El potasio: mineral que ayuda a preservar la salud del corazón

El potasio: mineral que ayuda a preservar la salud del corazón

3 minutos de lectura

Una dieta rica en potasio ayuda a contrarrestar algunos de los efectos nocivos del sodio sobre la presión arterial

El potasio es un mineral que el cuerpo necesita para funcionar normalmente. Es un tipo de electrolito. Ayuda a la función de los nervios y a la contracción de los músculos y a que su ritmo cardiaco se mantenga constante.

El consejo alimentario primordial para proteger la salud cardiovascular, en hombres como en mujeres, lleva décadas pidiendo reducir el consumo de sal en la dieta. No se refiere únicamente a la sal añadida en los alimentos al cocinar o servirse en mesa, sino a la oculta en los alimentos procesados o ultraprocesados. Todo cuenta.

En los últimos 2-3 años, sin embargo, trabajos adicionales se han fijado en la importancia del consumo de otros iones sanguíneos, destacando el potasio. Ahora, un nuevo estudio publicado en la European Heart Journal, ha vuelto a destacar la necesidad de consumir este mineral, sobre todo en el caso de las mujeres.

El potasio

Plátanos, aguacates o salmón son solo algunos alimentos ricos en potasio, cuyo consumo podría contrarrestar los efectos negativos de la sal, según los investigadores. Y es que, según explican, las dietas ricas en potasio se asociarían con una menor tensión arterial.

Como recuerda el profesor Liffert Vogt, de los Centros Médicos de la Universidad de Amsterdam (Países Bajos) y principal autor del nuevo trabajo, el consumo elevado de sal se asocia con una tensión arterial elevada en general, un mayor riesgo de infarto cardíaco y mayores posibilidades de sufrir un accidente cerebrovascular.

Hasta ahora, los consejos de salud se habían focalizado en limitar el consumo de sal, pero no en aumentar el consumo de potasio. Este mineral ayuda al organismo a excretar más sodio en la orina, siendo este uno de los componentes esenciales y mas perjudiciales para el corazón de la sal.

En su nuevo trabajo, Vogt y sus colegas analizaron datos de 24.963 personas (11.267 hombres y 13.696 mujeres) del estudio EPIC-Norfolk, reclutados entre 1993 y 1997 en Reino Unido y entre los 40 y 79 años de edad. Todos los participantes completaron un cuestionario sobre hábitos de vida, se les midió la tensión arterial y entregaron muestras de orina. Se usaron datos sobre el sodio y potasio urinarios para estimar la ingesta dietética de ambos. Para el estudio, se dividió a los participantes en terciles según su ingesta de sodio o potasio (baja/media/alta).

Tras ajustar edad, sexo y dieta, se asoció una menor tensión arterial en mujeres a una mayor ingesta del mineral. Por cada gramo de potasio diario adicional, la tensión arterial sistólica se reducía en 2.4 mmHg. Sin embargo, en hombres no hubo asociación entre potasio y tensión arterial.

El 55% de todos los participantes (13.596) precisaron de atención hospitalaria o falleció a causa de una enfermedad cardiovascular. Se tuvieron en cuenta otros aspectos como la edad, sexo, IMC, ingesta de sodio, uso de fármacos para reducir el colesterol, consumo de tabaco o alcohol, diabetes o antecedentes de infarto cardíaco o ictus previo.

Tras analizar la posible relación entre potasio y eventos cardiovasculares, se descubrió que aquellas personas que consumían más potasio tenían hasta un 13% menos de riesgo cardiovascular frente a los que menos consumían. Y el efecto protector fue mayor en mujeres: una reducción de riesgo de un 7% en ellos y de hasta un 11% en ellas. No hubo influencia respecto al consumo de sal respecto a la relación entre potasio y eventos cardiovasculares.

Como conclusión, Vogt y sus colegas apuntan a que el potasio ayudaría a preservar la salud del corazón, y que las mujeres se beneficiarían más que los hombres en este aspecto. Además, la relación entre beneficios del potasio y riesgo cardiovascular era independiente del consumo de sal, algo que sugeriría que el potasio tiene otras formas de proteger el corazón más allá de potenciar la excreción de sodio.

Actualmente la Organización Mundial de la Salud recomienda consumir alrededor de 3.5 g de potasio diarios, pero menos de 2 g diarios de sodio (unos 5 gramos de sal de mesa). Entre los alimentos ricos en potasio destacan las frutas y verduras, frutos secos, legumbres, lácteos y pescado; por ejemplo un plátano de 115 g contiene 375 mg de potasio, 154 g de salmón contiene 780 mg de potasio.

Te gustó el artículo? Tenemos mucho más para ti. Únete a Curadas haciendo clic en este enlace

Tomado de EL ESPAÑOL

CURADAS | Tu compañía en información…

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog