La bioimpresión del tejido humano podría ayudar a mantener a los astronautas saludables hasta Marte gracias a un proyecto de la ESA, que ha fabricado las primeras muestras bioimpresas de la piel y huesos.

Los humanos podríamos tardar entre 6 meses y dos años y medio en recorrer el trayecto de 225 millones de kilómetros que separa nuestro planeta Tierra de Marte. Mantener la salud de los astronautas durante el viaje espacial teniendo en cuenta las millones de posibles variables y el reducido margen que da una cabina espacial es casi misión imposible.

Con el objetivo de diseñar una solución a medida para este desafío, un proyecto de la Agencia Espacial Europea acaba de crear las primeras muestras de huesos y piel a través de la bioimpresión 3D, con la colaboración del Hospital Universitario de la Universidad Técnica de Dresde (TUD).

Este logro supone la posibilidad de responder rápidamente a las urgencias médicas que puedan surgir y crear in situ las soluciones en el propio espacio. “En el caso de quemaduras, por ejemplo, se podría bioimprimir piel nueva en lugar de injertarla desde otra parte del cuerpo del astronauta, lo que provocaría una lesión secundaria que no sería fácil de curar en el entorno orbital”, explica Tommaso Ghidini, director de la división Estructuras, Mecanismos y Materiales de la ESA.

Construyendo el espacio 3.0

“En el caso de fracturas óseas, cuya probabilidad es mayor en la ingravidez del espacio o en la gravedad parcial de Marte, que es 0,38 veces la de la Tierra, podría insertarse hueso de sustitución en las áreas dañadas. En todos los casos, el material bioimpreso procedería del propio astronauta, por lo que no habría problemas de rechazo”.

Continúe leyendo esta interesante noticia en  NATIONAL GEOGRAPHIC

Compartir en: