Grooming estupro abuso violación

Grooming, estupro, abuso, violación y otras conductas de bajos instintos

3 minutos de lectura

Grooming

Entre las actividades que se ejecutan en Internet y que pueden resultar peligrosas encontramos el denominado grooming, anglicismo que define una práctica de acoso en la cual un adulto engaña a un menor de edad con una finalidad sexual.

Es usada en las redes por pederastas para ganarse la confianza de los menores y establecer un vínculo emocional con el objetivo de conseguir material -fotos o videos- de contenido sexual protagonizado por los infantes o, inclusive, mantener un encuentro íntimo.

El grooming en las redes sociales es una de las principales amenazas que pueden encontrar los menores de edad cuando navegan en sus dispositivos digitales pues los depredadores sexuales acechan.

Lo más común es que se hagan pasar por un menor de edad y entraben relación con sus víctimas bajo manipulación o engaño para conseguir que le envíen material de contenido comprometido.

Una vez que el acosador o groomer logra una primera imagen se inicia la extorsión.

El chantaje implica amenazar al menor con compartir los videos o imágenes entre sus conocidos. Con esto lo obliga a enviar más fotografías y videos de carácter sexual y hasta podría concertarse una cita real, creándose un círculo vicioso que atrapa a la víctima.

Para evitar el grooming es básico que se imparta educación a los menores para que hagan uso responsable de las nuevas tecnologías. Que entiendan los riesgos de ciertas acciones en la red, que comprendan las consecuencias de sus acciones en el mundo digital.

Para ello los adultos deben instruirlos en rechazar mensajes de contenido sexual, no publicar imágenes ni datos personales con los cuales se les pueda identificar o localizar, no aceptar solicitudes de amistad por parte de desconocidos, emplear perfiles privados, no subir a las redes ni compartir material de índole sexual, no caer en los chantajes de los acosadores y contar a los adultos cualquier anomalía en este sentido, entre otras recomendaciones.

Estupro

El estupro se produce cuando una persona adulta mantiene relaciones sexuales con alguien que no ha conseguido aún su mayoría de edad.

Quien comete esta acción es un mayor que manipula a un menor para mantener relaciones sexuales.

A diferencia de la violación, en el estupro no hay violencia pues el menor, al haber sido engañado, consiente la relación íntima. Pero sí define un caso de abuso sexual evidente y un hecho punible.

En este delito contra la integridad sexual la víctima es mayor de doce años y menor de edad.

El agresor se aprovecha de su posición de superioridad, así como de la inexperiencia sexual e inmadurez del menor de edad para establecer una relación sexual cuyo consentimiento está viciado.

Por lo tanto, aun cuando el estupro no suponga intimidación, violencia física o incapacidad de defensa por parte de la víctima en la relación, sigue siendo una modalidad de agresión sexual.

Abuso, agresión y violación

Cuando indagamos sobre los términos abuso, agresión sexual y violación encontramos que los dos primeros se refieren a cualquier contacto sexual no deseado en tanto que la violación sucede cuando alguien fuerza a otro para tener sexo.

En este caso específico se refiere a la penetración vaginal, anal u oral por una parte del cuerpo u objeto.

Ejemplos de situaciones consideradas abuso sexual o agresión las tenemos cuando alguien toca los senos de otra persona, sus glúteos o partes íntimas sin que haya consentimiento, cuando muestra los genitales, cuando alguien obliga al otro a que lo bese, frota los genitales contra la otra persona. Esto suele ocurrir en las unidades de transporte público como el metro.

No importa la raza, la edad ni la orientación sexual

Sin importar la edad, raza, género u orientación sexual, cualquier persona puede ser víctima de violación, abuso sexual o agresión sexual.

Muchos consideran que esto solo le sucede a las mujeres, y aunque es verdad que la mayoría de quienes sufren de estas conductas son féminas, datos estadísticos dicen que 1 de cada 5 víctimas resultaron ser hombres.

Las celebridades destapan la olla

Hoy en día hasta en el mundo de las celebridades se conocen los escándalos sexuales por casos de violación, abuso y agresión.

El caso más tristemente célebre es el del productor de cine estadounidense Harvey Weinstein. En ese y en otros ejemplos la denuncia llamó al castigo del acosador. Pero no fue hasta que una de las víctimas se decidiera a acusarlo que las restantes hicieron lo propio, con lo cual la conducta delictiva no queda impune.

Curaduría Pedro Beomon.

Tomado de Grupo Ático 34, Save the Children, Cinco8, Planed Parenthood

También puede interesarte: Tratamiento legal de pedofilia en Venezuela.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog