Kamikazes de la ciencia: Los investigadores que hicieron experimentos con su propio cuerpo
Kamikazes de la ciencia: Los investigadores que hicieron experimentos con su propio cuerpo

Conozca algunos científicos que realizaron experimentos consigo mismos

/
1 minuto de lectura

Todo por la ciencia. Este podría ser el lema que guió la vida de estos «Kamikazes» de los experimentos.

A contracorriente o saltándose las normas, todos proporcionaron conocimientos que permitieron dar un gran salto en alguna de las ramas de la ciencia gracias a sus experimentos.

Henry Head, Michael Smith, Nathaniel Kleitman, Werner Forssman, Jonas Salk, Alain Bombard o John Stapp, todos estos científicos decidieron investigar sobre ellos mismos arriesgando sus propias vidas.

Henry Head (1861-1941) fue un científico británico famoso por sus estudios neurofisiológicos y neuroanatómicos. Sus experimentos se centraron especialmente en el control del dolor y sus innovaciones en este campo propiciaron que se le conozca como el «padre de la nocicepción».

Head no estaba satisfecho de las respuestas que le daban los pacientes que sufrían una sección nerviosa, para su gusto en ellas había demasiadas ambigüedades. Por este motivo no dudó en dejarse seccionar el nervio radial y poder experimentar esas sensaciones en primera persona.

El ensayo tuvo lugar a finales de abril de 1903. Un cirujano amigo suyo fue el encargado de unir los dos extremos del nervio radial inmediatamente después de seccionarlo.

Dolorosos picotazos de abeja

No menos arriesgados fueron los experimentos de Michael Smith, un científico de la Universidad de Cornell (Estados Unidos), que se preguntaba si el lugar en el que pica una abeja influye en el dolor que produce.

En su investigación Smith se hizo picar en 25 partes diferentes de su anatomía –incluida la zona genital– durante 38 días consecutivos. ¿La conclusión? El punto más doloroso, al menos para él, es el orificio nasal.

180 horas sin dormir

Uno de los primeros científicos en estudiar la fisiología del sueño fue Nathaniel Kleitman (1895-1999), el descubridor del sueño REM. En 1932, junto con uno de sus ayudantes, se pasó más de un mes en Mammoth Cave (Kentucky, Estados Unidos), a más de 40 metros de profundidad, el motivo no era otro que cambiar su patrón del sueño y adoptar días de 28 horas.

La verdad es que no lo consiguió. Kleitman se resarció al mantenerse despierto durante 180 horas y experimentando los efectos de la privación del sueño.

 

Continúe leyendo esta interesante noticia en   ABC ciencia

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog