«El nuevo CNE es un buen inicio… pero faltan medidas», asegura Michael Penfold

///
3 minutos de lectura

«El nombramiento del CNE es un paso positivo que va a requerir de una serie de negociaciones adicionales para rescatar las condiciones y garantías electorales que permitan elevar la credibilidad del sistema. Es imperfecto? Sin duda. Abre una ventana? Absolutamente».

La afirmación la hizo el experto en políticas públicos, Michael Penfold, quien considera que la inclusión de Enrique Márquez y Roberto Picón es una señal positiva para lograr un proceso electoral con condiciones.

«La inclusión de Roberto Picón, uno de los ingenieros con mejor conocimiento técnico de las fallas del sistema, es una garantía que cualquier reforma podrá ser implementada con imparcialidad y cualquier retroceso será debidamente alertado», dijo en su cuenta en Twitter.

Asimismo, sostuvo que «Enrique Márquez ha sido crítico de cualquier salida no electoral, y ha abogado por salidas negociadas, y es a su vez un político profesional del Zulia, que como vicepresidente de la Asamblea Nacional del 2015, mostró capacidad de generar acuerdos dentro de la oposición».

Lea también: Colombia llama al diálogo político, mientras las protestas siguen en la calle

Cree que «Pedro Calzadilla, probable presidente del CNE, fue ministro del chavismo sin ser activista y sin estar sancionado. Como historiador es respetado y no se caracteriza por su histrionismo. Tiene vocación de diálogo. Y deberá probar su credibilidad con pasos concretos y equilibrados».

A su juicio, «la comunidad internacional debe volcarse ahora sobre dos temas: un mapa de ruta con un cronograma que permita relegitimar los poderes públicos y una reforma institucional que provea garantías a todos los actores (incluyendo la restitución de derechos políticos y civiles)».

Penfold insistió en que «lo del CNE es un buen inicio, aún incipiente, imperfecto, pero que abre camino para que la oposición en su conjunto se organice socialmente para movilizarse alrededor de este proceso; una ruta que será compleja, que probablemente provoque fricciones y también frustre expectativas».

Finalmente, dijo que «sin acuerdos posteriores de carácter institucional, que complementen esta negociación, en especial el tema de los partidos, los presos, un cronograma y una necesaria reforma constitucional, el país seguirá inmerso en el marasmo. Pero no arriesgase es mantener la inercia actual».

Janet Yucra

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Nota Anterior

Colombia llama al diálogo político, mientras las protestas siguen en la calle

Nota Próxima

Bravo por 2 minutos: las protestas en Colombia y los señalamientos a Maduro

Recientes de Blog