Curiosidades del Cerro El Ávila, Caracas – Nuestro Insólito Universo

2 minutos de lectura

El Cerro El Ávila es una formación montañosa conocida como el pulmón vegetal de la ciudad de Caracas

El Cerro El Ávila es un pico en la parte central de la cordillera de la Costa; formación montañosa ubicada en el corazón del Parque Nacional El Ávila, en Venezuela. Limita con la ciudad de Caracas al Sur y el estado La Guaira al Norte. A una altitud promedio de 2.144 m.s.n.m. este es uno de los picos más elevados del parque; y una de las montañas más altas de la cordillera.

Dentro del Cerro El Ávila pueden realizarse diferentes actividades, pues ofrece alturas que van desde los 120 hasta los 2765 m.s.n.m. En él existen múltiples senderos, los cuales pueden recorrerse en automóvil, teleférico o a pie.

El Cerro El Ávila

El Cerro El Ávila – Nuestro Insólito Universo

«Policía Metropolitana desalojó a invasores en Lomas del Ávila». Así, y oculto en las páginas interiores de un diario caraqueño, se dio cuenta de que una vez más, el Cerro del Ávila, o Guaraira Repano -en lenguaje indígena- es víctima de invasiónes, destrozos y, con la cercanía de meses de verano, fuego destructor.

El más reciente de esos estupros contra nuestro sagrado pulmón vegetal, ocurrió el sábado 28 de marzo, 2009, y casi seguramente no será el último.

El recordado Cronista de Caracas, Guillermo Meneses, citando a Juan Pimentel, recordaba que los indios Caracas, así como los Toromainas, veneraban a la montaña como un lugar sagrado y jamás la profanaban. Incluso con el advenimiento de la conquista española, esta fue respetada; pero después de los años 50 del siglo XX, tan espléndido reservorio vegetal comenzo a sufrir todo tipo de violaciones e irrespetos. Antenas en torres y parapetos metálicos hirieron sus flancos

Trochas para vehículos, casuchas, rancherías, un teleférico, la «Cruz de Navidad», el Hotel Humboldt e incluso el grosero desplante de un millonario; quien a mediados de los años 60 hizo construir «por que le daba la gana» un lujoso chalet, en plena área boscosa del cerro y al Norte de Altamira.

Posteriormente, y a pesar de leyes de protección ambiental, otro «cavernícola» adinerado, se hizo construir en la zona de San Isidro de Galipán, una mansión de 335 m2, y a la cual ostentosamente llamo «El rancho de Oro».

Así cueste creerlo, y a pesar de ser una flagrante violación de, no solo el sentido común, sino de todas las leyes ambientales, alterando de paso casi 5.000 mts de terreno, la mansión no pudo ser removida porque los propietarios introdujeron un «recurso».

De allí, que tamaña violación a leyes de protección al Parque Nacional El Ávila, y a pesar de las protestas de conservacionistas, por lo menos hasta marzo de 1999, continuó desafiando a las autoridades encargadas de velar por la integridad de ese tesoro nacional que es el Guaraira Repano.

A continuación, no te pierdas el interesante video de Nuestro Insólito Universo «Curiosidades del Cerro El Ávila»

Créditos al canal NIUTube en YouTube

CURADAS |Tu compañía en información

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog