El Cl-Audio de Nazoa: Los servicios públicos en Venezuela

/
2 minutos de lectura

Los servicios públicos en Venezuela

Esto, en serio, no da risa.

Claudio comenta la pesadilla que vivimos a diario los venezolanos: la incertidumbre del funcionamiento de los servicios.

Escucha el audio o sigue leyendo.

 

Hola.

No es El Negro del WhatsApp, ni El Gocho del WhatsApp.

Les habla Claudio Nazoa, y este es mi comentario diario para Curadas.

Vamos a tocar hoy un tema muy delicado, muy, pero muy delicado, ya que vamos a hablar de los servicios públicos en Venezuela, sobre todo del agua.

Cuando uno llega a su casa cansado del trabajo o de lo que sea, uno llega asustado porque puedes encontrar de que en tu casa no hay luz, agua, o gas.

Esto es increíble. Si esto lo escucha la gente fuera de Venezuela piensa que uno exagera, pero es verdad.

Entonces uno llega y prende con miedo el botoncito de la electricidad, a ver si hay. ¡Pum! ¡Prendió! ¡Uy! ¡Dios mío! Le das gracias a Dios, porque hay sitios donde hace años que se va para siempre la luz eléctrica, como en Mérida, o en Maracaibo. La gente de Maracaibo sufre muchísimo con estas cosas.

Después viene algo que es una de las cosas más terribles que no existan en la casa. Ya uno está seguro que no hay agua y uno agarra y se le acerca al chorro, y abre la llave con miedo y aquello parece un enfermo agonizando, y sale una gotica de barro y ya, no hay agua.

Entonces uno empieza a pasar rabia por aquella marginalidad que no nos merecemos.

Pero uno ha sido previsivo y tiene guardado por ahí uno que otro balde de agua, uno se siente tan mal, tan marginaloso, arrastrando agua por la casa. O tiene que cepillarse los dientes con agua de la fría que está en la nevera, o peor aún, destapar el tanque de la poceta para medio lavarte y no acostarte tan cochino.

¿Nos merecemos eso? ¡No nos lo merecemos! ¡No podemos acostumbrarnos tampoco!

Entonces uno se acuesta con aquella rabia, y no sé por qué el agua acostumbra a llegar, por ejemplo, aquí en El Paraíso, en mi casa, donde yo vivo, el agua acostumbra llegar a eso de las 2 o 3 de la mañana, y el agua llega brava y en motocicleta. Uno empieza a sentir un ruido y es el agua que llega y las tuberías empiezan a vibrar, y a vibrar, y entonces uno en vez de ponerse bravo, como sería lo lógico en cualquier país del mundo demandarías y te haces millonario, no, uno aquí se alegra.

¡Ay está llegando elagua! Y uno despierta a los muchachos, Todo el mundo a hacer pipí y pupú, todo el mundo, porque hay que aprovechar el agua.

Entonces se baña todo el mundo con agua fría a las 4 de la mañana , eso es un desastre, tu vida se convierte en una locura.

¡No nos lo merecemos!

Pero estamos en Venezuela, y esto es un país que está volviendo loco de bola.

 

 

 

4 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog