Compartir en:

El Focus Peaking, ¿Qué es y para qué sirve?

 

Se trata de una de esas nuevas características que han ido aterrizando en el ámbito de la fotografía con la introducción masiva de la electrónica. Sin embargo, lejos de ser un añadido más, el focus peaking es una gran ayuda para los fotógrafos que quieran (o necesiten) enfocar en manual a través de la pantalla trasera de sus cámaras o mediante el visor de las modernas mirrorless.

Y es que el focus peaking no es sino una asistencia para el enfoque en manual que consiste en que la pantalla resalta la zona enfocada de la imagen a través de una representación gráfica de un color plano. En algunas cámaras podemos elegir el color de resalte, en otras es fijo. Los colores habituales son blanco, verde, rojo, amarillo… depende del fabricante y el modelo.

El efecto se realiza en tiempo real, de manera que la indicación varía al manipular el anillo de enfoque. Esto permite elegir de forma mucho más gráfica y precisa la zona que queremos aparezca enfocada. Zona que, por supuesto, dependerá de la profundidad de campo que tengamos teniendo en cuenta las variables que influyen en ello (especialmente, la apertura de diafragma seleccionada).

¿Qué cámaras lo tienen?

El focus peaking suele estar disponible en todas las cámaras réflex con Live View (es decir, que permiten hacer fotos a través de la pantalla trasera). Así, hoy día prácticamente lo tienen todas las réflex, aunque es especialmente útil en las APS-C, cuyo visor no es excesivamente grande y esto suele dificultar el enfoque manual.

Por eso, en estos modelos viene muy bien poder recurrir a la LCD y echar mano del focus peaking. Por supuesto también se puede utilizar la ampliación de la imagen (normalmente en un cuadro central) que suelen tener estas cámaras; Sin embargo, el focus peaking es más efectivo ya que es más sencillo ver cuáles son las zonas enfocadas…

 

Continúa leyendo en Xataka Foto aquí

Compartir en: