El ácaro que se reproduce en los poros de la piel humana

El ácaro que se reproduce en los poros de la piel humana: el Demodex folliculorum

3 minutos de lectura

Un estudio genético muestra las claves evolutivas del «Demodex folliculorum», el ácaro que se reproduce en los poros de la piel y es común en muchas personas

Viven, se alimentan y se reproducen exclusivamente en los poros y folículos de la piel de los humanos (aunque se producen casos esporádicos en animales como los perros). Así es el ácaro que se reproduce en los poros y vive en tu piel.

De hecho, algunos estudios indican que la mayoría de las personas, en cualquier parte del mundo, somos portadores -huéspedes involuntarios- de este ácaro con forma de minúscula lombriz (miden menos de 0,4 mm).

Pueden parecer nauseabundos, especialmente si se indica que son artrópodos de la misma clase que las arañas, pero afortunadamente en condiciones normales no producen ni transmiten enfermedades.

Su nombre científico es Demodex follicorum y su descripción y clasificación se remonta al año 1842, aunque la mayoría de los humanos desconocemos su vida y costumbres.

El ácaro que se reproduce en los poros
El ácaro que se reproduce en los poros de la piel humana: el Demodex folliculorum

Un equipo internacional de científicos, encabezado por Gilbert Smith, de la Univerisdad de Bangor (Reino Unido), ha analizado los genes y la estructura corporal de esta especie con la intención de descubrir las causas de su adaptación a la piel humana casi en exclusiva.

Los resultados de esta investigación, en la que participó la estudiante de postdoctorado de la Universidad de Valencia Mariana Pérez-Prieto, han sido aceptados para su publicación en la revista Molecular Biology and Evolution.

Los autores recuerdan que la mayoría de los humanos portan ácaros Demodex folliculorum en los folículos pilosos durante toda su vida. Estos ácaros «son los únicos metazoos que viven continuamente en los humanos». Entre las conclusiones de su estudio, el equipo de Gilbert Smith propone que el Demodex folliculorum «representa una etapa de transición de un parásito obligado que daña al huésped a un simbionte obligado».

Imagen microscópica de un ejemplar de ‘D. folliculorium’ . WP

De parásito a simbionte

Así, en las diversas etapas de su evolución, esta especie minúscula habría ido perdiendo genes y células musculares innecesarias para su vida en la piel humana. Las alteraciones en el ADN y la endogamia extrema en los grupos de esta especie habrían impulsado una evolución que les convierte en dependientes de la vida en pieles como las de los humanos, dejando de ser parásitos para convertirse en simbiontes.

Recuérdese que, aparte de los simbiontes de la ciencia ficción, en biología, la simbiosis es la asociación íntima de organismos de especies diferentes para beneficiarse mutuamente en su desarrollo vital.

«Descubrimos que estos ácaros tienen una disposición diferente de los genes de las partes del cuerpo a otras especies similares debido a que se adaptan a una vida protegida dentro de los poros», ha explicado la bióloga Alejandra Perotti, de la Universidad de Reading (Reino Unido).

El ácaro que se reproduce en los poros
Dibujos de varias fases de la vida de esta especie . WP

«Estos cambios en su ADN han resultado en algunas características y comportamientos corporales inusuales». No tienen depredadores naturales, ni competencia ni exposición a otros ácaros, por lo que su genoma se ha reducido a lo esencial.

Sus piernas funcionan con tres músculos unicelulares, y sus cuerpos tienen la cantidad mínima absoluta de proteínas, lo que necesitan para sobrevivir, explican los autores. Para saber más de este tema lee: Ácaros: los seres que viven en los poros de tu cara y no lo sabías

Especie poco conocida

El Demodex folliculorum vive en los poros y folículos pilosos de la cara (nariz, frente, mejilla, barbilla y a en las raíces de las pestañas). Tiene aspecto de lombriz con pequeñas extremidades en forma de garra en la parte anterior, que se incrusta en la piel.

Se alimenta de secreciones y piel muerta (en algunas condiciones de piel viva) sin causar por lo general problemas de salud a su huésped, siempre y cuando no se produzca una población excesiva o una infección. Cada hembra de D. follicurum puede poner hasta 25 huevos en cada ciclo. Las crías se aferran firmemente al pelo mientras crecen y seguidamente salen del folículo piloso en busca de nueva ubicación y pareja reproductiva.

Los individuos jóvenes emergen de la piel por la noche, al amparo de la oscuridad, para arrastrarse sobre la piel y encontrar pareja, con suerte, copular antes de regresar al folículo.

La infección de este ácaro en animales como los perros puede causar problemas dermatológicos. En humanos, la presencia de gran número de estos ácaros puede provocar inflamaciones, conjuntivitis y caída de las pestañas, también asociado con la aparición de rosácea.

Te recomendamos leer: Ácaros: los seres que viven en los poros de tu cara y no lo sabías

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Tomado de LA VANGUARDIA

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog