Garabatear con un lápiz puede ser beneficioso para la salud, ¿por qué?
Garabatear con un lápiz puede ser beneficioso para la salud, ¿por qué?

Garabatear con un lápiz puede ser beneficioso para la salud, ¿por qué?

2 minutos de lectura

Aunque este puede parecer un mal hábito, hacer garabatos o movimientos repetitivos con un lápiz puede ser beneficioso para tu salud

¿No puedes quedarte quieto? ¡Genial! No, en serio, son buenas noticias. Pese a lo que tu profesor te decía, puede que no sea un hábito tan malo. Resulta que si eres muy inquieto, además de ser potencialmente irritante para todos los demás, tus hábitos de distracción podrían resultar beneficiosos para tu cuerpo y tu mente. La científica, arpista y presentadora de la BBC Kat Arney examina en este artículo por qué algunas personas juguetean con un lápiz, garabatean o sacuden la pierna repetidamente.

¿Qué significa ser inquieto?

«En mi laboratorio definimos los ‘fidgets’ como cualquier tipo de movimiento que no es directamente relevante para la tarea en cuestión», asegura la neurocientífica de Nueva York Anne Churchland.

Dentro de eso, hay diferentes categorías.

Hay un tipo que tiende a ser repetitivo y rítmico, como jugar con un lápiz o mecer una pierna.

Esto es diferente de un segundo tipo de fidget en el que una persona se siente incómoda y podría necesitar moverse en su silla.

Un tercer tipo lo realiza alguien como un músico o un deportista, ya que adoptan un comportamiento que conocen muy bien, explica Churchland.

Por ejemplo, un jugador de béisbol podría tener una serie de fidgets complicados que hace cada vez que sale a batear y que, en su opinión, forman parte de esa acción.

¿Por qué lo hacemos?

A primera vista, estos movimientos no tienen mucho sentido: consumen energía, por lo que hay un costo metabólico.

Y luego está el precio social que hay que pagar: ¡a menudo molestan a las personas que nos rodean!

Pero seguro que estas acciones deben tener algún propósito.

Anne Churchland cree que su función podría estar estrechamente vinculada con la actividad cerebral, como la toma de decisiones.

Ayuda para pensar

«Las difíciles tareas cognitivas en las que nuestros avanzados cerebros humanos participan toman como base una maquinaria que originalmente evolucionó para mover el cuerpo», asegura Churchland.

«Entonces, tal vez para algunos tipos de comportamientos cognitivos, la forma en que ponemos en marcha esa maquinaria neuronal es moviéndonos».

En otras palabras, aunque tenemos la idea de que debemos estar tranquilos y quietos para pensar, ese no es el caso para todos.

«Puede ser que para muchos, pensar signifique moverse», dice Churchland.

«Necesitan participar en esos movimientos para poner en funcionamiento su cerebro pensante».

Mejor concentración

El psicólogo clínico Roland Rotz se especializa en el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) y también es coautor del libro Fidget to Focus («Moverse para concentrarse»).

Según él, estos movimientos son la forma natural en que nuestro cuerpo nos ayuda a concentrarnos.

«Cuando no estamos bien concentrados o tenemos dificultades para hacerlo o prestar atención, esta es la forma natural del cuerpo de estimularse a sí mismo», explica Rotz.

Es un comportamiento que se ve más en los pacientes con TDAH, pero es una estrategia inconsciente que usamos casi todos.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en  BBC NEW MUNDO

3 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog