Consejos para dejar de fumar

3 minutos de lectura

Dejar de fumar es una de las metas de año nuevo más comunes. Ojalá dejar el cigarro sea uno de tus propósitos. Si es así, aquí te dejamos algunos métodos para dejar de fumar.

Como otros malos hábitos, fumar comienza como un juego, y más rápido de lo que creemos se convierte es un vicio.

¿Por qué dejar de fumar?

  • Fumar es una de las principales causas de muerte y enfermedades prematuras.
  • Fumar cuesta dinero. Es decir, estás pagando por enfermarte.
  • La ropa, el cuerpo y el aliento de los fumadores huele a cigarrillo.
  • Hay personas a quienes no les agrada besar a los fumadores.
  • Es una adicción. Un vicio.
  • Es un mal ejemplo para los niños.
  • Fumar disminuye las defensas.
  • Genera otras adicciones o malos hábitos como fumar para poder ir al baño, fumar y beber, fumar en cada descanso del trabajo.

 

Algunos métodos para dejar de fumar:

Los que más nos gustan:

Ponte una fecha y deja de fumar de un solo tiro. En Venezuela algunos dirían «deja de fumar y punto». Aunque parece un consejo facilista y simplón, «dejar de fumar y ya», de una vez, sin pensarlo mucho, es el método que mejor funciona según las estadísticas. Es lo más efectivo, lo más rápido pero también lo que requiere más fuerza de voluntad.

Instala una app que te ayude. Ya casi todos estamos adictos a nuestros teléfonos y a la tecnología. Usa esta nueva adicción para que te ayude a dejar una vieja.

Haz una lista de los beneficios de dejar de fumar y léela al menos una vez al día.

Y una lista de las desventajas de fumar y léela al menos una vez al día.

Practica actividades que te ayuden con la concentración y refuercen tu fuerza de voluntad: Yoga, Meditación, Tai Chi.

Mejora la dieta y haz ejercicios. Cambia tus rutinas en general y no solo lo del cigarro.

Piensa positivamente: «Si puedo dejar de fumar», «lo lograré rápido», «he hecho cosas más difíciles» y así.

Date cuenta de tus rutinas: ¿Cuándo fumas? ¿Después de comer? Entonces busca otra rutina para después de comer. Detecta cuáles son los eventos que te provocan ganas de fumar y cámbialos por otros. Solo darte cuenta qué cosas te hacen fumar ayudará.

¿Fumas cuando consumes alcohol? Entonces evita el alcohol o busca otra combinación menos nociva. Si fumar es dañino, fumar y beber es peor. Fumar y beber al mismo tiempo aumenta el riesgo de cáncer y enfermedades 38 veces.

Haz un plan. Si no puedes ponerte una fecha para dejar de fumar y punto, entonces haz un plan de reducción gradual.

Toma más agua, jugos, líquidos en general. La deshidratación te da sed, la sed te da ansiedad y la ansiedad te lleva a fumar. Cuando quieras fumar toma agua o un jugo.

Haz una promesa. A tu persona, a un familiar, a una o más amistades, e incluso si eres religioso puedes prometerlo a un santo.

Aguanta la pela por cinco minutos. La ansiedad por fumar dura apenas cinco minutos. Aguántalos. Cuando tengas muchas ganas de fumar, sal a caminar, trota, ve tu serie favorita, llama a una persona con la que te gusta hablar, ponte a trabajar en un proyecto que te emocione. Busca motivación, no solo hacer algo. Busca hacer algo que te guste, sobre todo trabajo creativo.

Busca ayuda de la familia y de terceros: doctores, especialistas. Las estadísticas indican que tienes cuatro veces más probabilidades de dejar de fumar si te ayuda un experto. (Aunque dejar de fumar y ya sigue siendo lo más efectivo).

Júntate con gente que no fuma: El dicho popular dice «el que anda con cojos al año cojea» y otro dice «dime con quién andas y te diré quién eres» y ambos tienen el mismo mensaje. Si quieres dejar de fumar, no andes para arriba y para abajo con fumadores.

Mantén las manos y la boca ocupadas: Tan infantil como suena, tener las manos y la boca ociosas aumenta las ganas de fumar. Ocupa la mano con la que agarras el cigarro y sírvete un jugo. En el vicio de fumar los reflejos condicionados y las costumbres juegan un papel muy importante.

Recuerda que cada vez será más fácil: A medida que avances será más fácil. Recuerda eso cuando estés comenzando a dejar de fumar.

No aumentes de peso. Si aumentas de peso echarás la culpa al hecho de haber dejado el cigarro, verte con más peso te dará ansiedad y querrás reincidir. Por eso es bueno que bebas mucho líquido, hagas ejercicio y comas bien. Es mejor que la mente sepa que dejar de fumar te hace bien en lugar de pensar que por culpa de dejar el cigarrillo estás perdiendo hasta la ropa. Es un combo, un cambio de vida. Dejar de fumar significa tomar más agua, consumir más liquidos, comer mejor, hacer ejercicios.

 

Los que menos nos gustan:

Terapias de reemplazo de nicotina: Fumar vapor, mascar chicles de nicotina, usar parches. Estos métodos funcionan o al menos ayudan porque reducen la ansiedad, pero pueden generar nuevos vicios.

Usar medicamentos como la vareniclina o el  bupropion. Igualmente cuidado con esto. Pueden convertirse en nuevas adicciones.

Cualquiera que signifique nuevos vicios, adicciones o costumbres que no sean sanas.

Fuentes:

Muy Interesante

Health24.com

NHS.uk

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog