Santiago Bilinkis

Redes sociales y manipulación: Santiago Bilinkis lo descubre

/
3 minutos de lectura

El tecnólogo dice que nuestra autoestima nos lleva a estar queriendo ver en las redes cómo es la vida de los demás e impactando a los demás con nuestra imagen

Redes sociales y manipulación: Santiago Bilinkis lo descubre.

El emprendedor, tecnólogo y autor argentino habla de sus efectos adictivos.

Redes sociales y manipulación: «Hipnotizados»

Dice que cada segundo que no estás «hipnotizado» en Facebook, Twitter o Instagram, por ejemplo, «es tiempo que ellos no pueden vender a sus anunciantes».

Bilinkis, quien escribió el libro «Guía para sobrevivir al presente», ofreció una charla TEDx sobre la materia.

“Para mí hay que ser protecnología, no tiene sentido renegar de la tecnología».

«El problema es que en este momento hay una asimetría enorme entre cómo los usuarios entendemos la tecnología y cómo la entienden quienes diseñan las plataformas. Y hay que trabajar sobre la regulación”.

El expositor es fundador de Officenet y de otras empresas. Además de participar en el programa de radio Basta y de la revista de La Nación.

Redes sociales y manipulación

Redes sociales y manipulación: «Vulnerabilidades de la mente»

Afirma que las redes se aprovechan de las «vulnerabilidades de la mente», las cuales son muchas.

«Entre la neurociencia, la economía del comportamiento y la piscología experimental se viene descubriendo que nuestra mente está fantásticamente adaptada».

«Esto es a través de un proceso evolutivo de miles de años, a un mundo que no tiene nada que ver con este».

«Poner a nuestros cerebros a operar en el mundo presente genera un montón de problemas, que conocemos como ‘sesgos cognitivos’. Estos son errores en el programa: siempre que enfrentes a tu mente a determinadas situaciones, tu mente decidirá predeciblemente mal».

Redes sociales y manipulación: «Fragilidad de la autoestima»

«La fragilidad de nuestra autoestima nos lleva a estar queriendo ver cómo es la vida de los demás e impactando a los demás con nuestra imagen. Así nos la pasamos horas y horas en las redes», dice.

Bilinkis afirma que las redes limitan y direccionan tu uso y tu consumo y de te dan de todo menos libertad.

«Por ejemplo, una red selecciona a través de un algoritmo qué posts te muestra o qué personas te ofrece como amigos recomendados para que agregues o qué videos te recomienda ver después».

«Los algoritmos buscan maximizar tu tiempo en la plataforma y así dejas de elegir con libertad lo que estás mirando”.

Intereses de la red y los nuestros

Manifiesta que cambiar las redes no está a nuestro alcance.

“Entendiendo mejor cómo funcionan, dónde los intereses de una red están alineados con los nuestros y dónde no, como usuarios podemos aprovechar lo que cada plataforma ofrece», indica el experto.

Se evitan así, expresa, las situaciones en las cuales las redes nos llevan a hacer cosas que nos gustan pero no nos convienen.

Redes sociales y manipulación

Escudriñando las diversas herramientas, recuerda que en su origen Facebook buscaba conectarte con los amigos pero hoy se volvió asimétrico: es más para seguir páginas de compañías o celebridades.

«Instagram nace olvidándose de la amistad, es no bidireccional y te recomienda más celebridades que amigos para seguir: Es para espiarle la vida a los famosos y a los influencers.»

«Esa dinámica se monta sobre la fragilidad de nuestra autoestima», severa.

Fake news

Sobre las noticias falsas o fake news, Bilinkis argumenta que la mayoría de las personas tienden a considerar como verdadero aquello que coincide con su opinión previa.

Alega que ello se debe a un sesgo cognitivo que se llama «sesgo de confirmación».

«Comparte la noticia falsa convencido de que es verdadera, sin ninguna verificación previa. Las noticias falsas, que en general están diseñadas para coincidir con la opinión de un grupo grande, tienden a esparcirse muy velozmente».

«Diseñando las noticias, prescindiendo del rigor de la verdad, es fácil hacerlas coincidir con una opinión fuerte de un grupo grande y lograr una viralización muy rápida y muy amplia».

«Eso se combate concientizando a la gente acerca de que el hecho de coincidir o no con una noticia no tiene nada que ver con su veracidad o falsedad».

«Uno no debiera compartir cosas sin antes verificar que sean como dicen ser, independientemente de la opinión que uno tenga”, sentencia Santiago Bilinkis.

Tomado de TEDx Talks.

También puede interesarte: «El Estafador de Tinder» un documental de Netflix disfrazado de thriller sobre identidades falsas en redes sociales.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog