científicos investigan cuál es la mejor forma de quitar el tapón de la bañera, lo que parece más claro y urgente es cerrar el grifo del CO2.

Lo cierto es que solo con la combinación de estas acciones es posible llegar a la meta y que el calentamiento global no supere la cifra clave de 1,5 grados.

La mala noticia es que esta herramienta no es del mundo real. En el mundo real estamos bastante lejos de la meta.

En 2021 la Agencia Internacional de Energía reportó que las emisiones globales de dióxido de carbono tendrán el segundo incremento más grande de su historia.

Es exactamente lo contrario de lo que necesita el planeta, que sabemos cómo enfriar pero que seguimos calentando.

Tomado de BBC News Mundo, La Tercera, Economipedia.

También te puede interesar: Las olas de calor marinas crecerán en la región de América Central y del Sur.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog