Arrokoth orbita alrededor del Sol a una distancia de unos 44,2 unidades astronómicas, con una temperatura promedio en superficie de 40 Kelvin, aunque puede variar 20 grados arriba o abajo según su verano o invierno, teniendo en cuenta que sus estaciones duran mucho tiempo porque su año se prolonga a lo largo de tres siglos terrestres

Un grupo de científicos asegura que revocó «decisivamente» la teoría predominante de cómo se formaron los planetas.

La noción más aceptada era que el violento choque de objetos formó cúmulos cada vez más grandes hasta que se convirtieron en planetas.

Los nuevos hallazgos, sin embargo, sugieren que el proceso fue menos catastrófico y que la materia se fue acumulando paulatinamente sin tantos sobresaltos.

El estudio aparece en la revista Science y se presentó en la reunión de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia, en Seattle.

Alan Stern, investigador principal del estudio, dijo que el descubrimiento fue de «estupenda magnitud».

«Antes estaba la teoría predominante de finales de los años sesenta de colisiones violentas y una teoría más reciente de acumulación suave», le dijo Stern a la BBC.

«Ahora la primera se hizo polvo y la otra es la única que sigue en pie. Esto rara vez sucede en la ciencia planetaria, pero hoy hemos resuelto el asunto».

Las afirmaciones de Stern surgen del estudio detallado de un objeto en los confines del sistema solar.

Se llama Arrokoth, también conocido como Ultima Thule, y está ubicado a más de 6.000 millones de kilómetros del Sol, en una región llamada cinturón de Kuiper.

Los científicos obtuvieron imágenes de alta resolución de Arrokoth cuando la nave espacial New Horizons de la NASA pasó cerca de ella hace poco más de un año.

La sonda les dio a los científicos su primera oportunidad de probar cuál de las dos teorías en competencia era correcta: ¿fue un choque o un delicado encuentro?

El análisis realizado por Stern y su equipo no pudo encontrar evidencia de un impacto violento. No encontraron fracturas por estrés, ni hubo ningún aplanamiento, lo que indica que los objetos se juntaron suavemente.

«Esto es completamente decisivo«, dice Stern. «De un solo golpe, el sobrevuelo de Arrokoth pudo decidir entre las dos teorías».

El científico es optimista porque estos objetos del cinturón de Kuiper han permanecido en gran medida igual desde la formación del sistema solar. Son, en efecto, fósiles perfectamente conservados de este tiempo lejano.

La nueva teoría de aglomeración suave fue desarrollada hace 15 años por el profesor Anders Johansen en el Observatorio Lund en Suecia. En ese momento era un joven estudiante de doctorado. La idea surgió de las simulaciones por computadora.

Después de hablar con Stern, le di la primicia por teléfono al profesor Johansen de que su teoría había sido confirmada. Hubo una pausa en la línea antes de responder que «se sentía genial».

«Es un momento especial. Recuerdo cuando era estudiante de doctorado y me sentía muy nervioso por estos nuevos resultados porque eran muy diferentes a los anteriores», añadió el profesor.

«Me preocupaba que hubiera un error en mi código o que hubiera cometido un error de cálculo».

 

Continúe leyendo sobre esta interesante teoría en   BBC MUNDO

Compartir en: