¿Por qué colapsó Venezuela? Cuando el socialismo no es el problema

//
5 minutos de lectura

Un artículo publicado en la prestigiosa e influyente revista estadounidense Foreign Affairs, con la firma de Moisés Naim y Francisco Toro, sostiene que la causa de la profunda implosión del país es su deslizamiento hacia la cleptocracia

Un día antes del 28 aniversario del intento de golpe de Estado por Hugo Chávez contra el gobierno de Carlos Andrés Pérez, Moisés Naim publicó junto a Foreing Toro un artículo al que titularon «El problema de Venezuela no es el socialismo», con un brevísimo sumario que reiteraba y clarificaba la tesis de los autores: el desastre de Maduro poco tiene que ver con la ideología.

Una idea a contra corriente con lo que se sostiene desde Washington a Madrid; de París a Brasilia, para explicar el intrincado caso venezolano.

Naím es uno de los columnistas más leídos en el idioma español. En el reciente artículo para Foreing Affairs, Toro y Naím, establecen de partida que las políticas socialistas de Chávez devastaron ciertamente el país con las «expropiaciones caóticas y a gran escala, los desastrosos controles de precios y de cambio, las regulaciones sofocantes y la hostilidad desenfrenada al sector privado».

Pero alertan que centrarse en que Venezuela es un fracaso del socialismo «es nublar el quid de la cuestión».

«El gobierno de Maduro es una confederación de grupos criminales domésticos e internacionales cuyo presidente tiene el rol de capo de la mafia. Lo que mantiene unido al régimen no es la ideología ni la búsqueda de un orden rígido: es la lucha por el botín que emana de una vertiginosa variedad de fuentes ilegales», escribieron para FA.

-La visión de que no son las ideas socialistas la causa del colapso venezolano sino la actuación de una corporación mafiosa ¿es compartida en otros ámbitos, políticos, académicos, de gobierno ?¿hay reacciones?

Sí hay reacciones, se ve por los artículos que están saliendo. A ver, yo no digo que Chávez no hacía cosas socialistas, el «exprópiese», el meterse con los controles de precios, todas esas cosas. Hay otros países que expropian que ponen controles de precios, pero no colapsan como colapsó Venezuela. Y colapsó no porque tenían una política socialista, sino porque lo más importante que lo socialista lo tenía era corrupción, incompetencia y ocupación extranjera. La variable más importante para explicar lo que ocurrió en Venezuela son dos: Chávez y Castro. Nos tardamos muchísimo en darnos cuenta que Venezuela es un país ocupado. Venezuela es un estado fallido pero también es un país ocupado por una potencia extranjera.

-¿El colapso de Venezuela ocurrió en el período chavista o viene antes?

La democracia venezolana fue una democracia de países subdesarrollados, imperfecta, defectuosa, pero pasamos de ser una democracia defectuosa a una democracia colapsada. No hay una decisión que haya tomado el Tribunal Supremo que haya sido contra Chávez o Maduro, o una ley que haya pasado por el Congreso que iba contra Chávez. La separación de poderes, los procedimientos democráticos, darle voz y espacio a la oposición, todo eso desapareció. Se puede criticar a la democracia previa a Chávez, tanto como se quiera, pero ahí no había presos políticos, ni políticos exiliados, no había elecciones no verificadas, había observación internacional. La idea de que la democracia venezolana era tan mala como en la época de Chávez es una idea tendenciosa, mendaz, ignorante y desinformada.

– ¿Se pudiera pensar que la cleptocracia a la que alude aumentó con la desaparición de Chávez o esos gérmenes están plenamente arraigados?

No lo sabemos, ni lo sabremos. Por definición la corrupción es clandestina, invisible, secreta, no lo puedes saber. No hay duda de que en los años en que Chávez estuvo en el poder apareció una nueva oligarquía, asociada al gobierno, a los familiares, amigos, socios y aliados, de Chávez, del PSUV y de los militares. Eso nadie puede dudarlo. Nombres  que jamás habíamos oído se volvieron potentados, los aviones privados inundaron los aeropuertos. Gente cuya única calificación como nuevos potentados era que estaban cercanos al régimen.
Eso no ocurre porque estén produciendo más, porque están invirtiendo en cosas nuevas o creando empleos. Ocurre porque estaban chupando de las enormes distorsiones que había creado Chávez. Muchos de ellos eran muy cercanos a Chávez, empezando por la familia de Diosdado Cabello y la familia de Cilia Flores.

-Gobiernos, políticos, analistas, sostiene el artículo, han perdido de vista esa categorización de régimen venezolano com cleptómano, ¿qué hubiera cambiado con esa comprensión?

Venezuela se ha convertido en el arma arrojadiza que se usa en foros y debates políticos del mundo. Cuando un político quiere descalificar a otro dice que si hacemos lo que propones vamos a Venezuela. Eso ocurrió en España, en Italia, en Francia, Trump lo dice un día si y día no, Bolsonaro utilizó la idea de que el socialismo te lleva a Venezuela.

Por eso había la necesidad de explicarlo en el artículo, sí, es verdad que había políticas socialistas en Venezuela, pero otros países que han tenido políticas socialistas como por ejemplo, la Bolivia de Evo Morales, la Argentina de los Kirchner, el Brasil del Partido de los Trabajadores, muchos países siguieron las políticas parecidas a Venezuela y no colapsaron.

La devastación que estamos viendo es mayor que cualquier guerra. La caída del producto, la destrucción de riqueza, la destrucción de la capacidad productiva, la devastación institucional, eso no la habíamos visto en ningún país socialista.

Pero ¿qué hubiera cambiado tener esa comprensión?

Probablemente la política de Estados Unidos, de Europa, de Brasil, de Colombia. Si hubiera sabido lo que les venía hubieran actuado antes. Chávez fue un prestigiado de la política, un mago, con una mano hacía ver un objeto brillante y con la otra estaba haciendo un truco.

Pedro Sánchez, el presidente del Gobierno Español, por ejemplo, dijo que Juan Guardó era el jefe de la oposición. Ese es in término muy formal que está codificado y formalizado en Inglaterra, donde el jefe de la oposición es el líder de la bancada minoritaria, y en Estados Unidos. La gente puede estar pensando que en Venezuela hay una democracia, que hay dos partidos, un partido enfrentado a otro, que en este caso se ha exacerbado y se salió del cause pero que sigue siendo un juego democrático entre dos fuerzas equivalentes.

Y eso no es lo que pasa en Venezuela. No hay un enfrentamiento entre dos partidos políticos en una democracia. En Venezuela hay potencias extranjeras que están directamente involucradas en la gestión del país, China, Rusia, Cuba, Turquía, Hezbolla, el ELN, el resabio de la FARC, los narcos. Hay potencias transnacionales y extranjeras que determinan lo que sucede en Venezuela de manera significativa, La dinámica democrática entre dos partidos no da para eso.

 

3 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Recientes de Blog