Luisito Comunica

Luisito Comunica detenido en la Cota 905: he aquí su experiencia.

//
3 minutos de lectura

Luisito Comunica detenido en la Cota 905.

Ocurrió en uno de sus viajes a Venezuela.

El youtuber mexicano reconoce que el hecho sucedió por su propia seguridad y que las autoridades actuaron para protegerlo.

Pero dejemos que el propio influencer nos narre los hechos, que se extendieron por 3-4 horas.

Luisito Comunica detenido en la Cota 905: ¿Cómo ocurrió?

«Estaba en Caracas cuando me comentaron sobre una zona de riesgo llamada la Cota 905, y siempre me ha parecido interesante grabar en esta clase de áreas», dice.

«Lo que yo no sabía era que la Cota 905 estaba siendo custodiada por militares. Yo no sabía que no se podía entrar allí y mucho menos con una cámara».

Relata que mientras su equipo grababa desde el vehículo en marcha un efectivo motorizado interceptó la unidad, preguntando que estábamos haciendp.

«Empezaron a llegar como 10-15 policías. Uno me reconoció: ‘es el chico que sale en Internet. Que nadie apunte su arma porque esto se puede ver mal internacionalmente’, pronunció el uniformado».

Comenta que les pidieron los pasaportes pero los habían dejado en el hotel.

Aclara que grababan la calle, no a los policías o militares en particular.

«Nos separaron, nos hicieron preguntas como por 15 minutos hasta que un superior nos informó que teníamos que acompañarlo a la comisaría»

Luisito manifiesta que ellos insistían en manejar su vehículo, pero el grupo de trabajo no lo permitió. Un policía se sentó en el automóvil.

Luisito Comunica detenido en la Cota 905: Interrogatorio

«A mí me decomisaron las cámaras y los micrófonos».

Cuenta que llegaron a una oficina donde había un calabozo. Nos anunciaron que el ‘general’ nos estaba esperando.

«En ningún momento nos tocaron».

«El general me pregunta ‘Luisito Comunica, me puede explicar que estaba usted haciendo’. Pidió que nos trajeran agua. Eran como pasivos agresivos con nosotros».

«Yo tenía esa sensación extraña de que estaban siendo muy amables conmigo pero a la vez me estaban privando de mi libertad»

«Nos repreguntaron que estábamos haciendo y repetimos que no sabíamos que era una zona prohibida».

Luisito describe que había dos oficiales superiores, ‘generales’, como él los llama, jugando al rol del policía bueno y el policía malo.

El rol de las autoridades

«Uno decía que nosotros lo que queríamos era manchar la imagen de las autoridades, pero el otro decía que no estaba pasando nada, que lo que estaban era resguardando nuestra integridad».

«Se me olvidó comentar que desde que llegamos a la oficina nos quitaron nuestros teléfonos, los colocaron en una mesa y les escribieron cartelitos como que se trataba de piezas de evidencia», recuerda.

«Pero nadie nos decía por qué estábamos detenidos. Nos tuvieron en esa oficina como dos horas. Nos dieron chance de ir al baño. Por cierto, no había agua».

Luisito asevera que quien hacía de ‘policía malo’ le decía que por su culpa habían movilizado a 112 efectivos.

«Eso para mí fue puro invento para hacernos sentir mal».

Luisito no perdió detalle

Cuenta que luego subieron a otra oficina porque otro oficial quería abordar el tema personalmente.

«Era como pasar niveles de juego: como que estás con el jefe chiquito, luego con el poderoso y luego con el ultrapoderoso».

«Era curioso ver que las oficinas iban mejorando paulatinamente. La última era de madera, el baño estaba más bonito. La pintura de Simón Bolívar, fotos de los presidentes».

Luisito menciona que él que los iba a atender nunca salió. Entonces, quien los escoltó cambió su actitud y les dijo que recogieran las cosas que iban de vuelta para abajo.

«En la otra dependencia el policía bueno le dijo a otros oficiales que grabaran con sus celulares. En ese momento todo era como un acto, como haciendo una película».

Dejan libre a Luisito

Dijo, entonces, ‘a partir de este momento les concedemos su libertad en Venezuela puesta esta es la tierra de las libertades. Les pedimos una disculpa por la pérdida de tiempo, por el malentendido, ha sido nuestro error y esperamos estar en paz con ustedes’.

«A continuación nos devolvieron las pertenencias que habían ido confiscadas».

«Preguntó si estaba todo bien, si los equipos estaban completos, si se nos había agredido en algún momento vernal o físicamente».

Luisito dice que les hicieron llenar una hoja constando que les habían devuelto los equipos. A continuación, les informaron que los iban a escoltar a su vehículo, que todo estaba siendo grabado.

«Cuando nos estábamos subiendo al vehículo para irnos yo pregunté si estaba bien si tomaba una selfie y el oficial me dijo que sí».

Luego, los escoltaron hasta afuera no sin antes advertirles que no volvieran más a la Cota 905.

«No fue una mala experiencia, es una buena anécdota que se junta para el diario de viajes. No se nos trató mal en ningún momento aunque si nos sentimos intimidados».

Recalcando que las autoridades se comportaron de manera muy profesional, Luisito Comunica concluye la narración de la inusual incidencia que vivió en Venezuela.

Tomado de Luisito Comunica.

También puede interesarte: Luisito Comunica responde a críticas: «No me pagaron por ir a Venezuela»

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog