Pecados capitales que cometes y te conducen a perder la memoria

Pecados capitales que cometes y te conducen a perder la memoria

/
3 minutos de lectura

Uno de los muchos males que se ensañan en los viejos es el de las fallas de la memoria. Y no es necesario estar anciano. Estas fallas las clasifican en los diez «pecados capitales»

¿Recordar el número de teléfono de uno de los contactos que ya está guardado en el móvil? ¿La fecha de algún acontecimiento histórico? O, ¿el recorrido para llegar al próximo destino de las vacaciones de verano? Si se hiciera un estudio en España, quizás la mayoría, por no decir la totalidad de los encuestados, se negaría a recordar cualquier cuestión que ya es capaz de retener en su móvil o en el ordenador. Sin embargo, ponerle pequeños retos a la memoria sí que puede servir para evitar el deterioro de la memoria con el envejecimiento. Entérayte de los diez «pecados capitales» que cometes y te hacen que pierdas la memoria.

Así lo asegura el neurocientífico Richard Restak en su último libro, La guía completa de la memoria, donde ofrece ejercicios que ayudan a superar los problemas cotidianos de la memoria. Por ejemplo, «una buena forma de prestar atención cuando se aprende información nueva, como un nombre, es visualizar la palabra», aseguró Restak.

Pecados capitales

La neuróloga Teresa Moreno, portavoz de la Sociedad Española de Neurología (SEN), coincide con las palabras de su colega de profesión. «Cualquier ejercicio que nos mantenga activa la mente viene muy bien». Aunque advierte que no se trata de hacer, por ejemplo, ecuaciones dificilísimas. De hecho, recomienda a sus pacientes que se compren «los libros para niños en los que tienes que buscar las diferencias».

Moreno también destaca la lectura como un buen hábito para retrasar la aparición de los síntomas de la pérdida de memoria. En este sentido, Restak apunta a una sección concreta de las librerías: «La gente, cuando tiene dificultades de memoria, cambia a la lectura de no ficción. Pero la ficción requiere un compromiso más activo con el texto».

Los diez pecados capitales

Los neurólogos se muestran reticentes a vaticinar el efecto que tendrá el uso constante de los móviles en nuestra memoria: «Todavía no hay estudios al respecto. Pero no es que sea mejor ni peor», ha apuntado Moreno a este periódico. Y es que, según Restak, «algunos fallos de memoria son en realidad problemas de atención». Es por esto que aconseja que si vamos al supermercado, tratar de memorizar la lista de la compra. O cuando nos dirijamos a un nuevo destino, que seamos capaces de alcanzarlo sin encender el GPS del coche.

Descansar bien influye en el rendimiento de nuestro día a día. Si bien la apnea del sueño duplica el riesgo de accidente, también afecta a nuestro nivel cognitivo. «Simplemente con corregir los problemas de sueño mejoramos un porcentaje muy importante de las demencias», advierte la portavoz de la SEN.

Pero no todo iba a ser ponerse a prueba nuestra mente. Así, el especialista en memoria Daniel L. Schacter enumeró los «siete pecados de la memoria» similares a los «siete pecados capitales» que cometemos y nos conducen a la pérdida de memoria. Los más comunes se encuentran en el despiste (pecados de omisión) y en la distorsión de los recuerdos (pecados de comisión). A estos siete pecados el neurólogo Richard Restak les ha añadido otros tres, que guardan mucha relación con la sociedad actual. Dos de ellos se deben al uso constante de las tecnologías, las cuales nos provocan la distorsión y la distracción tecnológica.

Sin embargo, el tercer pecado sí que puede sorprender a muchos, pues afecta al 40% de la población española según un estudio elaborado por AXA. De las personas que son remitidas a los neurólogos por problemas de memoria, «una de las principales causas es la depresión», afirma Restak. En este aspecto, la neuróloga Moreno confiesa que ellos la llaman la «pseudodemencia», ya que es una de las pocas demencias que es curable: «Cuando una persona está deprimida, padece casi los mismos síntomas del Alzheimer porque no se le han muerto las neuronas, pero sí que no sabe controlarlas».

Aunque se trate de la «fase final» de la pérdida de memoria, la demencia afecta a nivel mundial a unos 50 millones de personas, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, Moreno la llega a catalogar como «una auténtica epidemia», pese a ser consciente del pánico que genera en la sociedad esta palabra a día de hoy.

¿Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace.

Tomado de EL ESPAÑOL

Saber más…

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog