Categorías
Instagram Internacionales Noticias

Trinidad y Tobago continúa con su política y deporta a 160 migrantes venezolanos

La noche de este sábado 28 de noviembre una alarma encendió la redes sociales, la deportación de 160 migrantes venezolanos por parte del gobierno de Trinidad y Tobago.

Compartir en:
La noche de este sábado 28 de noviembre una alarma encendió la redes sociales, la deportación de 160 migrantes venezolanos por parte del gobierno de Trinidad y Tobago.

Como parte de la política que siguen en contra de estas personas que escapan de la crisis económica y política que se vive en su país, así como de la emergencia humanitaria compleja.

Según lo dicho por EFE, esta información fue suministrada por el ministerio de Seguridad Nacional de la isla, quienes a través de un comunicado anunciaron la deportación de todas estas persona, entre las que se encuentran hombres, mujeres, niños y adultos mayores.

Explicaron que todas estás personas llegaron hace 60 días a Trinidad y Tobago, ingresando de manera ilegal.

La deportación se habría llevado a cabo este sábado y fue un plan orquestado en conjunto con las autoridades representantes del régimen de Nicolás Maduro.

Durante este procedimiento un juez del Tribunal Supremo de la isla, logró detener la deportación de otros 19 migrantes venezolanos.

Por su parte, David Smolansky, el comisionado de la secretaria general de la Organización de Estados Americanos (OEA), designado por Juan Guaidó, denunció a través de sus redes sociales, está nueva arremetida de las autoridades trinitarias en contra de los venezolanos.

Explicó que esta nueva deportación masiva de personas en condiciones vulnerables, se da luego de un acuerdo entre las autoridades de ambos países, y cuestionó como desde el régimen de Nicolás Maduro se tildó de «bioterroristas» a todos los migrantes venezolanos que se vieron obligados a volver al país en medio de la pandemia generada por la covid-19, que ha causado una crisis a nivel mundial, y se preguntó cómo se les señalará a estos que vuelven al país obligados por un Estado que violó sus derechos a recibir protección internacional.

Recordó además, que el régimen que hoy se presta para custodiar la deportación de sus connacionales, es acusado a nivel internacional de cometer crímenes de lesa humanidad.

#URGENTE Si a miles de venezolanos que volvieron voluntariamente por el COVID19 los tildaron de “bioterroristas”, qué no podrá ocurrirle a 160 deportados que van bajo la custodia de cuerpos de seguridad de un régimen responsable de crímenes de lesa humanidad. pic.twitter.com/f9v4TT6dcB

— David Smolansky (@dsmolansky) November 29, 2020

Dijo que este acuerdo de deportación se logró a través del Canciller, Jorge Arreaza, a quien responsabilizó de coordinar toda esta situación con el gobierno de Trinidad y Tobago.

Trinidad y Tobago y su persecución a los migrantes venezolanos

Estas deportaciones se producen el mismo día en la que el comisionado de la Policía de Trinidad y Tobago, Gray Griffith, anunció que las autoridades de ese país pondrían en marcha la implementación de medidas de seguridad para garantizar la protección de migrantes venezolanos en la isla.

La información que fue difundida por medios locales, detalla que estas supuestas «garantías» nacen luego de una reunión entre el embajador de Venezuela en la isla, Carlos Amador Pérez, y el máximo representante de la policía, luego de una visita de cortesía a la oficinas centrales de la Policía en Puerto España, sin embargo, todo esto antes de que se conociera esta deportación masiva de migrantes.

Pero todo indica que esta es una política de Estado contra la migración venezolana por parte de las autoridades de la isla, y es que hace apenas una semana, representantes de ese Gobierno decidieron de manera arbitraria y antes de que se emitiera la orden de un juez, deportar a 16 niños venezolanos – entre ellos un bebé de meses – y nueve mujeres, lanzándolos al mar en peñeros, arriesgando la vida de estas personas.

Dos días duraron desparecidos, hasta que finalmente fueron encontrados, los niños y las mujeres fueron encontrados en la Barra de Mariusa, un espacio limítrofe entre Venezuela y Trinidad, sin embargo, fueron regresados a la isla luego de una medida judicial de habeas corpus que los protege de su permanencia en ese país

Al día siguiente del hallazgo, el miércoles 25 de noviembre, el primer ministro de la isla, Keith Rowley, emitió un comunicado, en el que tildó de «asalto», la llegada de estos migrantes.

Según lo dicho por esta autoridad trinitaria, desde afuera se busca usar a «personas anónimas y sin rostro, armadas y con niños inocentes» en una especie de «asalto» con el fin de obligar al gobierno de Puerto España a aceptar la comprensión del estatuto de refugiados y tratados internacionales, que mandarían a la isla -con 1,3 millones de habitantes-  a mantener las fronteras abiertas «a un vecino de al lado de 34 millones de personas incluso durante una pandemia».

Según su criterio, si se acepta la medida de que cualquier persona llegue a la nación insular en calidad de humanitario, se abre la puerta a que pueda entrar al país cualquier migrante económico, traficantes de armas, de personas o de estupefacientes, o cualquier otra persona que incurra en delitos, diciéndoles que solo deben viajar hasta Trinidad y Tobago y decir que quieren refugio. Además, recordó que fueron aceptados 16.000 migrantes venezolanos.

Este sábado la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) indicaron que según datos de las autoridades nacionales de inmigración y otras fuentes oficiales, a noviembre de 2020 hay 5,4 millones de personas refugiadas y migrantes de Venezuela, y que alrededor del 80% (4,6 millones) se encuentran en países de América Latina y el Caribe.

vía TalCual

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.