cinco voluntarios debajo de una explosión nuclear

El increible caso de los cinco voluntarios a los que les tiraron una bomba nuclear encima

///
1 minuto de lectura

La fecha: 19 de julio de 1957. El lugar: algo más de 100 kilómetros al noroeste de Las Vegas. Cinco militares se arremolinan junto a un cartel que reza «Zona cero. Población: 5». A unos metros, un sexto hombre graba toda la escena. Miran al cielo en el momento que aparecen dos interceptores Northrop F-89 Scorpion y uno de ellos lanza una bomba tipo Genie que recorrió cuatro kilómetros antes de explotar.

Entonces a 5.600 metros sobre sus cabezas, un destello de luz, un estruendo que hizo temblar el suelo y una extraña nube anaranjada que comenzaba a tomar forma de anillo. Una bomba de 1,5 kilotones, pequeña comparada con los 13 y 21 kilotones de los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki 12 años antes-.

Esas cinco personas que miraban la situación sin más protección que unas gafas que les protegían del intenso brillo se habían presentado como voluntarios para que una bomba nuclear estallase sobre ellos, en el que posiblemente sea uno de los momentos más surrealistas de la era nuclear.

Estos hombres eran el coronel Sidney Bruce, el teniente coronel Frank P. Ball, el mayor Norman Bodinger, el mayor John Hughes y el coronel Donald Lutrell. El que no se había presentado voluntario era el único que tenía algo que hacer en esta loca misión: el cámara, Akira George Yoshitake, que recibió la orden esa misma mañana de grabar toda la peripecia.

 

Continué leyendo esta insólita historia en EL ESPAÑOL

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog