Cómo ajustar nuestra cámara si decidimos disparar en formato JPEG

2 minutos de lectura

Cómo ajustar nuestra cámara si decidimos disparar en formato JPEG

 

Hay fotógrafos que encuentran útil disparar en formato jpeg. Es mucho más rápido, la fotografía está terminada y no ocupa tanto tamaño en la tarjeta de memoria. Pero trabajar directamente con este tipo de archivo exige una profesionalidad fuera de toda duda. Cualquier error de exposición supone tener que tirar la fotografía a la papelera, así que vamos a ver cómo configurar nuestra cámara para conseguir el archivo perfecto en formato jpeg.

Salvo por un par de motivos, jamás recomendaríamos disparar en formato jpeg con nuestras flamantes cámaras. Es verdad que muchas veces parece que no necesitamos toda la información que nos facilita un archivo RAW. Pero tenemos que recordar que es más sencillo pasar de 65.536 niveles de luminosidad por canal de un archivo RAW a los 256 niveles por canal de un jpeg, que hacerlo al revés.

En un jpeg lo que no existe es imposible recuperar. Sin embargo, con un RAW, tenemos más posibilidades de recuperar información perdida, como un cielo quemado o una sombra subexpuesta. Es así de sencillo. La comparación puede resultar exagerada pero nos gusta decir que un archivo RAW es un negativo plano con el que todo es posible; y un jpeg es una diapositiva. O era perfecta o la teníamos que tirar a la basura.

Antes he mencionado que hay un par de motivos que justifican disparar en formato jpeg. Seguro que entre todos podemos encontrar más. Aunque espero que ninguno sea aquel que cuentan algunos que se sirven del jpeg siempre salvo cuando van a hacer buenas fotografías:

  1. Si nos dedicamos al mundo del periodismo y necesitamos enviar rápidamente las fotografías a la agencia. Por ejemplo, un fotógrafo en un partido de futbol.
  2. Si estamos obligados a hacer muchas fotografías y no tenemos tiempo para procesarlas todas. Recuerdo a un fotógrafo que documentaba todas las excavaciones arqueológicas en Egipto de esta forma.

Seguro que hay más motivos pero creo que es una oportunidad perdida olvidarse del formato RAW a la hora de disparar con nuestras cámaras. Incluso hay fotógrafos que se sienten más seguros guardando la información en ambos formatos, en dos tarjetas distintas, ocupando más espacio de almacenamiento. Siempre digo que si sabemos revelar un archivo RAW es innecesario configurar en exceso la cámara. Pero solo es una opinión más.

Cómo configurar nuestra cámara para disparar en formato jpeg

Si has llegado hasta aquí es que tienes al menos un motivo para disparar en jpeg. Así que vamos a ver cómo podemos configurar nuestra cámara para asegurar la fotografía. Si aceptamos ya no hay vuelta atrás. Confiamos en la cámara como reveladora de nuestros recuerdos y admitimos que borre toda la información que ella no considere necesaria. **Es un labor destructiva. **

Ajustar el equilibrio de blancos

No podemos confiar en el ajuste automático, el AWB. No queda más remedio, si queremos la máxima calidad, que averiguar la Temperatura de color de cada situación para no equivocarnos. Sobre todo si queremos hacer fotos en interiores con luz artificial. Solo tenemos que averiguar la luz que nos alumbra: fluorescente, tungsteno… y hacer el ajuste necesario…

Continúa leyendo en Xataka Foto aquí

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog