El consumo de nueces alarga la vida y previene problemas cognitivos
El consumo de nueces alarga la vida y previene problemas cognitivos

El consumo de nueces alarga la vida y previene problemas cognitivos

/
1 minuto de lectura

Los frutos secos son alimentos muy completos y ricos en nutrientes, por lo que deberían formar parte de la dieta de todos. Y si bien hay mucho para elegir, las nueces corren con ventaja.

Las mujeres -de entre 50 y 60 años- que consumen al menos dos porciones de nueces por semana, tienen una mayor probabilidad de tener un envejecimiento saludable, en comparación con las que no lo hacen, según un nuevo estudio epidemiológico publicado en el Journal of Aging Research.

Después de considerar varios factores que podrían afectar la salud en los adultos mayores -como la educación y la actividad física- las nueces fueron el único fruto seco asociado con probabilidades significativamente mejores de un envejecimiento saludable.

En este estudio, apoyado por la Comisión de Nuez de California, el envejecimiento saludable se definió como la longevidad con buena salud mental y sin enfermedades crónicas importantes, problemas cognitivos o discapacidades físicas después de los 65 años.

Investigaciones anteriores de la doctora Francine Grodstein del Hospital Brigham and Women’s, descubrieron que comer nueces puede tener un impacto positivo en la reducción del riesgo de discapacidades físicas en adultos mayores, así como en el deterioro cognitivo.

Además, otros en el mismo grupo de investigación han encontrado disminuciones en las enfermedades cardiovasculares y la diabetes tipo 2, todas condiciones que se vuelven más comunes a medida que envejecemos. No existe una solución única para frenar los efectos del envejecimiento, pero adoptar los hábitos correctos, como comer un puñado de nueces, puede ayudar.

En este estudio, Grodstein analizó datos de 33.931 mujeres en el Estudio de Salud de Enfermeras (NHS) para evaluar la asociación entre el consumo de nueces y la salud general y el bienestar en el envejecimiento.

De los participantes en el estudio, se encontró que el 16% eran «personas sanas», definidas como que no tenían enfermedades crónicas importantes, reportaron deterioro de la memoria o discapacidades físicas, además de tener salud mental intacta.

 

Tomado de PANORAMA

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog