Las elecciones en Bolivia deberían ser anuladas dijo la empresa encargada de hacer la auditoría del proceso electoral, Ethical Hacking. Las elecciones se efectuaron el pasado 20 de octubre, donde saldría reelecto el presidente Evo Morales.

Después de impugnar los resultados, la oposición del país andino reclamó, acompañado de una buena parte de la sociedad, los resultados de las elecciones presidenciales. Debido a las protestas de calle en las ciudades más importantes de Bolivia, el Tribunal Supremo Electoral contrató los servicios de la mencionada empresa para que realizara el conteo de los votos encontrando una serie de irregularidades que afectan el resultado y valides de las elecciones. Encontraron en el sistema de conteo de votos TREP, algunos puntos débiles donde ocurrieron acciones que cambiaron el cómputo oficial.

«Se violó la integridad de la base de datos del sofware de las elecciones», denunció Ávaro Andrade, gerente de la empresa. Agregó que “desde el punto de vista de la auditoría es difícil que podamos decir si hubo o no fraude, lo que sí te puedo decir es que no se llevaron adelante los procedimientos adecuados».

«Se dieron inconsistencias, más allá de lo que pudo pasar, del cambio de actas que se han reportado estos días, nuestra función como empresa de seguridad de auditores es decir todo lo que se encontró, y mucho de lo que se encontró sustenta que el proceso electoral está viciado de nulidad”, afirmó el gerente de Ethical Hacking.

Una de las irregularidades consiste en que la empresa que realiza las auditorías debería ser contratada cuatro meses antes de los comicios. Ésta, solo llegó un mes antes, aseguró un medio de comunicación boliviano.

El día de las elecciones, el sistema computarizado para realizar los comicios, fue interrumpido alrededor de las 19:30 del día de las elecciones, poniendo entre dicho la veracidad de los resultados.

Justo antes de dar resultados preliminares, al término del 83 % de los votos escrutados, como lo pidieron los mismos miembros del TSE, se detectó una anomalía de cambio de acta por medio de una IP desconocida.

«Cuando vemos las peticiones, eran peticiones de validaciones de actas (…) y eran miles y miles; más de 30.000 peticiones que nos generó una alerta por una dirección de IP que estaba generando tráfico de validación de actas y vienen los vocales, viene la Presidenta (María Eugenia Choque) y empezamos a analizar. Y ellos nos pidieron ver los votos antes de que salgan al público y ver la estadística», dijo Andrade.

Según afirman medios locales, el sistema vulnerado carecía de sistemas de seguridad eficientes. Esta violación produjo la repetición de actas que venía de una fuente externa.

Redacción Curadas.

Compartir en: