El informe sobre Venezuela de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos constató la violación al derecho a la alimentación y la incapacidad del Estado de garantizar que los ciudadanos no padezcan hambre.

«Las jefas de familia se ven obligadas a dedicar un promedio de 10 horas al día a hacer filas para obtener comida. Fuentes locales reportaron algunos casos de mujeres que se vieron forzadas a intercambiar comida por sexo», se detalló en el documento.

Continúa leyendo el artículo de Caraota Digital aquí.

Compartir en: