Pena máxima de 35 años de cárcel para una mujer que envenenó a sus dos hijos en Ecuador

///
5 minutos de lectura

 Un Tribunal de Garantías Penales de la provincia ecuatoriana de Pichincha declaró culpable de asesinato a una mujer por el envenenamiento de sus dos hijos, de 5 y 9 años, y la condenó a casi 35 años de reclusión, informó este martes la Fiscalía.

«Lissa María C. fue sentenciada a una pena privativa de la libertad de 34 años y ocho meses, luego de que un Tribunal la encontrara culpable del delito de asesinato», dice un comunicado.

Los jueces de la Unidad Judicial Penal consideraron además las circunstancias agravantes del caso a la hora de imponer la condena.

El caso se remonta a finales de octubre de 2020, cuando la Policía encontró tres cadáveres en una vivienda de la localidad de Pifo, entre ellos los de dos niños de 5 y 9 años que resultaron ser hijos de la mujer.

«La Fiscalía probó que los niños fueron envenenados la noche del 27 de octubre de 2020», agrega la nota de prensa sobre el suceso.

Entre las pruebas presentadas constan el testimonio del padre de los niños, «quien narró cómo la noche en que ocurrieron los hechos, la procesada -vía telefónica- le indicó que le escribió una carta, asegurándole que se llevaría lo que es de ella, refiriéndose a los infantes».

La mujer intentó quitarse la vida tras haber cometido el doble crimen mediante la ingesta de alguna sustancia tóxica.

Durante el juicio, la defensa de Lissa María C. intentó convencer al Tribunal de que los infantes fallecieron producto del virus COVID-19, que para la fecha ya habían superado, si bien la prueba pericial de la Fiscalía echó abajo esa hipótesis y certificó una muerte por causas externas.

En el departamento donde ocurrió el crimen, la Policía encontró un tercer cadáver, el de un hombre de 28 años que podría haber mantenido una relación con la mujer y a quien su familia reportó como desaparecido el 25 de octubre de 2020.

El examen médico-legista que se les practicó a los cadáveres reveló que la causa de muerte fue violenta homicida, debido a una asfixia por broncoaspiración, edema pulmonar e intoxicación por una sustancia a determinar. El diagnóstico ‘post-mortem’ fue el mismo para ambos infantes: los dos murieron por factores externos. Aquello fue corroborado por una pericia histopatológica, también expuesta por la fiscal Garzón.

La valoración psicológica a la procesada confirmó que, cuando perpetró el crimen, estaba ubicada en tiempo y espacio. Sin embargo, en la diligencia ella negó haber victimado a los niños.

Además, Fiscalía presentó como prueba los testimonios del personal médico de las casas de salud en donde fue atendida Lissa María C., tras haber sido encontrada agonizante en su departamento por el personal de emergencias del Cuerpo de Bomberos.

Lea también: Exigen libertad para enfermera detenida por reivindicar derechos

Contexto del caso

Luego de conocer sobre este caso, el 29 de octubre de 2020, Fiscalía formuló cargos por un presunto delito de asesinato. Al finalizar la audiencia de calificación de flagrancia, que se desarrolló en el hospital donde se recuperaba la procesada, se ordenó su prisión preventiva.

En el departamento donde ocurrió el doble crimen, la Policía encontró un tercer cadáver, el de un hombre de 28 años, a quien su familia reportó como desaparecido el 25 de octubre de ese mismo año.

Por este hallazgo, Fiscalía abrió una instrucción fiscal que se tramita en la Unidad de Personas y Garantías.

Presuntamente, la víctima mantenía una relación sentimental con Lissa María C.

Con información de Efe y prensa Fiscalía de Ecuador

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog