Consumo de harina de maíz subió pese a aumento de 172% en el precio

1 minuto de lectura

Según datos de Nielsen, empresa multinacional de análisis dedicada a estudiar el comportamiento del mercado, el consumo de rubros como refrescos, margarinas, arroz y aceites comestibles sigue contrayéndose como consecuencia del aumento de sus precios por encima de 100%.

El consumo de productos básicos como harina de maíz y papel higiénico ha registrado un ascenso en 2019 luego de haber caído de manera sostenida desde 2015, de acuerdo con Nielsen, empresa multinacional de análisis dedicada a estudiar el comportamiento del consumidor.

Entre junio y agosto de este año el consumo de harina de maíz subió 11% y el de papel higiénico 51% respecto al segundo trimestre de 2019, a pesar de que sus precios se incrementaron 172% y 62%, respectivamente. La consultora también registró un aumento del consumo de otros rubros como chocolates (34%), galletas (12%), caramelos (31%), pasapalos (12%), aguardientes (37%) y bebidas instantáneas (19%), según datos ofrecidos durante el seminario ¿Cómo presupuestar?, realizado el 26 de septiembre por la Cámara Venezolano Americana de Comercio e Industria (VenAmCham).

“Es verdad que venimos de una desaceleración muy fuerte del consumo”, señala Alexander Cabrera, director de negocios y medios de Nielsen de Venezuela. “Pero este año ha habido una recuperación importantísima del consumo en categorías como impulsivos (las chucherías) y consumo básico”.

El incremento registrado en los ocho productos se debe a tres factores: la contención de precios por parte de los fabricantes, la entrada de remesas –que llegan a 30% de los hogares en Venezuela según Datanálisis– y la variedad de productos tanto nacionales como importados. A excepción de la harina y de los pasapalos, ningún precio de los otros seis rubros aumentó más de 100%.

“Hoy el venezolano prioriza el consumo sobre todo de alimentos”, afirma Cabrera, quien explica que algunos productores están frenando los incrementos de precios para recuperar volumen.

Por otro lado, señala que el consumo de otros bienes sigue contrayéndose como consecuencia de aumentos de sus precios por encima de 100%. El de cervezas cayó 7%; de refrescos, 4%; de maltas, 8%; de margarinas, 19%; de agua mineral, 6%; de aceites comestibles, 18%; de arroz, 7%; y de cereales, 16%.

El consumo de las 110 categorías medidas por la consultora se contrajo 81% en promedio en los últimos cuatro años, periodo en el que surgieron varios factores que incidieron en la caída, como la devaluación de la moneda, la ampliación del cono monetario anterior en 2016, las protestas antigubernamentales, la escasez de azúcar y el comienzo del ciclo hiperinflacionario en 2017, la reconversión monetaria en 2018 y el colapso de los servicios públicos.

Entre 2015 y 2019 el consumo de productos de la cesta de impulsivos (chocolates, galletas, caramelos) cayó 74%, de licores 76%, misceláneos 82%, consumo básico 83%, bebidas no alcohólicas 83%, otros alimentos 83%, mantenimiento del hogar 83%, cuidado personal 86% y lácteos 89%.

 

Vía TalCual.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog