El Colmillo de León

Colmillo de León: bulos tenebrosos y miedo como recurso político +Audio

2 minutos de lectura

Por León Hernández

Título original: Los bulos tenebrosos y el miedo como recurso político

Escucha el audio o sigue leyendo

Los bulos tenebrosos y el miedo como recurso político

En la Venezuela actual, la rutina informativa ciudadana no es ni remotamente parecida a la de 20 años atrás. De ver noticieros en los cuales se transmitían posturas antagónicas, con despliegue de equipos tecnológicos en la cultura del vivo y directo, pasamos a ser una nación de silencios y adoctrinamientos. Un territorio sordo y ciego, con lagunas y desconocimiento sobre lo que ocurre en buena parte del territorio nacional.

¿El resultado del cierre de medios, detenciones de periodistas, expropiaciones de sedes de empresas informativas? ¿Las consecuencias de la represión y las violaciones de Derechos Humanos? El miedo.

Aunque la tensión continúa en el país, como lo refleja el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social, el ciudadano de a pie no se entera de las protestas.

Tenemos una sociedad atomizada, desarticulada, incapaz de informarse de las manifestaciones en forma sincronizada, impedida de organizar y convocar huelgas masivas; amordazada por intimidaciones a periodistas, medios, funcionarios públicos y personas en general.

Por ejemplo, ¿recuerda la promesa de jerarcas del partido de Gobierno sobre tomar la lista de los firmantes en la condicionada recogida de firmas para manifestarse a favor de la realización del revocatorio presidencial?

Responda usted: Los ciudadanos que residen en sectores populares, ¿pueden acudir sin miedo al canal del Estado a plantear una denuncia de lo que ocurre en su comunidad? ¿Se les abre el micrófono en las estaciones radiales expropiadas?

Adicionalmente, quienes intentan surfear en las redes para dotarse de contenidos críticos y fiables sortean olas de desinformación, contenidos manipulados.

¿Habrá algún fin de distraer a la opinión pública? ¿Ha notado la coincidencia con la cual operan ciertos bulos con las emociones de temor, con situaciones incómodas para ciertos actores sociales?

¿Ha visto cuánto rumor ha surgido en torno a una supuesta comisión de secuestros de infantes? Le aclaramos, estos bulos han circulado al menos desde 2020, de acuerdo con trabajos de verificación del Observatorio Venezolano de Fake News.  

Estos bulos que inspiran miedo, terror ante la básica emoción del latente daño a un infante, se han viralizado en las últimas horas, sin que se pueda determinar la intencionalidad.

No obstante, ocurren a la par de noticias sobre procesos de personajes relacionados con corrupción en la élite del gobierno y su supuesta conexión con autoridades estadounidenses en materia de narcotráfico.  

Un país silenciado, y bombardeado de campañas de desinformación con base en el miedo, en donde el temor a denunciar irregularidades grandes y pequeñas también se adueña del ciudadano.

Un residente cada vez más abordado como un mero habitante y menos como un verdadero participante en la toma de decisiones, ante una nación de bodegón, de gasolina impagable para jubilados y maestros,  de impuestos a transacciones en dólares.

No sucumba a los miedos que despiertan las campañas de desinformación

Ante el miedo, hágase preguntas: ¿Por qué Venezuela figura entre las naciones más corruptas del mundo?

¿Dónde están los boletines epidemiológicos en materia de salud pública?

¿Qué pasó con el Metro de Guarenas?

¿Ha visto usted facturas, información sobre mantenimiento en infraestructura pública, rendición de cuentas en torno a obras que eran consideradas por todos como una tacita de plata, tales como el Metro de Caracas?

Con preguntas como estas, y buscando información veraz de medios independientes, podría ahuyentar bulos tenebrosos.

Ante el temor, el mito, aplique algo de ciencia. Apóyese en iniciativas periodísticas de verificación.   


Nuestra columna «El colmillo de León» es escrita por León Hernández, periodista, profesor y documentalista venezolano, autor de «Hablan los periodistas» y «Pasquali» y coautor de «La pantalla censurada RCTV Globovision».

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog