Categorías
Personalidades

Belén Marrero: “Siempre he estado consciente de mi sexto sentido”

Por Katty Salerno

Belén Marrero tenía siete años cuando supo que poseía una cualidad especial. Su padre, que era masón, y que solía realizar en su casa reuniones con otros compañeros de esta fraternidad, un día les comentó que la niña, única entre cuatro hermanos varones, tenía poderes para sanar. Él ya lo había comprobado porque le pedía que le impusiera las manos cuando le dolía la cabeza y el malestar pasaba. Para entonces, la pequeña ya se había acostumbrado a ver seres cuya presencia solo ella percibía, sin que eso le causara temor. “Yo siempre he estado consciente de mi sexto sentido”, dijo a Curadas la hoy sanadora holística y también conferencista, actriz, locutora, modelo y madre de Luis, un buenmozo diseñador de 29 años.

Belén Marrero saltó a la fama en 1980, cuando ganó el certamen de belleza Miss Maja Internacional. La industria del entretenimiento le dio entonces la oportunidad de hacer una carrera en la que se inició como animadora de Fantástico, junto a Guillermo González y Judith Castillo, y que aún no cesa. Radicada desde hace varios años en Miami, Estados Unidos, hasta diciembre pasado estuvo protagonizando el stand-up comedy Quién le teme a Mercurio retrógrado, de Juan Carlos Duque, que no ha podido montar este año debido a la pandemia del coronavirus. “Pero estamos viendo si lo hacemos online o en alguna sala abierta y que la gente vaya con su mascarilla. ¡Qué le vamos a hacer!”, comentó.    

Vídeo | Campaña de intriga Personalidades

Nacida en Cabimas, estado Zulia, el 25 de junio de 1958, Belén Marrero es la única hembra – y la hija del medio – entre cuatro varones. Uno de ellos es Roberto Marrero, quien el pasado mes fue “indultado” por el régimen tras permanecer encarcelado desde el 21 de marzo de 2019. El abogado y exjefe de Despacho del encargado de la presidencia de Venezuela, Juan Guaidó, fue acusado por el régimen de formar parte de una “célula terrorista” que “planeaba atacar” a funcionarios.

¿Cómo fue crecer con cuatro hermanos varones?

Yo lo veo muy divertido, porque hice cosas de varones que no les permiten a las hembritas. Era muy consentida por mis hermanos. Lo que pasa es que eran cuatro body guards, o sea, cuatro custodios cuidándome de todo aquel que se me acercara. Era una cosa muy particular (risas). Pero yo amo a mis hermanos. Los Marrero siempre ganábamos los concursos de baile. En las fiestas siempre nos ponemos a bailar con coreografías. Nosotros solitos armamos una fiesta y nos divertimos inmensamente.

Como madre, Belén Marrero pasó por la dificilísima prueba de ver partir a su hijo Jonathan, quien falleció en marzo de 2013, a los 19 años, pocos días después de haber sufrido un accidente con una moto de agua en una playa.

¿Lo extrañas?

No, no extraño a mi hijo. Yo lo llevo en mi corazón. Siempre recuerdo su maravillosa sonrisa. Jamás olvido que me dijo´¡mamá, última mudanza que te hago!´, porque yo me mudaba mucho en esa época (risas).

El aprendizaje

Belén Marrero lleva más de 30 años trabajando y formándose “en el maravilloso mundo del manejo de la energía”. Para ello ha estudiado con reconocidas figuras en terapias alternativas de sanación, entre ellas el Dr. Lair Ribeiro. Aunque estas corrientes no son reconocidas por la ciencia, cuentan con los testimonios de miles de personas en el mundo que aseguran que sí las han ayudado a mejorar su salud y su vida en general.

Asimismo, comparte su conocimiento y experiencias a través de conferencias gratuitas vía Zoom; de su programa La energía y tú, todos los martes por Pangea FM y que retransmite por su cuenta @belenmarrero en Instagram y de la sección Curando el alma que mantiene en Curadas.com.

¿Te sientes como una típica canceriana?

Sí, soy nacida bajo el signo de Cáncer y tengo características cancerianas porque me rige la Luna y eso marca mucho el mundo de la emoción y la parte intuitiva. Los cáncer tenemos la particularidad de manejar mucho la maternidad y les cuesta un poquito manejar un mundo diferente a lo que es ser mamá. ¡Eso ha sido un tema en mi vida! Me he considerado y me he comportado como la mamá de muchos de mis alumnos, pero en el caso de las parejas he cometido el error de ser un poco la mamá y eso es grave.

¿Cómo descubriste que tenías ese sexto sentido, por llamarlo de alguna forma?

Yo siempre he estado consciente de mi sexto sentido o de mi conexión con la energía sensorial de sanación, desde chiquitica. Mi papá era masón y en la casa se reunían los masones. A los 7 años mi papá les dijo: «esta niña tiene poderes en las manos para curación». Mi papá me pedía que le hiciera imposición de manos cuando tenía dolor de cabeza. También veía seres, personas que otros no veían.

A los 17 años tuve una experiencia extrasensorial importante con un ejercicio rosacruz que me marcó un poco. Con ese ejercicio yo quería, a través de un espejo, ver el pasado y conocer al amor de mi vida. Y fue terrible porque se me apareció una entidad fea, maluca, porque hice el ejercicio mal. Desde aquel entonces y hasta muy entrada en la edad madura, la energía de esa entidad estuvo fastidiando muchísimo. Ya trascendió, ya la pude quitar, pero me costó. No me acordaba que había hecho ese ejercicio, hasta un día en que apareció. Por eso recomiendo a las personas que no hagan ejercicios locos, que tengan el debido cuidado con el manejo de las energías porque con las energías no se juega. Esas personas que utilizan la ouija y ese tipo de cosas, es patético, eso no se debe hacer. Eso no es juego.

En ese momento tenía yo escasamente 16 o 17 años y me daba cuenta de que veía a personas que también me miraban, pero no me daba miedo. Una vez, en juego, empecé a leerle el cigarro a la gente y le decía cosas que para mí eran invento, pero resulta que las pegaba todas. Entonces me dije «upa, yo no entiendo cómo es que yo invento cosas que a la gente resultan verdaderas». Con el tiempo me di cuenta de que canalizaba sin prejuicios, sin ponerle peros, dejaba que mi imaginación «inventara» cosas que después resultaban ser ciertas.        

¿Cómo te iniciaste como terapeuta holística?

Como toda la vida tuve esto, sentí la necesidad de desarrollar esta actividad de una manera más consciente y profesional. En 1987 empecé a estudiar energía universal y llegué hasta el cuarto nivel. Fui una alumna muy aventajada. En aquel entonces el maestro de la técnica de la energía universal era Dasira Narada, que ya pasó de plano, en paz descanse. Las cosas que él decía que se hacían en tercer nivel yo ya las estaba haciendo desde hacía rato. Seguí estudiando muchísimas técnicas: cristaloterapia, yoki, yoki salud, regresiones a vidas pasadas.

En fin, muchas técnicas pasaron por mí hasta que en 1994 hice mi primer taller de péndulo (Terapia de Respuesta Espiritual) con Robert Detzler, maestro que también pasó de plano. Después de tres años con el péndulo tuve que abrirme porque yo canalizaba información con mucha facilidad y no podía meter mis canalizaciones dentro de esta técnica. Así que me separé de la terapia de respuesta espiritual, quemé la carpeta, cerré ciclo y comencé de cero diseñando mi propia técnica, que es la Reprogramación de Sistemas de Valores (RSV). De ahí en adelante he seguido estudiando, agregándole información a este método que es un sistema de investigación fantástico para una transformación espectacular.   

Has dicho que maestros de luz te guiaron para crear este método. ¿Cómo fue ese proceso?

El maestro Jesús es mi guia, mi líder. Yo hago canalizaciones de él. Pero mi amado y precioso Saint Germain fue el que me dijo que tenía que separarme de la Terapia de Respuesta Espiritual, que debía cerrar ese ciclo y atreverme a caminar sola en mi camino de luz y mi expansión. Y así lo hice. En mi familia hemos tenido una gran conexión con las enseñanzas de Conny Méndez y también con la Iglesia de la Nueva Era del Cristo, donde mi tía, Riquilda Borjas, era líder. Mi mamá también estuvo dentro de ese movimiento, aunque ya su parte física no le permite ir a las conferencias. De allí entendí muchísimo el trabajo de los maestros ascendidos.

Entonces seguí adelante con mi técnica de RSV que no ha sido solamente un ejercicio mío. Quiero que sepan que es un aporte también de las experiencias de mis alumnos, de los testimonios, de la verificación de que funciona, de comprobar algo y comprobar teorías y comprobar enunciados y todos, no solamente yo como maestra, todos estamos en permanente actualización, en permanente desarrollo y capacitación. Para cuando salga esto yo ya debo haber dictado, el 3 de octubre, un curso de genealogía del alma que forma parte de la técnica, que es un módulo aparte pero que forma parte del método RSV.  

¿Hay algún caso en particular que hayas tratado y que te haya impactado por los resultados logrados? ¿Podrías contárnoslo, aunque no menciones a las personas involucradas?

La verdad es que son muchos, muchos, y suelo no quedarme pegada. Obviamente, los méritos son de Dios. Son los méritos de Dios los que permiten que, a través de uno, las personas entiendan. Son muchos casos de personas que han logrado mantener sus matrimonios o que han logrado salir embarazadas. Hay un caso maravilloso de una persona que no podía salir embarazada y que hizo el taller y luego pudo quedar embarazada y tuvo una hermosa hija que hoy tiene 19 años. Son demasiados casos que no me quedan registrados para no tener la tentación de la vanidad. Hay que cuidarse de la vanidad.

Son muchísimos casos de matrimonios salvados. Yo soy muy defensora de la vida en matrimonio, de lograr conciliar parejas y evitar el divorcio, de que este sea, en todo caso, la última opción. Tuve una paciente que se divorció y que tenía terror de que fuese un proceso trágico y terminó siendo un divorcio armónico y hoy ya no son pareja, pero sí buenos amigos.

¿Tienes un consultorio o vas a las casas de las personas?

No, yo no voy a la casa de las personas, las personas llegan a mí a través de Internet, de las redes sociales, de mi página web. Tengo muchos años haciendo consultas en línea. Llevo años usando la plataforma Zoom, que ahora se ha puesto muy de moda. Tenía un consultorio y hacía terapia en persona, pero con el tema de la pandemia he dejado de hacerlo. Las terapias a distancia son tan eficaces como en persona. ¡Es increíble! 

¿Alguna vez has sido cuestionada por personas que no creen en la validez de estas terapias?

Sí, pero muy pocas. Por ejemplo, por gente a la que no le gustan los resultados porque van en contra de su control y su dominio. Cuando una esposa tiene controlado al marido y lo tiene envuelto en energía negativa, y le tiene supuestos hechizos y cosas de esas, al deshacerlos, hay una solución. Cuando hay divorcios o separaciones en esas relaciones que son obligadas, en las que no se dan el permiso para ser felices. O algún esposo molesto porque su mujer se divorció.

Y no es que yo propicie el divorcio, ojo. Por el contrario, hago todo lo posible para que una persona que quiere divorciarse entienda su proceso y sepa que si no soluciona el problema de raíz, lo va a llevar a una siguiente relación. De nada sirve cambiar al actor si el guion que tú estás escribiendo dentro de una relación con una pareja, es el mismo. Puedes cambiar a 20 actores y te vas a casar y a divorciar 20 veces, pero no vas a solucionar el problema, porque parte de ti.    

La misma historia, diferentes protagonistas

Viviste procesos similares en tus dos primeros matrimonios. Ambos terminaron en divorcio y en ambos casos hubo infidelidad por parte de tus exparejas.

Esa experiencia me enseñó muchísimo. Aprendí que si se repetía el esquema el problema no era de otro, sino mío, y es importante que la gente asuma la responsabilidad de sus creaciones. En mi caso me fui a mi árbol genealógico, me fui a ver qué pasaba, y encontré esa herencia karmática que se implantó como un modelo y creencia en el inconsciente y, por vibración, atraes eso, aunque no lo tengas en tu mente. De repente en tu mente tienes el miedo a que te sean infiel y no sabes determinar por qué tienes ese miedo, y es porque tienes una herencia en el ADN de una creencia de que hubo una infidelidad que terminó mal. Eso me llevó a hacer análisis profundos y a desarrollar esta técnica que justamente trabaja eso y trabaja el tema de la infidelidad.

Pero les voy a decir algo: la infidelidad comienza con uno, cuando eres infiel a ti y dices sí cuando lo que querías decir era que no.  Entonces, mientras tu seas más fiel a tu mundo emocional, a tus valores, a tu ética, a tus sentimientos, en esa medida la fidelidad está en tu vida implantada, porque parte de ti mismo.  

Te casaste de nuevo. Cuéntame cómo conociste a tu actual esposo y cómo se enamoraron.

Esto pasó de una manera espectacular porque conocí a Fernando cuando estudiaba secundaria y vivía en El Marqués. Estudiábamos en el mismo liceo. Él le robaba el carro a su papi, un Mercedes Benz, y me llevaba a mi casa, me daba la cola, y a mí eso me parecía espectacular. Luego nos desconectamos, cada uno siguió su rumbo en la vida y nos reencontramos a través de Facebook. Un día él me dijo «hola». Yo en Facebook no le contesto ni el saludo a nadie que no conozca, porque siendo yo una figura pública y siendo una luchadora-opositora en ejercicio permanente, el régimen me ha intentado hackear muchas veces, y lo ha logrado en algunas oportunidades. Entonces cuido mucho de a quien meto mis redes sociales.

Luego le respondí y desde ahí empezamos a salir y después de varios meses, en medio de la pandemia por la covid-19, nos casamos. Y aquí estamos, felices, viviendo un amor absolutamente maduro, consciente, respetuoso. ¡Una maravilla!  

¿Sientes que tus anteriores experiencias matrimoniales ya son etapa superada, que esta vez no se repetirá el guion?

Nadie puede garantizarte el mañana. Nadie te puede decir que las experiencias están superadas. Vivimos la vida permanentemente en alerta para poder transformar, para poder cambiar. Lo que sí está superado es que ya no le echo la culpa a nadie de las cosas que me pasan. Jamás le endilgo a otro la culpa de lo que yo viví o experimenté. En una relación de pareja siempre hay 50 y 50. Mi 50 % lo manejo lo mejor posible en un ciento por ciento diferente.  

La propuesta de Belén Marrero para Venezuela

Una vez contaste que por un tiempo asumiste el papel de padre para tu hijo, hasta que tomaste conciencia de que no te correspondía hacerlo. ¿No crees que la paternidad irresponsable es un problema social en Venezuela, donde las mujeres se ven en la necesidad de salir adelante para criar, solas, a sus hijos?

Yo no comparto eso de que las mujeres se ven en la necesidad de salir adelante y criar hijos solas… En la raza animal la responsable de la cría es la madre. No está diseñado en la especie animal que el macho sea el responsable de la cría. La hembra es la responsable de la cría hasta que llega a adulto y luego lo echa del nido, como hacen las aves. 

El tema de las madres (humanas) es que no echan del nido a los hijos. Tienen relaciones de pareja infructuosas, porque es difícil tener a alguien que no es de tu sangre en tu entorno, a alguien que es diferente a ti. Te choca porque te refleja lo que no te gusta de ti. Una pareja te refleja lo que no te gusta de ti y te refleja también lo que te gusta de ti, por eso te enamoras, porque te enamoras de ti mismo reflejado en él. Entonces, es más fácil echar al marido y quedarte con el título de ´madre abnegada´, que admitir eres es una mujer fracasada.

Esa es la verdad, duélale a quien le duela. Como hembra, eres una mujer fracasada porque no supiste manejar la sexualidad y por eso el tipo se buscó una hembra que te sustituyera y que se roba la preferencia y el amor. Entonces te quedas molesta, con justificación de sentir rabia, porque el tipo se comportó como un mal padre. Pero tú, como hembra, no le permitiste a él desarrollar su paternidad.

Lea también: Fermín Mármol García: “Mi mayor éxito personal es ser padre”

Por eso no creo mucho en lo de las ´4 x 4´que se denominan autoheroínas por llevar bigotes siendo mujeres. ¡No! De hecho, lo deploro. Yo lo hice. Lo digo y me duele el corazón. La ignorancia duele. Hoy día que soy consciente de eso, lo promuevo, ayudo a la gente a que lo entienda y a que lo transforme. Cuesta transformarlo, cuesta aceptar que es difícil manejar la sexualidad y el ego con una pareja porque siempre quieres hacer lo que te da la gana y el otro no te deja, tienes a un vigilante a tu lado que no te deja hacer lo que quieres y por eso le escondes cosas y empiezas a serle infiel.

Yo terminé deplorando esa actitud y hoy día ayudo a las mujeres y las invito a recapacitar, a cambiar, a transformar y crecer como mujeres integrales para poder asumir en su vida a un hombre que esté integrado en su parte emocional y en su paternidad responsable. Yo hoy me consigo con una pareja que es un superpapá de sus hijos, cada uno tiene sus hijos y cada uno respeta y queremos compartir eso, la madurez, la adultez y la consciencia consciente de lo que es ser una pareja.      

¿Qué pueden hacer las mujeres para acabar con la paternidad irresponsable?

Una de las maneras de acabar con la paternidad irresponsable es entender que no podemos poner a los hijos de pareja. Yo me conseguí un día diciendo que mi hijo era mi novio, mi maravilloso hijo Jonathan, que en paz descanse. Ese maravilloso ser de luz que me enseñó tanto con su ausencia, con su abandono, al dejarme nuevamente ese vacío para poderlo ocupar en ser mujer, porque yo era mamá las 24 horas. Las mujeres que ponen a los hijos como pareja, que duermen a los hijos en su cama, le castran la sexualidad, le castran la emocionalidad, los frustran. Pueden ir a la calle a repartir sexo, pero jamás van a dar amor porque quedan castrados en el amor por la culpa y la rabia que les genera el amar a otra mujer y no a mamá.

Entonces vamos a hacer un alto allí y a ponerle bastantes signos de interrogación. ¿Qué tan buena es una mamá que quiere ser papá de su hijo? ¿Qué tan honesta está siendo con ella?    

¿Cómo concilias tu posición política con tu papel de terapeuta holística?

Yo vivo haciendo trabajo terapéutico, soy una activista por la paz, hago servicio en fundaciones y procuro esas actividades no de palabra sino con acciones, por una parte. El domingo 4 (el que pasó) voy a estar con una actividad donde coopero con un grupo que se llama Mujeres con Guáramo, tratando de cambiar un poco la conciencia sobre lo que significa ser mujer, lo que significa ser aguerrida, luchadora, emprendedora y exitosa pero sin ser arrolladora y sin descalificar la energía masculina.

Por otra, hacemos trabajo energético para poder liberar tanta rabia, tanto resentimiento y tanta incomprensión y esa creencia de que no podemos cambiar, esa creencia de que estamos sometidos y de que no podemos transformar la energía y cada uno ser el líder de su vida.

Eso forma parte, un poco, energéticamente, de la conducta del venezolano. De lo que te venia diciendo, de haber aniquilado la figura del jefe de la casa, el pater familias. No hay ningún jefe de Estado que el venezolano reconozca como bueno, siempre hay la queja de cualquier persona-hombre que sea líder. Lo destruyen sin misericordia. ¿Por qué? Porque en el fondo el consciente colectivo está minado de mujeres castradoras, mamás castradoras que no han respetado la figura de autoridad, no porque seamos malas, no porque seamos unas perversas, sino porque se ha desvirtuado la figura del hombre y ha sido minimizada. Entonces, ¿cómo se impone el hombre?  ¡A través de la violencia! Por eso vemos militares violentos con Venezuela.

Yo invito a las mujeres venezolanas a hacer un trabajo de perdón de la ofensa, de los agravios que ha recibido el hombre como figura de autoridad, como pater familias, por haberles usurpado su lugar, por no haberles permitido ejercer el rol de papá, por no haberles permitido sentirse amado sino utilizados como semilla para sembrar hijos. Soy dura con las palabras, lo sé. Pero no estoy para decir lo que queremos escuchar sino las palabras que vienen a mí como canal de la divinidad y de los seres de luz que me guian. Es un mensaje que debemos dar.

Lo que ocurre en Venezuela forma parte de ese no reconocer al hombre en su espacio natural, de no reconocer al hombre y de no aceptarlo con amor y con respeto. Y viene del irrespeto a papá que fue mujeriego, papá que abandonó, papá que fue alcohólico, papá que no dio, papá que no pagó. Entonces la mujer decidió ocupar ese lugar, ciertamente, pero eso hace hombres débiles. Entonces tú ves las marchas, las manifestaciones, llenas de mujeres y de hijos, de adolescentes, de estudiantes, pero no de hombres. ¿Por qué? Porque ha sido un trabajo de deterioro, de descalificación que tenemos que corregir, definitivamente. Y eso forma parte del crecimiento espiritual y de la paternidad responsable.

Yo como mujer tengo que generar, configurar dentro de mí, en mi computadora, mi hombre responsable. Perdonar a mi papá que fue irresponsable, perdonar a mi papá que abandonó. El mío abandonó porque se murió. Entonces ´abandono´es la palabra que uno mantiene permanentemente en su vida como un tema que tienes que trabajar. Invito a la gente a que analice y reflexione sobre esto. Los invito a que me visiten, podemos hacer un chat, un foro sobre esto.  

Venezuela entera padece las consecuencias de este mal gobierno, pero me gustaría saber qué siente Belén Marrero, en particular, por la situación del Zulia, su estado natal.

Lo que padece el Zulia es algo insólito. Entendemos perfectamente que el Zulia tiene unas condiciones climáticas extremadamente fuertes, con unas altas temperaturas. El zuliano tiene unas características muy particulares, es una gente muy alegre, muy fiestera, muy guerrera y, lamentándolo mucho, estamos padeciendo. Y digo estamos porque yo me siento zuliana, aunque he vivido muy poco en el Zulia. He vivido más tiempo fuera que dentro, viví solamente un año allá. Pero la verdad es que lo que padece el Zulia no se lo merece.  Pronto tiene que terminar todo esto. Yo imploro por ese espíritu guerrero del Zulia, que no se cala las cosas, para que transforme no con ira, sino con coraje, con fuerza, con firmeza, lo que no debe ser.

Síguenos en redes sociales

Más de Personalidades

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *