Los wombats, únicos animales que producen heces en forma cúbica
Los wombats, únicos animales que producen heces en forma cúbica

Los wombats, únicos animales que producen heces en forma cúbica

/
1 minuto de lectura

Los wombats, marsupiales herbívoros australianos que viven bajo tierra en extensas madrigueras, son algo extraños: cuentan con la apariencia de un oso en miniatura que ronda entre los 20 y 35 kilogramos, de patas relativamente cortas y muy musculados.

Existen actualmente tres especies de wombats. Cada cuál tiene particularidades especificas, sin embargo, hay una característica de estos animales que llama especialmente la atención a los científicos durante mucho tiempo: sus excrementos en forma cúbica.

En el mundo de la construcción, las estructuras cúbicas se crean por extrusión; es decir, mediante el uso de la presión, para hacer pasar un material por un molde o mediante la inyección. No obstante, podemos encontrar muy pocos ejemplos de esta hazaña en la naturaleza.

Uno de estos pocos ejemplos hemos de buscarlo en el sistema digestivo de estos animales, que es precisamente donde Patricia Yang, del Instituto de Tecnología de Georgia, encontró la razón del curioso fenómeno.

Los resultados de su investigación se pueden consultar en el artículo titulado: How do wombats make cubed poo? (Cómo los wombats hacen su cúbico popó), publicado en el boletín de la American Physical Society.

Cómo se forman las heces cúbicas

Yang estudia la hidrodinámica de los fluidos en el cuerpo de los seres vivos; como los alimentos procesados, la orina, o la sangre.

«Averiguamos cómo los wombats producen heces cúbicas, a través de la investigación de la estructura y la mecánica de los sistemas digestivos diseccionados de dos wombats víctimas de sendos accidentes de tráfico» comenta Yang.

«Descubrimos que en el 8% final de su intestino, las heces cambiaron de un estado líquido a un estado sólido compuesto de cubos separados de 2 centímetros de longitud. Este cambio de forma se debió a las propiedades elásticas de la pared intestinal» explica la investigadora».

«Al vaciar el intestino e inflarlo con un globo largo, descubrimos que la tensión local varía del 20% en las esquinas del cubo al 75% en sus bordes» continúa. «Por lo tanto, el intestino se estira preferentemente en las paredes para facilitar la formación del cubo».

El estudio, además de resolver el misterio de la formación de excrementos cúbicos en los wombats, proporciona información para su aplicación en nuevas técnicas de fabricación de estructuras geométricas a partir tejidos blandos.

 

Continúe leyendo esta interesante investigación en  NATIONAL GEOGRAPHIC

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog