Categorías
Destacadas Personalidades

La entrevista con Jorge Spiteri que no pudo ser

El 27 de abril, Jorge Spiteri nos respondió con un breve “sí”.  Con ello nos confirmaba que respondería la entrevista que le habíamos enviado 15 días antes para Personalidades, con la que Curadas rinde homenaje a venezolanos valiosos como él.

Unos días después, el primero de mayo, fue su hermano Henri quien nos escribió desde Carolina del Norte, Estados Unidos, para decirnos que Jorge seguía muy pendiente de responder la entrevista. Le dijimos que no se preocupara, que podíamos esperarlo todo el tiempo que él necesitara, porque lo más importante era que recuperara su salud. Confiábamos que así sería.

Lamentablemente, el tiempo no le alcanzó. Este domingo nos llegó la noticia de que había fallecido víctima del cáncer de páncreas que le consumió la vida en cuestión de semanas.

La última vez que Curadas conversó personalmente con Jorge Spiteri fue el 6 de marzo, cuando hizo su última presentación en Venezuela, en el Café Boston Bakery, en Los Palos Grandes. Fue entonces cuando informalmente le planteamos la idea de hacerle la entrevista, propuesta que aceptó de inmediato.

Cortesía Félix Allueva

Pocos días después se fue a Carolina del Norte. Alcanzó a hacerlo antes de que se suspendieran los vuelos como consecuencia de la pandemia del coronavirus.

La entrevista se concretó finalmente el 13 de abril, cuando le enviamos el cuestionario que, lamentablemente, no llegó a responder.

Jorge, quien acababa de cumplir 69 años, nació el 2 de mayo de 1951 en Caracas, hijo de padre estadounidense y madre venezolana.

Amor

“Amor” es la palabra que más le gustaba y la que más usaba Jorge Spiteri. Por eso no resulta extraño que así se haya titulado su tema más conocido, en especial por la versión que popularizó en 2000 el grupo Amigos Invisibles.

Pero fue en 1973 cuando este cantante, compositor, productor y arreglista saltó a la fama con la versión rock-pop que hizo de Campesino, un tema de Stelio Bosch Cabrujas que popularizó Víctor Pérez con la orquesta Sans Souci en la década de los 40. En su versión, Spiteri la tituló Campesina.

Desde entonces se le identificó como el pionero del rock en Venezuela junto a su hermano, Charles Spiteri, ya fallecido, quienes integraron el grupo Spiteri.

En sus inicios, el grupo se presentó en Inglaterra y Alemania, firmó contratos con los grandes sellos disqueros EMI y GM Records, y alcanzó primer lugar en ventas en Venezuela, México y Perú con su álbum “Spiteri”, grabado en 1973, donde está incluido el tema Campesina.

Su biografía en Wikipedia cuenta que Jorge y su hermano Charles decidieron mudarse de Caracas a Londres a inicios de la década de los 70. Allí tuvieron oportunidad de conocer a dos de los mejores artistas de la «Invasión Británica» (British Invasion): Georgie Fame y Alan Price, tecladista de la banda The Animals.

Una cosa condujo a la otra y también Jorge conoció a Mervin «Muff» Winwood, hermano de la superestrella británica Steve Winwood (exintegrante de los grupos Traffic y Blind Faith), quien introdujo de lleno a Jorge en la escena musical londinense.

Sus años más felices

Tras el éxito que alcanzaron con el disco «Spiteri», el grupo se presentó en Alemania y diferentes ciudades de Inglaterra, llegando a tocar en lugares emblemáticos dentro de la música rock como el famoso Marquee, de Londres. Sin embargo, se separaron en 1974 debido a la imposibilidad de sus integrantes de conseguir los permisos de trabajo que otorga la Unión Británica de Músicos.

Desde entonces, Jorge se mantuvo siempre activo en la movida musical. En sus últimos años, se presentó con su banda Los Buitres en diferentes lugares de Venezuela.

En una entrevista, Jorge comentó que Ray Charles fue, en algún momento, el músico más importante en su vida, y que Georgia in my mind, del mismo autor, era su canción preferida.

En esa misma entrevista, concedida en 2017, Jorge confesó que los últimos 10 años habían sido los más felices de su vida.

Rock y Caribe

Tal vez por su condición de periodista y músico, Gerardo Guarache Ocque es uno de los que mejor puede hablar acerca del trabajo realizado por Jorge Spiteri en los más de cincuenta años que le dedicó a la música.

En un extenso trabajo publicado este domingo en el portal Prodavinci, Guarache contó cómo fue que ese grupo “de venezolanos aventureros lograron un contrato disquero en Londres en 1973 y grabaron ese álbum (“Spiteri”) tan vanguardista, tan mestizo, tan adelantado a todo lo que ocurriría en el futuro combinando la raíz tradicional venezolana con el rock y el Caribe”.

Era un rock “selvático, tribal”, dijo.

“Bastante percusión, guitarras distorsionadas, letras bilingües, flautas, una mezcla extrañísima atrae la atención de los que asisten a su presentación en el Marquee Club, el templo en el que los Rolling Stones tocaron por primera vez. El mismo en el que actuaron Hendrix, Pink Floyd, David Bowie, The Who, The Yardbirds, Yes, Led Zeppelin. Un cazatalento de la disquera GM Records está presente y sale intrigado”, recordó Guarache.

“Cuarenta años antes de que surgiera la etiqueta ‘neofolclore’, Spiteri concibió una mezcla desprejuiciada, un camino que remarca su origen sin negar el copioso influjo del rock and roll y el blues, una música que no es de ningún lugar y, al mismo tiempo, es de todos los lugares”, apuntó.

Así fue como el tema Campesina comenzó a sonar en la radio británica y el grupo Spiteri empezó a ser conocido en Europa.

El conocido docente universitario, productor radial e investigador del rock nacional, Félix Allueva, recordó también en una oportunidad lo que significó ese disco. “Su contenido era pura experimentación. Entre el inglés y el español, las composiciones y arreglos de Jorge nos abrían un nuevo horizonte, donde se confundía el folklore venezolano con elementos afrocaribeños, hard rock, baladas cargadas de bolero y soul; todo con una gran influencia del grupo Traffic y, por supuesto, de (Carlos) Santana”.

Al lamentar su fallecimiento, la Fundación Nuevas Bandas aseguró que el aporte de Jorge Spiteri a la música venezolana es “fundamental”.

“Las masas venezolanas lo recordarán por siempre con su coro: ´Amor is to love you, amor is to care, amor is to people with something to share´ inmortalizado por nuestros Amigos Invisibles».

Personalidades, críticos, periodistas y seguidores del conocido músico destacaron, además de su talento y su visión, la calidad humana de Jorge Spiteri.

Yordano, otro gran músico venezolano, se refirió a los días, a finales de los 60, en los que conoció a Jorge. “Lo tenían como el diamante en bruto de la familia. Jorge era muy simpático, afable, y de inmediato nos hicimos amigos. Nos veíamos mucho, mientras él empezaba con los Nasty Pillows”.

“Jorge Spiteri, amigo y talento. Amable y generoso. Realmente merecía más tiempo entre nosotros, para disfrutarnos… ¡Buen viaje Jorge! Tus buenos recuerdos aliviarán la pena de los que fuimos tus amigos”, escribió por su parte el humorista Emilio Lovera en su cuenta @emilioloveraof

Texto Katty Salerno

Síguenos en redes sociales

Más de Personalidades

Compartir en:

4 respuestas a “La entrevista con Jorge Spiteri que no pudo ser”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *