Los denisovanos: Descubren gracias al ADN el aspecto que tenían
Los denisovanos: Descubren gracias al ADN el aspecto que tenían

Denisovanos: Descubren el aspecto que tenían gracias al ADN

/
1 minuto de lectura

Una reconstrucción de esta especie humana, antes desconocida, ha sido realizada a partir del ADN.

Un hueso del meñique, ha sido todo lo necesario para que un equipo de investigación internacional revelara el aspecto que tenían los homínidos denisovanos hace 50.000 años.

El insólito descubrimiento muestra la primera visión anatómica de esta población humana a partir de los datos moleculares de un único individuo.

El estudio se publica hoy en la revista Cell, que destaca del proyecto de investigación la reproducción de una niña denisovana.

El trabajo contó con el apoyo del Instituto de Biología Evolutiva, un centro mixto de la Universidad PompeuFabra y del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Hace tan solo 50.000 años, el hombre moderno compartía el planeta con otras poblaciones de homínidos.

Los neandertales son quizá el grupo humano del que más conocimiento tenemos, gracias a la gran cantidad de restos fósiles que han sido hallados a lo largo de los continentes de Europa y Asia.

El misterio de los denisovanos descubierto por el ADN

El homínido de Denisova no fue siquiera descubierto hasta hace una década, y nuestros únicos datos al día de hoy eran que hace menos de 50.000 años aún habitaban Siberia y Asia Oriental.

Una falange de un dedo meñique, tres dientes y una mandíbula inferior es todo el material con el que han contado los científicos para investigar.

Por ello, este es el único grupo humano que ha sido identificado en base al análisis de ADN y no en base a los restos fósiles, y por ello eran un misterio.

Ahora, gracias a este equipo de investigación, podemos conocer el aspecto de estos humanos que poblaban la Tierra hace decenas de miles de años.

“Por primera vez podemos hacernos una idea de cómo eran los denisovanos, solo a partir de datos moleculares.

Además, este trabajo es un ejemplo de cómo el conocimiento biomédico puede aplicarse a la evolución para ayudarnos a descifrar cómo eran nuestros ancestros”

TomàsMarquès-Bonet, profesor de investigación ICREA, director del Instituto de Biología Evolutiva y uno de los autores del estudio.

 

 

Continúe leyendo este interesante estudio en  NATIONAL GEOGRAPHIC

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog