Nuevo batacazo del Dortmund

/
1 minuto de lectura

El Leverkusen remontó un 1-3 que deja a Favre todavía más cuestionado. Si el Bayern se impone al Leipzig, los amarillos se quedarán a cinco puntos de los bávaros.

El Borussia Dortmund no se repuso del batacazo sufrido en la Pokal (cayó eliminado en octavos de final ante el Bremen) y volvió a perder, esta vez por 3-4 frente al Bayer Leverkusen a domicilio, desaprovechando de esta manera la oportunidad de dormir como co-líder de la Bundesliga junto al Bayern de Múnich. La noticia del partido, además de la nueva crisis del cuadro dirigido por Lucien Favre, fue que Erling Haaland se quedó por primera vez sin marcar después de tres jornadas consecutivas en la máxima competición alemana y una en la Pokal viendo puerta. Parece que el astro noruego sí es humando.

El Borussia fue a lo suyo desde el inicio. Las abejas intentaron inyectarle verticalidad a su juego para sacarle provecho a la velocidad de Haaland y Sancho en ataque, pero fue el Leverkusen el que se adelantó gracias a una contra ejecutada a la perfección. Amiri le puso un balón en profundidad a Volland y el ariete alemán definió como el killer que es, dejando en evidencia una vez más a una zaga borusser a la que se le siguen viendo las costuras.

Eso sí, no le duró demasiado la alegría a los locales. Dos minutos después fue Hummels el que voló por encima de toda la defensa del Bayer para poner las tablas y firmar un auténtico golazo. El tanto fue para enmarcarlo, pero había alguien sobre el césped que llegó a superarlo en el día de su debut en el once del BVB. Emre Can, flamante fichaje del Dortmund procedente de la Juve, colocó el esférico en la escuadra desde 30 metros de distancia y remontó el choque a favor de los negriamarillos.

Volland volvió a equilibrar el marcador justo antes del descanso en otro despiste de la retaguardia visitante y fue entonces cuando el encuentro en el BayArena se convirtió en un ida y vuelta. El VAR le anuló un tanto a Sancho por una falta en la creación, Reyna se topó tanto con Hradecky como con el aluminio y Havertz también estrelló el cuero en el palo, dándole inicio a una fase final de infarto. El imperial Hakimi le puso en bandeja el 3-2 a Guerreiro, Bailey volvió a empatar el partido y finalmente fue Lars Bender quien desató la locura en la grada firmando la remontada para el Leverkusen y noqueando a un Dortmund que empieza a perder de vista al Bayern.

 

Vía AS

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog