Embarazo
Foto: Cortesía.

Embarazo adolescente es una fábrica de pobres en Latinoamérica, dice la ONU

//
1 minuto de lectura

En Latinoamérica el embarazo adolescente afecta miles de vidas y “reproduce la pobreza” entre las familias menos afortunadas. Además, genera gastos millonarios para los países que, según la ONU, podrían evitarlo.

«El embarazo en la adolescencia y la maternidad temprana son fenómenos que impactan fuertemente en la trayectoria de vida de miles de mujeres en América Latina», señala el informe del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), el organismo encargado en la salud sexual y reproductiva. «El embarazo adolescente es una fábrica de pobres en América Latina», dijo a AFP Federico Tobar, asesor regional de esa agencia.

Consecuencias socioeconómicas del embarazo en la adolescencia en seis países de América Latina y el Caribe, se titula el estudio que analiza la situación de Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, México y Paraguay. Según este, las niñas y adolescentes que son madres abandonan la escuela para criar a sus hijos; lo que se traduce en una mayor dificultad para seguir los estudios y encontrar un empleo bien remunerado.

Lea también: Investigarán la muerte de nueve jóvenes durante incendio en estación policial colombiana

Casi el 50% de más madres de entre 10 y 19 años se dedican solo a las tareas domésticas. Este porcentaje tiene tres veces menos oportunidades de obtener un título universitario; además, ganan en promedio 24% menos que aquellas que no atendieron la maternidad tan temprano.

El embarazo adolescente condiciona la vida de las mujeres, quienes se vuelven más vulnerables a la violencia de sus parejas. «La consecuencia es que su potencial de desarrollo se ve afectado; puede estar en peligro y asimismo es posible que caiga atrapada en un círculo vicioso de pobreza y exclusión», afirma Harold Robinson, director de UNFPA para América Latina y el Caribe.

Gastos por el embarazo adolescente

Los seis países del informe «tienen un costo vinculado al embarazo adolescente y la maternidad temprana de alrededor de 1.242 millones de dólares, lo que equivale a 0,35% del PIB de estos países», afirma Tobar.

El estudio también detalla que la crisis por el COVID-19 ha empeorado la situación. Se han registrado alrededor de medio millón de embarazos adolescentes adicionales durante la pandemia.

«Si consiguiéramos prevenir el embarazo adolescente todos ganan. Gana el Estado, el sistema de salud, la recaudación, pero fundamentalmente ganarían las mujeres y sus hijos; porque estamos asumiendo que la gran mayoría de esos chicos van a vivir bajo la línea de pobreza», declara Tobar.

Redacción Lohena Reverón / Con información de AFP

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog