Aniversario Acción Democrática

Acción Democrática: Nacido para hacer historia – Luis Felipe Blanco Iturbe

/
7 minutos de lectura

El primer acto público de Acción Democrática es un mitin clamoroso en el Nuevo Circo de Caracas lleno hasta las banderas.

El 13 de septiembre de 1941. Exactamente 80 años, de los cuales ocupa la más fértil y anchurosa banda de la historia contemporánea de Venezuela. 

Fue su compromiso infundir en un país desgarrado y aplastado por cacicazgos ignaros y comisarios ensangrentados, la fe en la marcha bajo lo que han sido sus consignas básicas: “Pan, Tierra, Trabajo», y «… una Voz al pedirlo: Justicia, y una forma en la Voz: Libertad». 

Ha ocupado sucesivamente lugares de preeminencia y de honda adversidad. Desde los primeros creó las más firmes estructuras del Estado contemporáneo, y la impregnación en el alma colectiva del espíritu libertario que paulatinamente se fue consolidando.

Llegó al poder enarbolando las primeras banderas de justicia social conocidas: Voto universal-hombres y mujeres-  directo y secreto.

Perseguida con saña como ninguna otra organización político social, acosada por igual por las viejas oligarquías que se vieron desplazadas en los años postgomecistas, o por los ogros militares de los ’50 y las bandas depredadoras de la izquierda burda de lo que va del presente siglo.

En todas las horas ha servido de contrapeso. Como le escuché decir con visionaria certeza a Miguel Otero Silva, Venezuela, para bien o para mal, se ha dividido desde la mitad del siglo XX en adecos y antiadecos. Una verdad incontrovertible.

En aquella aurora en el naciente teatro de la vida política nacional alzaron la voz en la tribuna nada menos que Rómulo Betancourt, Rómulo Gallegos, Leonardo Ruiz Pineda, Ricardo Montilla -quien pintó lo que sería la política agraria del partido- Luis Beltrán Prieto- la política educativa- y Andrés Eloy Blanco, quien quiso enfocarse en lo que llamó la ofensiva cultural del partido.

De este aclamado discurso rescato algunas frases:

«La cultura no es propiedad exclusiva de Acción Democrática, el amor a la Patria no es un monopolio de este partido, y es bueno asomar esta consigna  de una vez, porque no han fallado ni faltarán a través de nuestra historia agrupaciones que  se han  pregonado a sí mismas únicas depositarias del patriotismo… nosotros, interesados más que todo en la mutua comprensión de los venezolanos, venimos a establecer como premisa de confianza que todo venezolano ama a su tierra mientras no nos demuestre lo contrario. Y conste que son tantas las tentaciones de medro y comodidad, que no han sido pocos los que nos han demostrado lo contrario.

……

Una cultura es un orden en especial y una modalidad característica del pensamiento de un pueblo…entiéndase bien que nuestra mayor preocupación ha de   ser la vigilia de esa forma de ser   y dejar ser, de esa graciosa desenvoltura, de esa libre agilidad conque se muestra   el alma bañada de cultura democrática. Seremos la guardia permanente    de esa armonía generosa de los pueblos que nacieron para consuelo de sus perseguidos, para esperanza de los conquistados y para refugio de las humanidades infortunadas.

La luz es la madre de la libertad; la luz es la manifestación de la alegría, la luz es la madrina de la verdad. ¡Por eso dijo el poeta “! ¡Oh sol, oh tu sin quien las cosas no fueran más de lo que son!”

La faena fundamental   de Acción Democrática fue traer las masas a la política   dictándoles el abecé   de sus derechos. Se cometieron grandes   errores en el camino, pero se marcó   indeleblemente el alma por el camino de las instituciones, por el que se transitó durante los mejores años de progreso, y por el que ineludiblemente habrá que seguir cuando llegué el día de reconstruir un país honorable.

Confundo desde que nací el Blanco de mi apellido que era también el del color del partido   y el de la letra del himno, y con el que me he involucrado en las buenas y en las malas.

Y seguiremos firmemente por él.   Creo en los anhelos de quienes lo crearon, los que en aquella tarde en 1941 dijeron aquello de que soñaban en prepararse

“.. para la llegada de los inmigrantes a fin de que nuestros rasgos fisionómicos y culturales resistan a los suyos en   la lucha de razas y salga terciada la cultura del porvenir y lo venezolano no muera. En el hombre del año dos mil, libre, justo, hermoso, matizado de todas las razas, irisado de todas las sangres, el canto venezolano, que haga decir a los que vienen

-Este es aquel que cantaba con el hambre y la abundancia, que cantaba en el cautiverio y la libertad, que cantaba cuesta arriba, que cantaba cuesta abajo, que cantaba siempre, siempre porque si no cantaba se moría.”

Luis Felipe Blanco Iturbe

Médico Pediatra

Docente Universitario

Escritor

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog