Ensayos clínicos remunerados : los inmigrantes que alquilan su cuerpo a la ciencia
Ensayos clínicos remunerados : los inmigrantes que alquilan su cuerpo a la ciencia

Inmigrantes alquilan su cuerpo a la ciencia para subsistir

/
1 minuto de lectura

Cada año se realizan en Estados Unidos miles de estudios clínicos remunerados.

¿Cómo buscar la cura para el cáncer o el sida si no hay personas dispuestas a alquilar su cuerpo para tratamientos experimentales? Y ¿quiénes son estos voluntarios? ¿Qué los motiva a hacerlo? ¿A qué se exponen realmente?

Hay un gran número de voluntarios dispuestos a participar en estos experimentos alquilando su cuerpo. Algunos son migrantes y personas de bajos ingresos que buscan la manera de pagar gastos básicos como vivienda, alimentación y transporte.

Las grandes compañías farmacéuticas de EE.UU. —las conocidas como Big Pharma— no pueden poner a la venta sus productos si su eficacia y seguridad no han sido probadas antes en humanos. También tienen que contar con luz verde por parte de la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés).

Gracias a estos estudios se logran importantes avances en el tratamiento de todo tipo de enfermedades, salvando la vida de millones de personas en todo el mundo.

Pero estas investigaciones con humanos también comportan riesgos, aunque no todos estos «conejillos de Indias» se exponen a los mismos.

Mientras los estudios de primera fase pueden potencialmente ser más peligrosos —ya que sus voluntarios son los primeros humanos en probar esos fármacos o tratamientos—, los de fase dos, tres y cuatro no suelen implicar más que algunos efectos secundarios como náuseas, pérdida del cabello, erupciones cutáneas o visión borrosa.

 

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  BBC MUNDO

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog