Hoy te traemos una nueva anécdota de músicos

Lo que voy a contarles hoy realmente no es una anécdota de músicos, pero al ser sobre cantantes y sobre el mundo del disco en Venezuela, creo que vale la pena compartirla con ustedes.

Resulta que en el año 1983/84 en el sello disquero Sonorodven deciden hacer un LP con canciones compuestas por la gran autora cubana Concha Valdes Miranda, quién siempre se distinguió por su osada temática sexual.

Concha Valdés Miranda

Para este disco, por recomendación de Concha Valdés Miranda eligieron a una cantante cubana que se llama Amarilys. Ella vino a Venezuela y comenzó a trabajar con el arreglista que escogieron para esta producción, el gran músico Eduardo Cabrera.

Amarilys había grabado unas voces “de referencia” para posteriormente montar las voces definitivas, y en ese preciso momento resulta que el esposo y manager de Amarilys tuvo un macro p.. con Rodolfo Rodríguez Miranda (el dueño del sello Sonorodven), renunciaron a seguir haciendo el disco, la pareja arrancó en fa y se fueron para Miami, dejando la parte instrumental del disco totalmente lista, pero sin voz.

En la gerencia de Sonorodven se estaban halando los pelos porque habían hecho ya una gran inversión de dinero (arreglos musicales, músicos, estudio de grabación, etc.) y en definitiva tenían un disco entero sin cantante.

Pues resulta que casualmente en ese momento llegó a las oficinas de Sonorodven en Concresa una chamita de 18 años procedente de Puerto La Cruz, de ascendencia italiana, que cantaba con su guitarra toda modosita casi como la monjita de Dominique, buscando una oportunidad: Su nombre es Antonietta Meo, quién después fue conocidísima como Antonietta.

Los de Sonorodven se la llevaron de una vez para el estudio de grabación, le pusieron los temas que había grabado previamente Amarilys, y virtualmente en un solo día ella grabó su voz en todos los temas, calcando todas las inflexiones y la manera de cantar de Amarilys.

Ustedes pueden imaginarse lo difícil que ha debido ser que una carajita de 18 años tuviese que interpretar sin anestesia letras como “hazzzzz lo que tú quierassssss, si me quieresss mala, si me quieresss buena, lo que tú me pidassss, lo que tú prefierasss”…

Esta es la anécdota de la génesis del famoso disco “Fantasías de mujer” que se convirtió en un súper éxito de ventas con la voz de Antonietta.

Curadas / Pedrito López

Pedrito López empezó desde muy pequeño en la música y no se ha detenido por más de cuatro décadas. Ha desarrollado una dilatada carrera como pianista, orquestador, productor y director. Sus arreglos musicales han sido interpretados por la orquestas nacionales e internacionales y siendo acompañante de decenas de artistas de gran renombre mundial.

Compartir en:
Un comentario en «“Fantasías de mujer” con Antonietta / Un cuento de Pedrito López»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.