Es tradición que cada vez que cumplamos años soplemos las velas y además con la cifra correspondiente a la edad que hacemos

Los pasteles de cumpleaños son una tradición que existe desde los antiguos romanos. Pero te habías preguntado, ¿por qué soplamos las velas de cumpleaños? o ¿cuándo comenzó la tradición de hacerlo?

No hay claridad acerca de quién comenzó con la tradición, algunos se la atribuyen a los antiguos griegos, pero los primeros registros son del siglo XVIII y sitúan a Alemania como protagonista.

Origen griego

Algunos creen que la tradición comenzó en la antigua Grecia, cuando la gente traía pasteles de miel adornados con velas encendidas al templo de Artemisa, la diosa de la caza.

Las velas se encendían para que brillaran como la Luna, un símbolo popular asociado con Artemisa.

Origen alemán

Sin embargo, en el XVIII, los alemanes tenían la tradición de comer pastel en los cumpleaños, especialmente cuando el bebé celebraba su primer año de vida, un festejo llamado ‘Kinderfest‘, sobre el pastel se colocaban dos velas, una para representar la luz de su vida y otra que simbolizaba los años venideros.

Las llamas debían estar encendidas durante todo el día y eran reemplazadas cuando quedaban consumidas. Al final de la jornada se apagaban de un soplido.

Se creía que el humo que despedían las velas al apagarse ayudaba a llevar a Dios el deseo pedido durante el cumpleaños.

Origen pagano de las velas de cumpleaños

La creencia pagana es que los espíritus malignos visitaban a la persona en su cumpleaños. Para mantener alejados a los espíritus malos, la gente encendía velas y hacía ruidos fuertes en su cumpleaños.

¿Quién inventó las velas?

Cuenta la historia que fueron inventados entre los siglos XIII y XIV a.C. por los egipcios, quienes las hacían con ramas embarradas con sebo de bueyes o corderos.

Pero tal y como las conocemos ahora comenzaron a fabricarse en la Edad Media, con sebo y cera de abeja.

 

Tomado de  MUY interesante

Compartir en: