Gigantopithecus: Conozca los secretos del mayor simio que haya existido
Gigantopithecus: Conozca los secretos del mayor simio que haya existido

Gigantopithecus: Conozca los secretos del mayor simio que haya existido

/
1 minuto de lectura

El gigantopithecus era un gran simio, de unos tres metros de altura y de unos 600 kilos de peso; es decir, dos veces tan voluminoso como un gorila actual.

Un diente fosilizado del simio más grande que jamás pisó la Tierra, arroja nueva luz sobre la evolución de estos primates y de los humanos.

En un sorprendente avance, los científicos obtuvieron pruebas moleculares de un molar fósil de hace dos millones de años encontrado en una cueva en China.

Y esto permitió clasificar al Gigantopithecus (un género extinto de primates hominoideos de gran tamaño) en la cadena de la evolución del linaje humano.

La investigación, publicada este miércoles en la revista Nature, se basa en la comparación de la antigua secuencia de proteína del diente del simio extinto, que se cree era hembra, con los simios que viven en la actualidad.

El Gigantopithecus blacki (gigantopiteco) es un pariente lejano de los orangutanes, con los que comparte un ancestro común de hace unos 12 millones de años.

Se cree que medía tres metros y pesaba unos 600 kilogramos.

«Debió ser un primo lejano [de orangután], en el sentido de que sus parientes vivos más cercanos son orangutanes, en comparación con otros grandes primates vivos como los gorilas, los chimpancés o nosotros», dijo el investigador de la Universidad de Copenhague Frido Welker.

Welker es uno de los científicos participantes en el estudio, en el que también colaboró el Instituto de Biología Evolutiva (IBE) de Barcelona.

Avance para estudiar la evolución humana

Según el director del IBE, Tomàs Marquès-Bonet, esta es la primera evidencia molecular que hace posible clarificar la evolución del linaje humano y de los grandes simios más allá de lo que permiten las técnicas de ADN antiguo.

La posibilidad de obtener proteína esqueletal de un fósil de dos millones de años es rara, si no inédita, lo que abre la esperanza de que la ciencia se pueda remontar todavía más en el tiempo para llegar a otros ancestros primitivos, incluidos seres humanos, que vivieran en regiones más cálidas.

La técnica empleada, como explicó Marquès-Bonet, también podría ser usada para analizar otros restos antiguos que podrían desentrañar misterios de la historia evolutiva y origen de los homínidos.

 

Continúe leyendo esta interesante investigación en  BBC  MUNDO

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog