Cuando era pequeña, los silencios no existían en mi casa. Siempre había música para acompañar, con alegría, la faena diaria. Recuerdo que en la cocina había un radio, con potentes cornetas, que transmitía la señal de Radio Rumbos. Y que me permitió conocer a los cantantes y los éxitos de antes. Especialmente, a las orquestas de moda como Los Melódicos, con Renato Capriles y la Billo’s Caracas Boys, con Billo Frómeta.

Creciendo con semejante fondo musical, me aprendí las letras de las canciones de innumerables boleros de finales de los sesenta y setenta. Así como los mosaicos de las orquestas que incluían diversos ritmos, que aún escucho con agrado.

Popularidad compartida

Por cierto, esto me recuerda que en aquellos tiempos, existía una especie de competencia entre orquestas. Concretamente me refiero a la popularidad que tenían Los Melódicos y la Billo’s Caracas Boys.

Unos, preferían al maestro Renato; mientras que otros, al maestro Billo. A mí, realmente, me daba igual. Ambos eran maravillosos. Me gustaban sus respectivos estilos, canciones, cantantes y trayectorias. Y me sabía todos sus temas.

Los maestros Billo Frómeta y Renato Capriles.

Bailes al por mayor

El tiempo pasó. Y el espacio, cambió. De Caracas al estado Lara.

Y como siempre lo comento, mi inolvidable paso profesional por el diario El Informador de Barquisimeto, me permitió tener vivencias extraordinarias. En esos incontables momentos, incluyo con agrado y satisfacción los innumerables bailes que disfruté en los diversos escenarios de esta ciudad.

Aunque tengo dos pies izquierdos, no me quedaba en la mesa de los invitados. Tanto en los bailes de la Billo’s Caracas Boy como de Los Melódicos, danzaba hasta el último set.

Y lo mejor, es que me conocía todos sus éxitos. Realmente, no podré olvidar nunca el radio de la cocina, escuchando esas canciones en Radio Rumbos.

La presentación del maestro Renato Capriles

Recuerdo que cuando anunciaban este tipo de eventos musicales, siempre quise conocer y entrevistar al maestro Billo Frómeta, nunca coincidimos.

Generalmente llegaban en su autobús, directo al hotel y luego al baile. Y con su lamentable desaparición física en 1988, me quedé con las ganas de conversar con él.

Sin embargo, con el maestro Renato Capriles tuve mucha suerte. Gracias al conocido empresario artístico Pedro Hernández, amigo de toda la vida del director de Los Melódicos, pude conocerlo. Fue una presentación muy especial, antes de uno de sus concurridos bailes.

Y fue especial, porque conocí a un caballero muy agradable, conversador, simpático, amable y muy talentoso. En todo momento, manifestó sus palabras de agradecimiento a El Informador, por el respaldo que siempre le brindaba al presentar un disco, un baile o un nuevo cantante.

Y así nació una buena amistad. Por ello, cada vez que se anunciaba la visita de Los Melódicos a Barquisimeto, surgía el compromiso de una entrevista. Así me enteraba de los éxitos que estaba disfrutando dentro y fuera de nuestro país.

La popularidad de Los Melódicos en Barquisimeto

Esta afamada orquesta colmó los espacios en los que se presentaba, dentro y fuera de nuestras fronteras.

Pero a mediados de los ochenta, noventa, la popularidad de la Orquesta Los Melódicos se consolidó sorprendentemente en la capital larense. Cuando se anunciaba su presentación en cualquiera de los famosos clubes barquisimetanos, la asistencia era masiva. Y yo, allí.

Y después de conocer al maestro Renato, menos me perdía un baile. Iba con mis amigos y disfrutábamos hasta que comenzaban a recoger las sillas.

El encuentro un domingo en el aeropuerto

En una de esas visitas, el maestro Renato y yo no coincidimos. Pero, sorpresivamente, nos encontramos el domingo en la mañana en las instalaciones del Aeropuerto Internacional Jacinto Lara de Barquisimeto.

El encuentro con el maestro Renato Capiles y sus cantantes en el Aeropuerto de Barquisimeto.

Fue en mayo de 1993. En esta fotografía vemos a Renato Capriles acompañado por sus cantantes. Destaca Liz, con cara de cansancio. Y no es para menos, porque la parranda del baile culminó a las cuatro de la mañana.

Al momento de la foto, el reloj marcaba las ocho de la mañana. Y ellos madrugaron para abordar el avión de Aeropostal, a las nueve y media, con rumbo a Maiquetía.

Compartimos una conversación breve, pero muy informativa y con muchas felicitaciones, porque el baile de la noche anterior fue espectacular.

Las infaltables tarjetas de Renato Capriles

No olvido que desde que nos conocimos, nunca faltaba en mi escritorio una tarjeta de felicitación por Navidad o por el Día del Periodista. Un verdadero caballero y relacionista público.

Siempre recibía emotivas tarjetas, como dicen, de su puño y letra. Era una nota recibir esos saludos y buenos deseos.

Pero quiero destacar un abultado sobre que recibí en junio de 1992, cuando el maestro Renato me envió información sobre su gira musical en España. Allí incluyó un volante que era su carta de presentación en ese país. Lo conservo con mucho cariño.

Este es el volante de presentación de Los Melódicos en España.

En ese mismo sobre estaba esta postal, en la que manifiesta con satisfacción el éxito logrado hasta ese momento.  

Esta es la postal que me envió el maestro Renato Capiles en junio de 1992.

Y lo que más nota me dio, fue que en la promoción impresa de su orquesta incluyera uno de los reportajes que escribí en el diario El Informador de Barquisimeto sobre Los Melódicos.

Una muestra de los reportajes sobre Los Melódicos que fue presentando en España.

De verdad que eso me alegró muchísimo. No solo por la proyección que estaba logrando con su agrupación, sino por haberme tomado en cuenta en su portafolio de promoción.

Por supuesto, que la gira fue todo un éxito y le abrió las puertas a nuevos retos musicales en esas tierras.

Hermosas vivencias con el maestro Renato Capriles

Realmente para mí es realmente satisfactorio haber compartido estas vivencias con este hombre que le dedicó su vida a la música y a Los Melódicos.

Siempre estuvimos en contacto, con mucho afecto, respeto y admiración. En el año 2014 lamenté mucho su desaparición física, pero nos dejó un legado musical invalorable. Y, particularmente, muchos buenos recuerdos.

Por eso, Renato Capriles y Los Melódicos forman parte de mis Vivencias.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Otras Vivencias

Compartir en:
Un comentario en «Renato Capriles en las Vivencias de Milagros S. Castro»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.