Joselo y Napoleón Deffit en las Vivencias de Milagros S. Castro

8 minutos de lectura

En sus buenos tiempos, durante la década de los setenta, la pareja de humoristas conformada por Joselo y Napoleón Deffit acaparó la atención de todos los venezolanos, por los cómicos sketches que protagonizaban en El Show de Joselo.

Un espacio que transmitía semanalmente Venevisión y que rompía records de sintonía, por su variedad y jocosidad. Además, de contar con la participación de un elenco de primera.

Recordando viejos, pero buenos tiempos

Recordar a estos dos conocidos personajes, Joselo y Napoleón, me lleva a retroceder varias décadas. Pero los buenos momentos siempre quedan y, muchas veces, dibujan una amplia sonrisa en el rostro. Este es uno de esos buenos recuerdos.

Los siempre amigos Napoleón Deffit y Joselo.

Para entonces, ni siquiera era periodista. Pero era la carrera universitaria que más llamaba mi atención. No me costó mucho decidir que eso era lo que estudiaría al culminar mis estudios de secundaria. Lo que nunca dudé, es que lo haría en nada más y nada menos que en la Universidad Central de Venezuela, de la cual estaré siempre orgullosa.

Comienza la historia con Joselo y Napoleón

Si inicio este relato destacando la trayectoria de Joselo y Napoleón Deffit, quiere decir que mis Vivencias están relacionadas con este par de actores. Amigos, colegas, compañeros de trabajo y cómplices en diversas situaciones. Durante décadas compartieron éxitos, satisfacciones y premios.

Y ahora yo comparto mi historia sobre cómo los conocí.

De verdad, no recuerdo exactamente el año de nuestro encuentro. Pero algunos cálculos me indican que tuvo que ser entre 1974 y 1976. Lo que sí tengo claro es el lugar. Fue en una de las tribunas del Hipódromo La Rinconada, en Coche, Caracas.

Un encuentro sorprendente

Todo comenzó un día domingo. Unos primos llegaron a mi casa (yo vivía en un edificio, en la Avenida Victoria) y entre cuento y cuento llegó la hora del almuerzo.

Para no cocinar y salir de la rutina, nos invitaron a mi mamá Yolita y a mí a disfrutar una tarde distinta. Aceptamos gustosas y nos llevaron al hipódromo a almorzar y a ver las carreras de caballos. Uno de mis primos amaba el hipismo.

Cuando llegamos, se estaba corriendo un clásico y la gente estaba como loca aupando a sus caballos favoritos. El ambiente me encantó. Y la emoción de ver la carrera era una nota.

Al culminar, todos se calmaron. Entonces, nos sentamos en una mesa.

Inmediatamente, hice un recorrido visual por los alrededores. Me di cuenta que en una de las mesas vecinas estaban el popular Joselo y su inseparable amigo Napoleón Deffit, con unas amigas. Además, en un momento dado, vi a Hugo Blanco, el cotizado músico, compositor, intérprete, productor y arreglista venezolano. El célebre creador de Moliendo Café.

Todos estaban echando cuentos, siempre riendo y pendientes de cada una de las carreras de caballos. Y, por supuesto, eran el centro de atención de todos los que allí estaban.

La cordial presentación de Joselo y Napoleón

Como siempre he sido farandulera, el hecho de ver personalmente a Joselo me alegró, porque era la primera vez. Además, siempre veía su show en Venevisión y era fan del sketch de Los Mendigos.

Uno de los sketchs de Los Mendigos en El Show de Joselo..

Durante varios minutos los detallé. Siempre sonrientes, cordiales con la gente que se acercaba y muy conversadores.

Cuando me dispuse a leer el menú, mi primo se levantó y me sorprendí muchísimo cuando observé que Joselo lo saludó con mucho afecto. No tenía idea que se conocían.

En ese momento, comenzó mi interrogatorio… Luis, ¿Son amigos? ¿Desde cuándo? ¿Dónde lo conociste? ¿Me lo presentas? ¿Me tomas una foto con ellos? Échame todo el cuento…

Mi primo reía sin responder y al final me dijo: “Después te respondo todo lo que quieras saber”.

La tradicional foto para el recuerdo

Realmente todo quedó para después, pero lo que sí hicimos en ese momento  fue acercarnos a la mesa de los cotizados comediantes.

La intención era tomarme una fotografía con ellos. Y creo que fue la que marcó la tradición de la foto para el recuerdo. A partir de entonces, los buenos momentos y los personajes que conocía, los inmortalizaba en una gráfica.

Al acercarnos a la mesa, mi primo nos presentó. Hablamos de su programa y de las carreras de caballos. Cuando nos despedirnos, yo le pedí a mi primo que me tomara una foto con ellos… Siempre de farandulera.

Ellos aceptaron. Tampoco fue que se emocionaron y celebraron la iniciativa. Pero con un “seco” sí, dijeron que me acercara. Y ya. Sin embargo, para mí fue lo máximo.

La foto del recuerdo con Napoleón Deffit y Joselo en el Hipódromo La Rinconada. A la izquierda se ve un poquito del rostro de Hugo Blanco.

Podría decirse que es una foto histórica, porque en ese tiempo El Show de Joselo era uno de los programas de Venevisión más vistos en todo el país. Y su popularidad crecía semana a semana.

Lo reitero. Otro buen recuerdo, pero este  es muy especial. Lo identifico como antesala a la vida periodística que me tocó vivir años después. Afortunadamente, siempre tenía una cámara en la cartera, para captar esos momentos que no volverán.

Recuerdos hermosos que siempre estarán allí y que comparto con todos. Ahora lo hago en estas Vivencias para que los jóvenes conozcan a diversos personajes que dejaron su legado en la historia de la televisión venezolana. Como en este caso, con Joselo y Napoleón Deffit.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

La responsabilidad civil de la junta de condominio – Rafael Viso (+Audio)

Nota Próxima

Covid-19: Venezuela añade 549 contagios y ocho muertes

Recientes de Blog