La vida después de la basura
La vida después de la basura

La vida después de la basura

//
2 minutos de lectura

El español Óscar Faes puso en marcha la ONG Cometas de Esperanza cuando quedó espantado al ver las terribles condiciones de subsistencia que, además de causar múltiples enfermedades y accidentes, llevó a la muerte al menos a seis niños


Como si fueran pastos, un rebaño de vacas se alimenta de despojos en el vertedero de Rafey, en la ciudad dominicana de Santiago, pero ya no se ve a los cientos de niños que, hasta hace pocos años, buscaban el sustento familiar entre la basura.

Esa estampa pertenece al pasado, no hay menores arrastrándose entre los desechos para llevar a sus casas algo de comida o de chatarra que vender. No desde que la fundación Cometas de Esperanza los sacó de la miseria.

El español Óscar Faes puso en marcha la ONG hace ya casi 14 años, cuando quedó espantado al ver las terribles condiciones de subsistencia que, además de causar múltiples enfermedades y accidentes, llevó a la muerte al menos a seis niños.

Andrés Cordero fue uno de esos “niños buzo”, así denominados porque se sumergían en la basura para buscar algo de valor o de alimento.

Llegó a Cometas de Esperanza con casi 13 años de edad y, actualmente, con 23 años, compagina sus estudios universitarios con la actividad de voluntario en la fundación, ubicada en el barrio de La Mosca.

«Fue Óscar quien se acercó a mi madre y le dijo que si yo quería estudiar, tenía las puertas abiertas acá», explicó a Efe.

Una oportunidad que pudo aprovechar, ya que no suponía ningún gasto para su familia. Docencia, comida, material escolar, ropa y una paga para compensar por el dinero que dejaba de ganar por su trabajo en el vertedero: todo eso se lo daba la ONG, financiada casi por completo por la española Fundación Barceló.

“Salir del basurero para empezar a vivir una nueva vida, conocer a otras personas y otras formas de vida, cosas que yo no sabía que existían, es muy grandioso. Me cambió la vida”, señala Andrés.

En aquella época pensaba que la del basurero “era una vida, vamos a imaginarnos, buena, porque yo no conocía otra”, aseguró.

Su rutina eran largas jornadas entre la podredumbre y bajo el inclemente sol caribeño.

“Tenía dos opciones, bajar a casa y que llegara el camión, botara la basura y yo no conseguir nada, o quedarme y comer de la basura, beber el agua de ahí mismo y poder hacer el dinero. Era una competencia constante. Había que asociarse con otros para poder levantar el sustento”, agrega.

Andrés es afortunado: nunca se pinchó con una jeringa y aunque se quemó en una tierra caliente -el suelo quema debido a la combustión de los desechos orgánicos-, no quedó marcado de por vida, como algunos otros.

Uno de sus compañeros murió. Después de comer algo de entre la basura que acababa de soltar un camión, se acostó entre los despojos y se arropó con unos cartones.“El camión no lo vio. No lo vio y su cabeza quedó totalmente desbaratada”, indicó. . .

 

 

 

Continuar leyendo Vía EL NACIONAL.

Recientes de Blog