Océano sin plásticos: todos unidos por la naturaleza

Océano sin plásticos: todos unidos por la naturaleza

3 minutos de lectura

Es necesaria la acción individual para frenar esta grave amenaza ambiental. Todos unidos por un océano sin plásticos

A nivel global, vertemos en el mar ocho millones de toneladas de plástico cada año. Es como si un camión de basura descargara en el mar cada minuto. Unámonos por un océano sin plásticos.

Ya tenemos una nueva isla de plástico, que seguro no querrás visitar: la bautizada como «isla de plástico o isla tóxica», ubicada en el Pacífico, y que ya mide cientos de miles de kilómetros cuadrados (se estima que su tamaño es el de Francia).

Océano sin plásticos

Los números son contundentes:

-Ocho millones de toneladas de desechos plásticos terminan en el océano cada año.

-La mitad de todos los plásticos que se han fabricado, ha sido los últimos 15 años.

-Por los aditivos que se ponen para extender la vida útil de los productos, los plásticos tardan 400 años en descomponerse.

-Muchos de los plásticos “biodegradables” sólo pueden descomponerse cuando se exponen a temperaturas más altas de las que podrían alcanzar en el mar.

-El crecimiento de su producción es exponencial, pasando de 2.3 millones de toneladas en 1950 a 448 millones en el 2015, ésta última cifra será duplicada en el 2050.

Para dimensionar el problema, es importante saber que la Ciudad de México produce 12.000 toneladas diarias de basura. Aunque parece que esta basura se quedará ahí, la realidad es que muchos desechos plásticos son transportados por los ríos hasta llegar al mar. Una vez ahí, quedará atrapada en las corrientes oceánicas, donde nunca saldrán.

Ahí, donde las corrientes oceánicas se arremolinan, el plástico se convierte en manchas o “islas” de basura. Hay cinco corrientes rotativas de la tierra donde se acumula más, por ejemplo, la mancha de basura comúnmente conocida como Remolino del Pacífico Norte que se encuentra entre California y Hawái mide 1.6 millones de kilómetros cuadrados. Nuestra mente no alcanza a darle un espacio a esas dimensiones, pero mucho menos, al problema ambiental que se avecina a nosotros de una forma estrepitosa.

Estas cifras desaniman a cualquiera. Pero la realidad es que todos podemos hacer algo al respecto. Hay varias alternativas que una persona común y corriente, puede hacer para dejar de producirla. Así que también te daremos algunos datos para no perder la fe en que sí se pueden hacer cosas que cambien por completo el panorama, una persona a la vez.

¿Qué podemos hacer para ayudar a resolver este gigantesco problema?

Hacer cosas desde lo particular. Por ejemplo, el movimiento Basura Cero, impulsado en su mayoría por mujeres millenial, trata de adoptar un estilo de vida minimalista y producen en todo un año, basura que podría caber en un tarro pequeñísimo de 227 gramos, casi una taza de café.

1-Hacer composta. Al menos el 75% de la basura doméstica, es orgánica y podría convertirse en tierra fértil. Esta basura no se degrada en un basurero.

2-Tomar conciencia de lo que se consume: Reducir significativamente el consumo de plásticos, sobre todo los plásticos de un solo uso. Evitar comprar cosas con demasiado empaque. No comprar cosas que no se necesiten.

3-Reutilizar y reciclar.

4-Pasar la voz: transmitr el mensaje a la comunidad, a los amigos y a los familiares para que juntos seamos parte del cambio. Todos nosotros podemos ser agentes de cambio y mensajeros. Es necesario que cada persona que se vuelve consciente de los desperdicios pueda representar la voz del planeta, de tal forma que motive a su comunidad a hacer cambios que a veces nos parecen insignificantes, pero si se multiplican por 365 días, son realmente importantes.

También puedes apoyar a personas que se dedican de forma completamente altruista, a limpiar mares y bosques con más alegría que beneficio. Como Karla Munguía en Playa del Carmen o Mario Peláez de Arkansas State University, limpiando los bosques de Michoacán. Como ellos, miles de héroes anónimos utilizan su tiempo libre para recoger basura que ellos no tiraron.

Océano sin plásticos
Imágenes del Campeonato de Pesca de Plástico en Sisal, Yucatán, realizado por Corona, en donde embarcaciones de la zona, ayudaron a la limpieza del océano. Imagen aportada por Corona.

Y como existen héroes anónimos, también es importante hablar de la responsabilidad social de las empresas y cómo éstas pueden generar acciones que realmente impacten a corto y a largo plazo, como lo es el Segundo Campeonato de Pesca de Plástico en Sisal, Yucatán realizada por Corona, una iniciativa donde embarcaciones de la zona ayudaron a la limpieza del océano, con el objetivo de pescar la mayor cantidad de plásticos del mar, participaron 32 pescadores quienes juntaron casi 4 toneladas de plástico, recibiendo como recompensa, el peso de la basura como si realmente fueran un pez de grandes dimensiones… Un evento que se transformó en una manera completamente nueva de pescar.

El plástico que recolectaron las embarcaciones fue trasladado a ‘México Recicla’, empresa especializada en soluciones circulares. Este ingreso extra, les ayuda a las personas de la zona haciendo de esta actividad algo recurrente en el día a día de quienes dependen del mar y también les genera conciencia acerca de que este hábitat, también depende de ellos.

Tomado de NATIONAL GEOGRAPHIC

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog