Categorías
Ciencia y Tecnología Curiosidades

Esta podría ser la historia más antigua jamás contada por el hombre

Ahora, Matchan y su equipo han fechado tanto esas rocas como las del propio Budj Bim, que solo está a 40 km de distancia. Y la datación, obtenida midiendo la desintegración radiactiva del potasio 40 en argón 40, sugiere que ambos volcanes se formaron, casi al mismo tiempo, hace unos 37.000 años. Según Matchan, además, los dos pertenecen a la clase de volcanes que pueden surgir de la nada y elevarse decenas de metros en cuestión de apenas unos días o semanas.

Compartir en:

Esta historia comienza hace mucho tiempo, cuatro enormes gigantes llegaron hasta el sureste de Australia

Tres de ellos se dispersaron, dirigiéndose a otras partes del continente, pero el cuarto decidió quedarse. Se agachó, y su cuerpo se transformó en el volcán hoy llamado Budj Bim, y sus dientes se convirtieron en lava ardiente que el volcán escupía sin cesar. Esta es una historia contadas por los Gunditjmara, un grupo de aborígenes que pueblan hoy la zona, pero un equipo de investigadores está convencido de que no se trata de una simple fábula, sino que, por lo menos en parte, podría estar basada en hechos reales.

Se da la circunstancia de que nuevas evidencias han demostrado que hace unos 37.000 años, tanto el Budj Bim como otro volcán cercano se formaron muy rápidamente tras una súbita serie de erupciones, y eso podría significar que la leyenda, transmitida por los Gunditjmara, generación tras generación, podría ser la historia más antigua y duradera jamás contada por el ser humano.

El estudio, recién publicado en Geology, resulta tan interesante como provocativo, ya que supone que una historia se habría estado transmitiendo, ininterrumpidamente, durante decenas de miles de años, algo que muchos no creen posible.

Desde luego, no está del todo claro cuánto tiempo llevan los Gunditjmara viviendo en la misma zona, en el suroeste de lo que ahora es el estado australiano de Victoria. Por el momento, la evidencia más antigua y aceptada de asentamiento humano en esa región se remonta a unos 13.000 años.

La autora principal del estudio, Erin Matchan, geóloga de la Universidad de Melburne, explica que en la pasada década de los 40, un grupo de arqueólogos informó del hallazgo de un hacha de piedra en las cercanías del volcán Tower Hill, que se encuentra muy cerca del Budj Bim. Y el hacha fue encontrada bajo un grueso sedimento de rocas volcánicas, lo que demuestra que los humanos ya vivían allí desde antes de la erupción.

Ahora, Matchan y su equipo han fechado tanto esas rocas como las del propio Budj Bim, que solo está a 40 km de distancia. Y la datación, obtenida midiendo la desintegración radiactiva del potasio 40 en argón 40, sugiere que ambos volcanes se formaron, casi al mismo tiempo, hace unos 37.000 años. Según Matchan. Además, los dos pertenecen a la clase de volcanes que pueden surgir de la nada y elevarse decenas de metros en cuestión de apenas unos días o semanas.

Desde luego, esas dos erupciones repentinas debieron de causar una gran impresión a los humanos de la zona, y según afirman los investigadores en su artículo, es posible que ese sea, precisamente, el origen de la historia de los cuatro gigantes. No ha habido, además, ninguna otra gran erupción en la zona hasta la actualidad, una más reciente y que pudiera haber inspirado historias como esa. Aún así, los investigadores subrayan que, a pesar de todo, no están en condiciones de afirmar definitivamente que la historia de los Gunditjmara es realmente tan antigua.

Las leyendas aborígenes ya estaban entre los relatos más antiguos conocidos. En 2015, por ejemplo el geógrafo Patrick Nunn ya publicó un estudio en el que sugería que hasta 21 comunidades australianas diferentes mantanían vivas historias que describen un súbito episodio de aumento del nivel del mar que inundó amplias zonas costeras hace 7.000 años. Pero la historia de los Gunditjmara sería cinco veces más antigua.

Por otra parte, otro estudio de 2017 prueba que, a diferencia de lo que sucedió en otros lugares del mundo, sujetos a migraciones continuas, muchas poblaciones aborígenes australianas parecen haber estado ocupando las mismas zonas durante casi 50.000 años.

Todo apunta, pues, a que la historia de los cuatro gigantes es, realmente, la más antigua de la que tenemos noticia. Y la más duradera de cuantas historias haya contado nunca la Humanidad.

 

Tomado de   ABC ciencia

Compartir en:

2 respuestas a “Esta podría ser la historia más antigua jamás contada por el hombre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *