La relación de aspecto o la proporción en la fotografía

2 minutos de lectura

La relación de aspecto o la proporción en la fotografía

 

Seguro que os habéis encontrado con este problema muchas veces. Preparamos una fotografía, la llevamos a un laboratorio, y nos la devuelven recortada. O con franjas negras o blancas a ambos lados. O las vemos deformadas en las redes sociales. Hoy vamos a hablar sobre la relación de aspecto o la proporción para conseguir que nuestras imágenes queden como las hicimos.

La relación de aspecto es un quebradero de cabeza para muchos fotógrafos. Solo son conscientes de ella cuando les devuelven fotos recortadas del laboratorio o ven sus imágenes deformadas en las redes sociales. Me estoy refiriendo a las proporciones, a la relación entre el ancho y el alto. Según el programa con el que trabajemos nos podemos encontrar diferentes denominaciones: Aspecto en Adobe LightroomProporción en Adobe PhotoshopRelación de aspecto en Capture One

En muchas ocasiones he visto que los fotógrafos recortan en función de la imagen sin respetar la relación de aspecto. El problema viene cuando cada imagen es distinta. Y esto es un problema grave. En primer lugar no queda bien que cada fotografía tenga una proporción y a la hora de presentar las fotografías podemos tener un problema de continuidad. Y en segundo lugar si lo llevamos a un laboratorio tradicional todas van a quedar con la misma proporción, así que nos vamos a encontrar recortes que no nos van a gustar.

¿Qué es la relación de aspecto?

La relación de aspecto es la proporción entre la altura y la anchura. Por ejemplo, 3:2 es una de las proporciones más comunes de la fotografía. Si dividimos 3 entre 2 nos da 1,5. Quiere decir que si multiplicamos el lado menor por 1,5 nos saldrá la medida del lado mayor para seguir con la misma proporción. así descubrimos que 10×15 sigue esta relación de aspecto. Y aquí es donde comienzan los problemas para muchos de nosotros.

Así llegamos a la conclusión que la proporción 4:3 es 1,33. O que la proporción de 16:9 es 1,77… Para saber las medidas del papel solo tenemos que multiplicar el lado pequeño por dichos números y listo. Ojalá todo fuera tan fácil en el mundo de la fotografía… Pero no es así. Todo se complica en cuanto queremos ampliar. Por ejemplo si pedimos un 13×18 cm nos encontramos con que nos van a recortar el lado mayor 1,5 cm. Si pedimos un 15×20 cm pasará lo mismo… El siguiente tamaño estándar que respeta la proporción 3:2 es 20×30 cm.

ProporiProporción 3:2

Y si trabajamos con impresoras y compramos papeles resulta que la mayoría de los que encontramos en el mercado siguen la norma DIN. ¿Y en qué consiste esta norma? Es una norma alemana de 1922 ideada por Walter Forstmann. Posteriormente se ha convertido en la norma internacional ISO 216. Como podemos leer en este artículo:

La idea es obtener cada hoja de la forma más sencilla y cómoda que pueda haber: cortando por la mitad. Si queremos que la proporción se mantenga en los diferentes formatos, la relación entre longitud y anchura deberá conservarse con cada corte que hagamos.

La norma DIN parte del A0, que es la superficie de 1m2. Según vamos doblando encontramos siempre un rectángulo con la misma relación de aspecto. Así, el famoso DINA4 que mide 297×210 mm tiene la misma proporción que el DINA3 o DINA2. ¿Y cuál es? Pues desgraciadamente para nosotros los fotógrafos es 1,41428571… Nada que ver con lo que hemos visto hasta ahora. Al parecer está más cerca de la raíz cuadrada de 2, pero esto es algo que dejamos a los matemáticos…

Continúa leyendo en Xataka Foto aquí

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog