Derecha e izquierda

Izquierda y derecha en política: más que simples bandos +Video

/
4 minutos de lectura

Los orígenes de tal bifurcación se remontan al siglo XVIII. Desde ese entonces, la brecha caracteriza a las posiciones políticas signando el ejercicio del poder.

Izquierda y derecha en política: más que simples bandos.

Las posturas políticas se orientan tradicionalmente en derecha e izquierda.

Revisemos la historia para conocer de dónde proviene tal división.

Izquierda y derecha en política: de donde viene la clasificación

Francia, 1789.

Impera la crisis económica bajo el reinado de Luis XVI.

Los campesinos, artesanos y mercaderes pagan impuestos mientras que los aristócratas y el clero no.

Muchos piensan que el poder del monarca lo otorga Dios. Aunque los filósofos lo ponen en duda.

Para resolver el problema se convoca a una Asamblea Nacional.

El rey se sienta en medio, quienes lo apoyan a su derecha y quienes se le oponen a la izquierda.

El asunto desembocó en la Revolución Francesa.

La idea de «derecha» e «izquierda» migró a otros países europeos, y luego a América Latina y el resto del mundo.

Izquierda y derecha en política: ¿Qué significan hoy?

En términos generales, se dice que la posición de derecha busca la permanencia del orden y un progreso paulatino.

Para la derecha son importantes valores como la jerarquía, la tradición, el deber, el libre mercado y el nacionalismo.

Mientras tanto, por lo general, la izquierda persigue la transformación de las estructuras sociales.

Se asocia con la igualdad, la rebeldía, el cuestionamiento, la regulación económica y el internacionalismo.

Ambas corrientes defienden la libertad y la justicia pero con conceptos muy diferentes.

Para las dos resulta prioritaria la libertad de expresión y de pensamiento.

La derecha hace énfasis en la libertad de comercio y otras garantías individuales, en tanto que para la izquierda eso es ilusorio mientras las personas no tengan recursos para ejercerlas.

Izquierda y derecha en política: opiniones de voces autorizadas

Para Isaiah Berlin, filósofo judío nacionalizado británico, la derecha anda en lo económico tras una «libertad negativa», es decir la «libertad de».

Es quitar los obstáculos para que el individuo o la empresa puedan hacer los negocios que deseen.

Opina, por otra parte, que la izquierda busca la «libertad positiva» o «libertad para». Que se abran las posibilidades para hacer las cosas de una manera mejor.

Izquierda y derecha en política

Mientras que la izquierda quisiera eliminar la libertad de los negocios para evitar la explotación o la contaminación, la derecha quisiera restringir conductas que consideran van en contra de la naturaleza y la moral.

En cuanto a la justicia, la derecha pretende que los transgresores reciban su merecido castigo, mientras que para la izquierda significa que todos puedan cubrir sus necesidades y que aporten sus capacidades.

La derecha otorga importancia al pasado: las cosas deben conservarse tal como son porque representan el fruto de lo que ocurrió antes.

La izquierda, a su vez, suele inspirarse en el futuro: lo importante no es cómo somos sino cómo deberíamos ser.

Izquierda y derecha en política: facetas importantes

En su afán nacionalista, la derecha pide que se impida el ingreso de inmigrantes: en pos del orden y la jerarquía aspira que se le nieguen derecho a grupos excluidos.

Asimismo, permite que solo unos cuantos acumulen recursos.

Para la extrema derecha solo la religión y la cultura propias son válidas.

Por su parte, la izquierda puede caer en un idealismo poco realista, utópico.

Cuando la izquierda logra el poder, no es raro que termine en autoritarismo, buscando por la fuerza mantener los logros anhelados, aunque eso incurra en atrocidades.

La izquierda acusa a la derecha de egoísmo, de no compartir lo que tiene; mientras que la izquierda señala a la derecha de envidia, de desear lo que no le pertenece.

Izquierda y derecha en política: se trata de un espectro

Pensadores afirman que no se trata simplemente de dividir a la gente en dos posturas políticas, sino que hay todo un espectro.

Se puede ser más cargado hacia un lado que hacia el otro. Se pueden adoptar posiciones de izquierda en ciertos aspectos y de derecha en otros.

Alguien puede estar a favor de los derechos de las minorías, una característica de la izquierda, pero en contra de que se busque la redistribución del capital.

Izquierda y derecha en política

Un grupo puede defender valores religiosos, faceta de la derecha, y, al mismo tiempo, abogar por los pobres y aspirar que se acabe la explotación.

La definición de derecha e izquierda ha cambiado con el tiempo.

Conceptos contemporáneos

Por ejemplo, en el siglo XIX la derecha – los conservadores – propugnaba el el proteccionismo económico; y los liberales – la izquierda – se mostraba a favor del libre comercio.

En la actualidad esas posiciones se han invertido.

¿Pero qué hace que uno se manifieste hacia un lado o hacia el otro?

Primero están la formación familiar y los valores inculcados, pero también los intereses en la vida.

Izquierda y derecha en política

Además, hay una explicación biológica: estudios revelan que posiciones conservadoras se relacionan con un mayor tamaño de la amígdala, lo cual se relaciona con el miedo y la cautela.

En contra del simplismo de las orientaciones, en Reino Unido proponen una «brújula política», dividida en cuatro cuadrantes, ubicando la postura en el extremo de dos ejes.

En el horizontal se sitúa la posición sobre cómo debería ser la economía: más la izquierda si propendes a acuerdos colectivos; y más a la derecha si crees que debería dejarse a individuos y empresas.

En el eje vertical se mide la intervención del Estado en la sociedad: en el extremo de abajo el Estado no existe, en el de arriba el Estado lo controla todo.

Arquetipos biológicos

El psicólogo inglés Robert Skynner asocia la izquierda con el arquetipo maternal: quiere asegurar que todos tengan partes iguales y proteger a los más desfavorecidos.

El especialista vincula, en cambio, la derecha con el arquetipo paternal: propicia la competencia y que cada quien se valga por sí mismo.

Indica que lo no saludable son los modelos autoritarios, con representantes como Adolfo Hitler, en la derecha; y Iósif Stalin, en la izquierda.

Lo idóneo es que haya discusión de ideas, que reine el diálogo, y que el disentimiento conduzca a la toma de las mejores decisiones.

Se necesita la diversidad de puntos de vista. La interacción es la que provoca el cambio. Y la sociedad evoluciona.

En la actualidad pocos políticos se autodefinen como de derecha, para que no los tilden de reaccionarios; en tanto que los de izquierda no quieren ser percibidos como radicales.

Ahora todos dicen «ir hacia adelante» o «representar al pueblo».

Tomado de CuriosaMente.

También puede interesarte: Caballo del escudo hacia la izquierda: Hecho en socialismo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog