Categorías
Salud

¿Sabes cuál es el día más depresivo de la semana?

Si te preguntas cuál es el peor día de la semana, seguramente responderás que es el lunes, ya que marca el regreso a la rutina después de un relajante fin de semana. Si bien es odiado, el lunes no es el día más deprimente para la mayoría de las personas.

Compartir en:

Si te preguntas cuál es el peor día de la semana, seguramente responderás que es el lunes, ya que marca el regreso a la rutina después de un relajante fin de semana. Si bien es odiado, el lunes no es el día más deprimente para la mayoría de las personas.

Estudios realizados por la Universidad de Sidney, Australia, concluyeron que el miércoles es el día más depresivo de la semana, en el que exhibimos el ánimo más bajo y las personas están de peor humor.

¿Por qué los miércoles?

Si bien el lunes es un shock, pasando del descanso al trabajo, los miércoles marcan un momento en que ya se nos agotó la energía que ganamos desde el viernes por la tarde hasta el domingo y la llegada del fin de semana todavía se ve lejana, siendo el punto medio entre dos períodos esperados.

Un estudio, realizado por Charles S. Areni, de la Universidad de Sidney en Australia, analizó el ánimo de 351 personas durante cada día de la semana, separando los resultados imaginarios de los reales.

¿Qué es la depresión?

La depresión es el diagnóstico psiquiátrico y psicológico que describe un trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente, caracterizado por sentimientos de abatimiento, infelicidad y culpabilidad, además de provocar una incapacidad total o parcial para disfrutar de las cosas y de los acontecimientos de la vida cotidiana. Los trastornos depresivos pueden estar, en mayor o menor grado, acompañados de ansiedad.

El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: como es la tristeza constante, decaimiento, irritabilidad, sensación de malestar, impotencia, frustración a la vida y puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida.

Aunque ese es el núcleo principal de síntomas, la depresión también puede expresarse a través de afecciones de tipo cognitivo, volitivo o incluso somático. En la mayor parte de los casos, el diagnóstico es clínico, aunque debe diferenciarse de cuadros de expresión parecida, como los trastornos de ansiedad.

La persona aquejada de depresión puede no vivenciar tristeza, sino pérdida de interés e incapacidad para disfrutar las actividades lúdicas habituales, así como una vivencia poco motivadora y más lenta del transcurso del tiempo.

 

 

Aprenda más sobre la depresión y otros estados de ánimo en WIKIPEDIA

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *