Me humillan, me agreden y esperan que me quede callado (II)

1 minuto de lectura

Por Ayatola Núñez

El siguiente es una historia de la vida real escrito por un periodista venezolano radicado en Perú, quien fue víctima de la ola de xenofobia contra los venezolanos residentes en ese país.

Mi nombre es Ayatola Núñez y pensé muchas veces antes de hacer pública la denuncia que detallaré a continuación. Me quedé callado para no preocupar a mi familia en Venezuela porque mi mamá sufre de la tensión y no tiene medicamentos, mientras que mi hermana tiene 8 meses de embarazo. Sin embargo, creo que si no lo hago, este tipo de abusos continuarán ocurriendo y no quiero que otra persona pase por lo que viví.

Formo parte de los más de 4,5 millones de venezolanos que según Naciones Unidas, ha migrado del país en los últimos años. Por razones económicas, me tocó trabajar en el área de seguridad y es así como me convertí en un agente de prevención de riesgos y pérdidas, mi principal función es revisar las tickets de compras de todos los clientes para verificar que todo haya sido correctamente cobrado.

El pasado martes primero de octubre, a eso de las cinco de la tarde, en mi trabajo, una tienda de home center ubicada en el Distrito de Pueblo Libre, al sur de Lima, una cliente malhumorada manifiesta molestia porque no consigue su boleta y se queja porque la tengo que revisar. Le explico que es un procedimiento habitual de tienda y la dejo peleando sola mientras busca su ticket; incluso, atiendo a otros clientes mientras ella sigue renegando.

 

Vía TalCual.

1 Comment

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog