María Teresa Chacín en las Vivencias de Milagros S. Castro

5 minutos de lectura

A propósito de la desaparición física de nuestro admirado cantautor Chelique Sarabia, hace un par de días recordé el momento cuando conocí a María Teresa Chacín en Barquisimeto. Y aunque el grato encuentro fue breve, quedó en mi recuerdo su amabilidad y simpatía.

El privilegio de conocerla fue un día cualquiera de mayo de 1992, en el Aeropuerto Internacional “Jacinto Lara” de Barquisimeto. Ella llegaba a la ciudad para realizar unas gestiones particulares. Y yo estaba cumpliendo mi pauta periodística, entrevistando personajes que se iban o llegaban a la capital larense.

Nada más y nada menos…

Recuerdo que ese día estaba de guardia con mi amigo y reportero gráfico Igor Salazar, quien me comentó: “¿Sabes quién llegó en el vuelo de Avensa procedente de Maiquetía? Nada más y nada menos que María Teresa Chacín.

Yo me alegré y me sorprendí paralelamente, mientras miraba a todos lados, buscando a esa extraordinaria intérprete. A esa dama de la canción, a quien siempre he admirado por su amor a la música venezolana.

De hecho, en 1992 se hizo famoso su disco Yo soy Venezolana, en el que interpreta temas de Chelique Sarabia, Manuel Graterol, Alí Agüero y de nuestro recordado cantautor larense Adelis Freitez, quien le dio vida a la agrupación Carota, Ñema y Tajá.

María Teresa Chacín… Voz de Oro de Venezuela.

Una tímida presentación

Igor me llevó al lugar donde se encontraba. Y de una vez, me acerqué y me presenté. Ella sonrío y accedió a la entrevista que le solicité.

Durante largo rato me contó sobre sus aciertos musicales y la satisfacción que le produce ser portadora de nuestra música, de notas musicales compuestas por excelentes creadores. En ese momento, destacó con agrado las iniciativas cristalizadas con el Maestro Chelique Sarabia. Especialmente, una producción editada por la discográfica El Palacio de la Música, titulada Chelimanías.

También conversamos sobre sus planes para los próximos meses. Y todos coincidían en que la música venezolana era la invitada especial en sus proyectos. Incluso, el trabajo especial que realizaría con el recordado y querido Simón Díaz.

Personalmente, escucho con cariño su tema Mi Querencia, que me encanta en la voz de María Teresa Chacín tanto como interpretada por el Tío Simón.

Un inolvidable encuentro con María Teresa Chacín

La amena conversación llegó a su fin, recordando su participación en el afamado festival barquisimetano La Voz de Oro de Venezuela, el cual ganó en el reglón femenino, en el año 1972. Sobre esa experiencia, la simpática cantante señaló que ese fue uno de los momentos más gratos de su naciente carrera artística. Y que tuvo el placer de compartir con su hermana Rosa Virginia Chacín, quien participó en las dos primeras ediciones.

Afirmó que cada año se convirtió en un evento inolvidable, en el que estuvieron presentes las mejores voces venezolanos de esos tiempos. Con esa aseveración, despedimos a María Teresa y nos tomamos la tradicional foto del recuerdo, gracias a mi querido Igor Salazar.

La tradicional foto del recuerdo con María Teresa Chacín.

Mi curiosidad sobre la Voz de Oro

Ese comentario final de la cantante y psicóloga me llamó la atención. Y me motivó a investigar la historia del Festival de la Voz de Oro de Venezuela, que se celebró varias veces en el Anfiteatro “Oscar Martínez” del Complejo Ferial de Barquisimeto (hoy rebautizado con otro nombre).

Realmente, la investigación no fue difícil. Uno de los creadores de esa brillante iniciativa que proyectó a Barquisimeto como la Capital Musical de Venezuela, fue el periodista José “Cheché” Cordero, quien durante muchos años trabajó en la fuente de espectáculos en el diario El Informador.

Cargo que en ese momento, yo estaba ocupando con mucho orgullo y satisfacción.

Cheché, conjuntamente con el músico Ernesto Torrealba, idearon este evento y le dieron vida por años, para que Barquisimeto se convirtiera en el trampolín de las voces de oro de nuestro país.

Voces de oro

Cabe destacar que las hermanas Chacín participaron en el Primero y Segundo Festival de la Voz de Oro de Venezuela. En la edición dos, María Teresa ganó el segundo lugar en el reglón femenino Voz de Oro, con el tema La Paraulata, original de Juan Vicente Torrealba.

Mientras que Rosa Virginia conquistó el cuarto lugar con la canción El Mendigo, de la autoría de Víctor Manuel.

María Teresa Chacín… Voz de Oro de Venezuela

En las siguientes dos entregas, María Teresa Chacín tuvo destacadas actuaciones. En el tercer festival, obtuvo el segundo lugar Voz de Oro en el reglón femenino con el tema El Arreo, del compositor Luis Cruz. Y en la cuarta edición fue seleccionada como la Voz de Oro Femenina, al ganar el primer lugar con la canción El Llanero y Don Fulano, compuesta por Chelique Sarabia.

Con estas satisfacciones personales y musicales que vivió María Teresa Chacín en Barquisimeto, me alegró saber el porqué es tan especial el recuerdo que tiene de ese importante evento musical.

Una singular anécdota con María Teresa Chacín

El relato de esta vivencia es propicia para compartir un cuento que tengo con esta prestigiosa cantante venezolana. Una anécdota que solo viví con un grupo de amigos y que siempre recordamos con simpatía.

Resulta que dos años antes de conocer a María Teresa en el Aeropuerto de Barquisimeto, en la Semana Santa de 1990, viajé con unos amigos, entre ellos mi amigo y hermano reportero gráfico Julio Colmenarez, al oriente del país.

Fue un viaje largo, desde Barquisimeto hasta El Yabo, en el estado Monagas, a una finca de unos familiares. De regreso, el reproductor de cassettes (recuerden la fecha, nada de CD) se dañó. Y quedó atascado un cassette con talento venezolano: Yordano, Franco de Vita, Melissa, Karina. Y María Teresa Chacín con la canción «En este País».

En este país, mi país, tu país…

Todas las canciones las escuchamos miles de veces, pero «En Este País», quedó sembrada en mi corazón. Su letra tan especial, tan sentida, tan verdadera.

Por eso fue que cuando la conocí y la entrevisté, sentí una nota muy grande y un recuerdo agradable de aquel viaje. Recorrimos Venezuela escuchando innumerables veces aquella hermosa letra de Chelique Sarabia. Por eso, cuando me despedí de ella, luego de esa amena conversación, le agradecí sus canciones, su sentimiento, su amor venezolano.

María Teresa Chacín al recibir su Premio Grammy.

Sin imaginar que 20 años después, María Teresa Chacín tendría la alegría de recibir un Premio Grammy Latino, como intérprete del Mejor Disco de Música Infantil, inspirada en su nieta. Ese día, toda Venezuela fue su nieta.

«En este país, mi país, tu país. Mi país no es un decir, es la conciencia de todos. Es el quehacer del presente para forjar el futuro y así cultivar la siembra de nuestros libertadores. En este país, mi país, tu país».

Finalmente, me complace mucho compartir estas Vivencias con María Teresa Chacín.

Hasta la próxima.

Saludos y bendiciones.

Milagros S. Castro

@milicas33

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog