Compartir en:

Es uno de esos personajes importantes de la historia de España del que nada o casi nada sabemos los propios españoles… pues menudos somos para ignorar todo lo concerniente a nuestros grandes personajes mientras dedicamos tiempo y tinta a tantos y tantos con poca o sin ninguna trascendencia, de esos que nada importante nos aportan. No hay más que ver los programas de TV y las revistas de entretenimiento.

Por eso traemos al recuerdo al desconocido Gabriel de Castilla, descubridor de nada menos que… todo un inmenso continente, por muy helado que ese continente se encuentre en cualquier fecha del año… la Antártida.

No es mucho lo que sabemos sobre la infancia de Gabriel de Castilla. Sabemos que nació alrededor del año 1577, en Palencia, que era de noble cuna… desconocimiento que, sin duda, deriva del hecho de que la importancia de su descubrimiento no trascendió hasta pasado mucho tiempo de ocurrido.

Fallecería en Lima, alrededor de 1620, fue navegante y explorador a quien se atribuye el descubrimiento, a comienzos del siglo XVII, de la Macro Unidad Geográfica (MUG) conocida como Antártida. Su contribución al conocimiento geográfico antártico, como el de tantos otros españoles, fue ignorada durante mucho tiempo y sólo en el último tercio del siglo XVIII comenzó a ser tenida en cuenta.

Pronto nos encontramos a Gabriel en América, y concretamente en Chile, donde a bordo del navío San Francisco, participa en el reconocimiento de su entonces ignoto y laberíntico territorio costero.

Nombrado General de El Callao, participa también en la que se llamará Guerra del Arauco.

En su expansión hacia el sur del continente americano una serie de bravos marinos españoles y portugueses habían superado ya varios hitos importantes: Díaz de Solís llegaba hasta el Río de la Plata; Magallanes descubría el paso interoceánico del Atlántico hacia el Pacífico; Sarmiento de Gamboa llegaba a Punta Arenas, al sur de Chile en la confluencia de los canales magallánicos y fueguinos que abren al sur a través del Beagle la navegación a la corriente circumpolar intentando allí un heroico asentamiento y Francisco de Hoces en el San Lesmes alcanzaba aún más al sur.

 

Continué leyendo este interesante articulo en  EL ESPIA DIGITAL

Compartir en: