COVID-19: científicos aseguran que enfrentamos una sindemia

COVID-19: científicos aseguran que enfrentamos una sindemia

//
2 minutos de lectura

El término sindemia fue acuñado por el antropólogo médico Merrill Singer en los años 90. Básicamente para explicar una situación en la que «dos o más enfermedades interactúan de forma tal que causan un daño mayor que la mera suma de estas dos enfermedades»

En un reciente y muy interesante artículo de opinión, Olivia Muñoz-Rojas nos recordaba o, según el caso, nos hacía saber que la gigantesca corriente de contagio y enfermedad que ahora asuela al mundo debe ser entendida más como una sindemia que como una pandemia. Qué ganas de enredar las cosas con neologismos, dirán algunos; qué importante que los términos que usamos para describir lo que acontece se ajusten a su complejidad, deberíamos decir nosotros.

Las denominaciones cuentan y las palabras no son irrelevantes: disponer de los conceptos adecuados permite y orienta las acciones capaces de incidir en los hechos, mientras que la falta de lenguaje cancela la acción racional y nos deja a merced de las inercias de siempre.

No es lo mismo decir “usen siempre el cubrebocas”, a soltar un desdeñoso “si se sienten más seguros, usen el cubrebocas”, como irresponsablemente se ha dicho desde el poder. Por ello, y regresando a nuestro hilo, entender, sobre todo desde el espacio de la autoridad decisora, este trágico fenómeno global como una sindemia y no solo como pandemia podría habilitarnos para identificar las estrategias de intervención pública a la altura del desafío mayúsculo que ahora enfrentamos.

Desde un enfoque epidemiológico o sanitario convencional, una sindemia no es otra cosa que el cruce e interacción de dos pandemias, por ejemplo, ahora mismo, la coexistencia en el tiempo de la epidemia de COVID-19 y la de Influenza H1N1, intersección de suyo grave, por cierto. Sin embargo, conforme a la definición que en los años noventa hiciera el antropólogo Merril Singer en el contexto de sus estudios sobre el Sida, una sindemia debe ser entendida no solo como el conjunto de procesos endémicos y epidémicos que dan lugar a morbilidades y contagios de alcance social (tuberculosis, enfermedades de transmisión sexual, hepatitis, cirrosis, mortalidad infantil, abuso de drogas, suicidio, el Sida mismo, etc.), sino también como un fenómeno articulado con la pobreza, la precariedad de las viviendas, la ausencia de derechos sanitarios, la estigmatización y otras formas de desigualdad.

Lo que sostuvo Singer, y que hoy en día parece cada vez más claro, es que epidemias y pandemias no son nunca fenómenos mórbidos aislados y discretos, es decir, meramente hechos sanitarios, sino que son experiencias agregadas y multidimensionales que, por un lado, expresan las asimetrías y disfunciones del orden social y, por otro, las agravan y escalan (véase su obra Introduction to Syndemics: A Critical Systems Approach to Public and Community Health, ed. Jossey-Bass).

Continúa leyendo en ANIMAL POLITICO

CURADAS | Tu compañía en información…

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog